sábado, 15 de septiembre de 2012

Queque (bizcocho) de masa madre con nueces

Una compañera de trabajo me regaló un tarrito con un poquito de masa madre para bizcochos. Cuando me contó cómo se preparaba ese queque, me quedé fascinada y me picó el gusanillo de la curiosidad. Voy a intentar explicarles de qué va exactamente esto de un bizcocho hecho con masa madre.
HISTORIA DE ESTA MASA MADRE:

Esta masa madre tiene su punto de origen en un convento de monjas carmelitas descalzas de Gran Canaria. No sé por cuántas manos pasó antes de llegar a Sole, mi compañera de trabajo, y de ella a mí. Del proceso de elaboración de esta masa madre se obtiene una mezcla espesa y poco homogénea que se tiene que dividir en cuatro partes; regalamos tres de las cuatro (yo me quedé con 1) y hacemos nuestro queque con la cuarta parte. Regalando las masas madre, dicen las monjas, se reparte la suerte que queremos para nosotras. Yo simplemente creo que regalamos algo que de otro modo tiraríamos y sería una pena, ¿no creen? Bueno, cada cual que tome esta historia por el asa que prefiera. La cuestión es aprovechar esta masa para hacer unos bizcochos muy especiales en todos los sentidos y hacerlo al modo tradicional: sin usar nevera, ni batidora, etc. ¿Te animas a prepararlo?
INGREDIENTES

a) Masa madre
- 125 ml de masa madre regalada
- 2 vasos de azúcar
- 2 vasos de harina de trigo
- 1 vaso de leche (yo, de cabra...)

b) Bizcocho final:
- 2 vasos de harina
- 1 vaso de azúcar
- 1 vaso de aceite de oliva suave
- 1 vaso de leche de cabra
- 3 huevos
- 1 sobre de levadura en polvo (sobre esto reflexionaré para el próximo queque...)
- la ralladura de la piel de un limón
- 1 puñado de nueces troceadas
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1/3 de cucharadita de clavo en polvo
- un pizco de sal marina fina

*** Los vasos, en mi caso, eran de 200 ml
*** Se le puede poner pasas, trozos de manzana, etc.
A tener en cuenta:

- Obtendremos un bizcocho con un aroma muy perfumado, distinto a los de los que hacemos normalmente; la textura es densa y, al tiempo, muy tierna; el sabor es delicioso, muy profundo. Tengo la impresión que mañana estará aún más rico. ¡Ya les contaré!

- Era lunes cuando me dieron la masa madre, por lo que, un tanto despistada, la metí en la nevera esperando al jueves. Se supone que no hay que usar la nevera, ni la batidora, pero yo vivo en el siglo XXI y no sé por qué no iba a usar las comodidades de las que dispongo... Pero ustedes pueden hacer lo que consideren oportuno. No creo que varíe el resultado.

- Yo quería hacer el queque el sábado, por lo que comencé el proceso en jueves. Si quieres hacerlo un viernes, comienza el proceso el miércoles. 

- PARA AQUELLAS PERSONAS QUE NO PUEDAN CONSEGUIR UN POCO DE MASA MADRE, pienso que pueden hacer la suya propia. ¿Cómo...? Cuando hagas tu bizcocho habitual, y antes de añadirle los ingredientes "extra" (frutos secos, fruta troceada, especias...), separa unos 125 ml. Guarda esa masa y comienza el proceso que te he reseñado más arriba. Por consejo acertado de Rosilet, aviso expresamente de que LA MASA MADRE NO DEBE LLEVAR HUEVOS. Es harina, azúcar y leche. Nada más. 

- La masa madre de bizcocho está viva. No te asustes si ves que fermenta, pues es completamente normal. Si has hecho masa madre para pan, sabrás qué hacer en cada momento y entenderás qué bueno va a ser el resultado final. 

42 comentarios :

  1. Es una pasada, yo llevaba 10 días mirando de reojo la viscosa pasta madre y el papel de las instrucciones de su proceso, no sabia si relamerme o armarme de paciencia, pero ha valido la pena esperar, es completamente distinto a los normales.
    Lo malo es que solo me ha dejado comer un cacho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque cuando gane el concurso por el iPad para el que la votamos, tendrá que repartir el resto del bizcocho ente todos nosotros!

      Eliminar
  2. Como te he dicho en FB, donde yo vivo le llamamos el bizcocho del padre Pío. Se ve que la cosa del clero le da más importancia al asunto ja,ja, y la verdad es que está muy rico, tierno y esponjoso.

    Yo lo hice hace muuuchos años, cuando casi no sabía lo que era la masa madre, y la verdad es que la mayoría de los que lo hacen desconocen porqué esa masa misteriosa sirve para hacer el bizcocho, y porqué hay que estar alimentándola durante tantos días.
    ¡No seas mala y dale otro trocito a Marc!, que tiene una pinta....
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, esto hay que probarlo!!! Desde luego, la pinta es inmejorable. Ya llevo tiempo oyendo hablar de este tipo de bizcochos y aún no me he animado con ellos... pero bueno, como a todo, le llegará su momento ;)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. He visto el bizcocho de masa madre en varios blogs y estoy tentada.....a ver si me animo!!......se ve delicioso....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. peo me sigue quedando una duda....si tu ya usaste la masa madre que te regalaron de donde sacaras las proximas?o se supone que cada vez que lo hagas guardas 125ml de la masa resultante para hacer el siguiente?¿y por que dices que reflexionaras con el tema de la levadura?¿otra cosa?(que pesado,no??jajaja):si yo quiero hacer la masa madre(aunque esperare por la tuya)y teniendo en cuenta que uso buttermilk¿debo dejarla fermentar en la nevera?.....ufff que de dudas que me surgen....pero si que se le ve bastante bueno ehhh???

    ResponderEliminar
  6. No me lo puedo creer, se me adelantaron!! Te iba a mandar con mi hermano una porción, ¿será posible?
    Hice la semana pasada uno con nueces y manzana y no duró un asalto y tengo otra en proceso!!
    Tiene un sabor diferente, pero es tan jugoso y dura varios días igual de esponjoso, si te dejan claro!!
    Tengo publicado unos sin ningún añadido cuando me la regalaron por primera vez!!
    Me encanta así redondo y con el azúcar por arriba!!
    Hoy si que puedo decir, mmm, que rico está!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  7. Qué interesante, me encantaría probarlo!. He leído cosas de masa madre pata bizcocho, creo que un par de blogs, y me llama la atención la verdad porque viendo el resultado en los panes, en los dulces quedará increíble. El aspecto final es rompedor!!

    ResponderEliminar
  8. Y que bonito se ve tu bizcocho.... yo lo hago pero sin esperar tantos días ya que no soy monja y tampoco pensaba hacer una novena... jejeje... ni siquiera conocía a nadie que tuviese el 'frasquito' así que me lo hice con masa madre de pan. Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Pero bueno, Laube! ¡Cómo que al pobre Marc solo le has dejado comer un cacho de este bizcocho! ¡Pues no te lo habrás zampado todo tú, eh! Ya te vale, mala mujé ;D

    Justamente anoche leí un bizcocho a Salomé que estaba hecho con masa madre dulce de un convento de carmelitas de Sevilla. El aspecto se ve fabuloso. Una miga densa pero con cierta humedad. ¡Qué rico!

    Pues nada, habrá que esperar a que haya algún donante que tenga el detalle de regalar una parte de esta masa madre. No habrá que rezar para ello, ¿no? Que es que yo tengo esa rutina olvidada.

    ;)

    Besos. ¡Feliz domingo!

    ResponderEliminar
  10. He visto en otras cocinas este bizcocho y tengo ganas de hincarle el diente. Me ha encantado tu entrada.
    Buen día

    ResponderEliminar
  11. Ellerinize sağlık. Çok leziz ve iştah açıcı görünüyor.

    Saygılar..

    ResponderEliminar
  12. Que corte y que altura...laultima foto se ve impresionante..me encanta.
    un besotee

    ResponderEliminar
  13. Ya había visto en otras cocinas virtuales esta maravilla, y cada vez que lo vuelvo a ver se me cae la baba de la envidia :P. Me fascina la historia, la tradición, el proceso... y el resultado! Tiene que estar buenísimo, y ser de lo más reconfortante :). Yo he hecho bizcochos añadiendo masa madre de pan, pero no es lo mismo!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Yo lo hice hace años antes de tener el blog. Es exquisito y muy curioso todo el proceso. El tuyo se ve perfecto. Bs Oli de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que la miga se ve como mas compacta, tiene un aspecto delicioso....besos

    ResponderEliminar
  16. A mi madre le trajeron este bizcocho hace unas semanas, me dijo q estaba buenisimo...realmente, tiene muy buena pinta

    ResponderEliminar
  17. No me extraña que quedaras fascinada si es que se ve tremendo de rico y todo muy bien explicado guapa.

    besos y feliz día

    ResponderEliminar
  18. Súper interesante, que ganas de probarlo, se ve muy consistente, pero dices que es liviano.
    También estoy intrigada...

    ResponderEliminar
  19. Hace años una amiga me habló de este mismo bizcocho aunque con otro nombre... y me sorprendió porque ella no cocina apenas, pero con esto se animó... y así hay que probarlo!

    ResponderEliminar
  20. Hace años una amiga me habló de este bizcocho aunque tenía otro nombre... qué bueno haberlo recordado ahora, tendré que hacerlo en casa!

    ResponderEliminar
  21. jajajajjajaja, no te vas a creer qué bizcocho tengo mañana para desayunar????? bingo!!!!! el mismo que tu! jajajajajajajjajajajajaja. ya te diré si realmente está bueno!!!! prometo publicación ;P

    ResponderEliminar
  22. ¿ Importa la época del año?. Lo digo por la temperatura. Aquí sigue haciendo muchísimo calor.
    Ya me ha picado el gusanillo y creo que quiero probar a hacerlo.

    ResponderEliminar
  23. A mí me regaló mi madre una porción de esas hace años, y todavía tengo. Es curioso ver cómo no se estropea ni nada, aunque sea verano y está ahí vivita y coleando en la cocina. Yo tapo el cacharro con un plato y ya está.
    Prueba a hacerlo en moldes de madalenas, poniéndole un par de manzanas a la masa, sin nueces si quieres. Yo cuando hago pongo las manzanas y algo de canela. Una amiga de mi hija no viene a casa si no hay magdalenas hechas con esa masa, soy su "tía magdalenera", ja,ja. El problema es que me tiene que avisar por lo menos 10 días antes para fermentarla y que no se me agote. Cuando me canso, guardo la porción en un bote de cristal en el congelador y para volver a fermentarla sólo tengo que descongelarla a temperatura ambiente y empezar el proceso de los 10 días.

    ResponderEliminar
  24. Laura el bizcocho tiene una pinta impresionante, pero me ha encantado la historia de ese regalo tan especial. Besos

    ResponderEliminar
  25. Ay Laura, que es un vicio...yo lo hice la primera vez, me quedé con una de las cuatro porciones (para auto desearme suerte de la manera más egoísta posible, es que el bizcocho está demasiado bueno) y luego volví a repartir, y no te creas, cruzo los dedos para que alguien me de otro poquito que me ha encantao...jejejeje... lo de hacer nuestra propia masa madre, lo único que te comentaría a tu consejo, es de sacar la masa para guardar antes de poner los huevos...
    Qué bueno lo de masa madre "regalada" en los ingredientes, me gusta!!
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  26. El bizcocho se ve tan rico y aromático, creo que su miga lo dice todo... Yo creo que empezando cin cualquier masa madre y siguiendo los mismos pasos el resultado será fantástico.
    Las monjas tienen razón, la masa madre hay que compartirla, así hacemos amigos y no tiramos nada !!!
    BEsos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  27. Ya me habían hablado de este queque tan curioso. A ver si alguien me regala masa madre y la preparo. Un beso desde Las Palmas

    ResponderEliminar
  28. ay Laube, no lo puedo evitar, tengo que dejarte el enlace a esta entrada que publicó Gusete en Madrid Tiene Miga hace tres años.... no te vas a molestar ¿verdad? Yo creo que te vas a reír.....
    http://madridtienemiga.wordpress.com/2009/02/19/hoaxocho/
    Quizá le venga bien a quien quiera hacer el biscocho de masa madre desde cero. En mi caso, es una de mis tareas pendientes :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Pues yo no conocía el queque pero como lo explica todo tan bien, queda clarísimo y entran unas ganas de probarlo....
    Besos!
    Mónica

    ResponderEliminar
  30. Qué pinta, nunca había oido hablar de él, pero me parece sensacional!!! un bizcocho con masa madre!!!!! me ha encantado!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Esta divino Lau!! Me voy a poner con la masa madre, que me ha encantado :D

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  32. Me resulta una historia ideal para los tiempos que corren, quédate la 1/4 parte y regala la restante...genial¡!

    Petó

    ResponderEliminar
  33. Yo quiero que alguien me de un poquito! Y no me vale hacerla yo, quiero seguir la tradición, así que quien me lea, ea, ya lo sabes jeje

    el bizcocho te ha salido tremendo, precioso, y dice cómeme! Acabo de desayunar, pero un trozo de eso me entra cuando sea.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  34. anda!! la masa madre "llamó a tu puerta"!!!,, a la mia llegó hace unos meses, es un bizcocho buenisimo! y muy curioso de hacer! besitos lauri!!

    ResponderEliminar
  35. Jejejeje, lo siento por Marc, que parece que quería más. Se ve fabuloso el queque, Laube. El proceso y la forma como subiste la receta me encanto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  36. hija de mi vida, qué lástima la distancia porque te pediría un poco de la masa madre para hacer yo esta delicia. Qué fotogénico que es el jodio, jajaja y tentador ;)

    besos. Paula

    ResponderEliminar
  37. Laura, esa última foto es una maravilla! Qué rico que tiene que estar! Yo le pondría trocitos de manzana ;-)
    Besos y buen finde, guapa!

    ResponderEliminar
  38. A mí me pasaron un poco de masa madre y lo probé. Sale muy rico, lo único que me pasé un poco con la canela. Me ha encantado el punto del azúcar por encima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. Como siempre, las leyendas de este tipo estám basadas en algo de realidad, yo lo conozco como de las carmelitas, del padre pio, de Boulignon, y alguno mas, se dice en algunos que pasas 'suerte y salud' con la masa, y es cierto.
    Su historia se remonta a cuando el pan solo se hacia en ciertos sitios, mas que nada por que acaparaban algunos su elaboración allá por el medievo, y supuestamente los monjes regalaban masa madre (levadura para los amigos) al pueblo llano para que pudieran hacerse el pan en casa, a partir de ahi, al pan para que fuera mas energético, se le empezaron a añadir pasas, datiles ,etc...

    Como veis, de una necesidad de ingerir pan (a fin de cuentas, salud en aquellas épocas) hemos llegado a nuestro dia con estos vizcochos, y leyendas aparte, tomando pan de masa madre (a mi me sale uno de molde muy rico), ingerimos una cantidad de levaduras (de la misma familia que las de la cerveza) que nos aportan elementos que nos favorecen. AH! y con masa madre, las preparaciones (bizcochos, pan, etc...) aguantan mas tiempo tiernos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.