Quiche de salmón fresco

El verano se nota y no sólo por el aumento de las temperaturas. Los blogs y l@s bloguer@s nos tomamos una especie de pequeñas vacaciones o relajamos un poquito nuestra pasión cibernética, ralentizando la publicación de posts. Yo me encuentro en esa segunda situación. Por un lado, estoy con bastante carga de trabajo y, por otro lado, estoy perezosa y con pocas ganas de estar ante el ordenador. Además, los Juegos Olímpicos captan una gran parte de mi ocio
¿Vieron el triatlon femenino esta mañana? ¡Qué fantástico final! Ainhoa Murúa, una de las representantes de la delegación española, hizo una magnífica actuación, quedando séptima. Su sacrificio y entrenamiento duro valió la pena, aunque el chovinismo barato haga que nuestros medios de comunicación sólo se acuerden de estas atletas cuando ganan; mientras tanto, para ellos sólo existe la roja de fútbol y, en menor medida, el baloncesto. Sin embargo, se permiten el lujo de decir que nuestros deportistas "nos están decepcionando". Señores de los medios de comunicación, ustedes son quienes únicamente nos decepcionan con sus aspavientos falsamente patrióticos y comentando deportes de los que desconocen incluso las reglas. Nuestros deportistas, especialmente las mujeres, entrenan duramente sin que nadie les haga caso hasta que se cuelgan una medalla. Más de una ha de abandonar el deporte de élite porque no le da ni para comer. ¿Y dicen que ellas nos decepcionan? Sin comentarios.
Esta quiche les va a encantar si les gusta el salmón fresco. Es facilísima de hacer, puede hacerse de un día para otro y es fantástica para llevar al trabajo en un tupper o fiambrera que, según dicen, vuelven a estar de moda. ¿Llevan ustedes tupper al trabajo? ¿A la playa? ¿Sus chiquillos lo llevan al cole? ¿Qué opinan del retorno de estos recipientes a nuestras vidas por motivo de la crisis?

INGREDIENTES (quiche grande, de unos 35-40 cm de diámetro)

A) Masa:
- 275 g de harina de trigo
- 40 g de sémola de trigo
- 1 huevo
- 50 ml de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharadas de vinagre de manzana
- 2 cucharadas de agua fría
- un pizco de sal

B) Relleno:
- 2 ruedas de salmón fresco sin espinas ni piel
- 1/4 pimiento rojo cortado groseramente
- 1/4 pimiento amarillo cortado groseramente
- 1 cebolla grande cortada en juliana
- 5-6 ramitas de perejil finamente picado
- 1 huevo
- 175-200 ml de leche evaporada
- 100 g de queso rallado (que no sea muy potente para que no robe protagonismo al salmón)
- sal marina gruesa al gusto
- pimienta de Jamaica
- 2 cucharadas de aceite

ELABORACIÓN:

1º) Hacer la masa: mezclar la harina y la sémola junto con la sal. Añadirle el huevo, el aceite, el vinagre y el agua y amasar hasta conseguir una pasta lisa, aunque un poco húmeda. Dejarla reposar unos 30 minutos. Cuando pase ese tiempo, estirarla con el rodillo sobre una superficie lisa y enharinada y colocarla dentro del molde rizado elegido, previamente aceitado y enharinado.

2º) En las 2 cucharadas de aceite, rehogar la cebolla; añadir los pimientos y pochar. Dejar enfriar. Reservar.

3º) Cortar el salmón en trozos cuadrados de 2 cm.

4º) Echar las verduras pochadas sobre la masa estirada en el molde. Distribuir los tacos de salmón. Mezclar el huevo con la leche evaporada y salmpimentar. Verter sobre el salmón. Espolvorear el perejil y cubrir con el queso rallado.

5º) Hornear 25-30 minutos, calor arriba y abajo con aire, a 190ºC.
Hay a quien le gusta cocinar un poco la masa antes de añadir el relleno, pero, personalmente, para las quiches saladas, me gusta más hacerlo todo junto. Además, reduces el tiempo y eso a mí me parece importante. Siempre se la he visto hacer así a mi madre, que hace unas quiches bárbaras, y me gustan más que si se cuece la masa antes. Pero, como todo, cuestión de gustos. Ustedes prueben a hacerla como prefieran, porque esto de la cocina no es matemáticas; ciencia sí, pero quizás algo infusa (¡qué ganas tenía de usar esta palabra!).

En fin... ¿Se animan a preparar esta quiche sabrosa, sana y sencillísima?

Etiquetas: , , ,