Queque (bizcocho) de masa madre con nueces

Una compañera de trabajo me regaló un tarrito con un poquito de masa madre para bizcochos. Cuando me contó cómo se preparaba ese queque, me quedé fascinada y me picó el gusanillo de la curiosidad. Voy a intentar explicarles de qué va exactamente esto de un bizcocho hecho con masa madre.
HISTORIA DE ESTA MASA MADRE:

Esta masa madre tiene su punto de origen en un convento de monjas carmelitas descalzas de Gran Canaria. No sé por cuántas manos pasó antes de llegar a Sole, mi compañera de trabajo, y de ella a mí. Del proceso de elaboración de esta masa madre se obtiene una mezcla espesa y poco homogénea que se tiene que dividir en cuatro partes; regalamos tres de las cuatro (yo me quedé con 1) y hacemos nuestro queque con la cuarta parte. Regalando las masas madre, dicen las monjas, se reparte la suerte que queremos para nosotras. Yo simplemente creo que regalamos algo que de otro modo tiraríamos y sería una pena, ¿no creen? Bueno, cada cual que tome esta historia por el asa que prefiera. La cuestión es aprovechar esta masa para hacer unos bizcochos muy especiales en todos los sentidos y hacerlo al modo tradicional: sin usar nevera, ni batidora, etc. ¿Te animas a prepararlo?
INGREDIENTES

a) Masa madre
- 125 ml de masa madre regalada
- 2 vasos de azúcar
- 2 vasos de harina de trigo
- 1 vaso de leche (yo, de cabra...)

b) Bizcocho final:
- 2 vasos de harina
- 1 vaso de azúcar
- 1 vaso de aceite de oliva suave
- 1 vaso de leche de cabra
- 3 huevos
- 1 sobre de levadura en polvo (sobre esto reflexionaré para el próximo queque...)
- la ralladura de la piel de un limón
- 1 puñado de nueces troceadas
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1/3 de cucharadita de clavo en polvo
- un pizco de sal marina fina

*** Los vasos, en mi caso, eran de 200 ml
*** Se le puede poner pasas, trozos de manzana, etc.
A tener en cuenta:

- Obtendremos un bizcocho con un aroma muy perfumado, distinto a los de los que hacemos normalmente; la textura es densa y, al tiempo, muy tierna; el sabor es delicioso, muy profundo. Tengo la impresión que mañana estará aún más rico. ¡Ya les contaré!

- Era lunes cuando me dieron la masa madre, por lo que, un tanto despistada, la metí en la nevera esperando al jueves. Se supone que no hay que usar la nevera, ni la batidora, pero yo vivo en el siglo XXI y no sé por qué no iba a usar las comodidades de las que dispongo... Pero ustedes pueden hacer lo que consideren oportuno. No creo que varíe el resultado.

- Yo quería hacer el queque el sábado, por lo que comencé el proceso en jueves. Si quieres hacerlo un viernes, comienza el proceso el miércoles. 

- PARA AQUELLAS PERSONAS QUE NO PUEDAN CONSEGUIR UN POCO DE MASA MADRE, pienso que pueden hacer la suya propia. ¿Cómo...? Cuando hagas tu bizcocho habitual, y antes de añadirle los ingredientes "extra" (frutos secos, fruta troceada, especias...), separa unos 125 ml. Guarda esa masa y comienza el proceso que te he reseñado más arriba. Por consejo acertado de Rosilet, aviso expresamente de que LA MASA MADRE NO DEBE LLEVAR HUEVOS. Es harina, azúcar y leche. Nada más. 

- La masa madre de bizcocho está viva. No te asustes si ves que fermenta, pues es completamente normal. Si has hecho masa madre para pan, sabrás qué hacer en cada momento y entenderás qué bueno va a ser el resultado final. 

Etiquetas: