jueves, 6 de septiembre de 2012

Tarta de ciruelas con especias (spiced plum pie)

Septiembre nos está regalando un tiempo, climatológicamente hablando, que es un primor... Cielos azules desde el amanecer y una leve brisa que araña las tímidas nubecillas que se dignan a interponerse entre el sol y nosotros... ¡Qué delicia! ¡Qué tardes tan hermosas! Cuando va cayendo el sol, el cielo se tiñe de tonos cálidos, naranjas y rosas, y embruja. Y digo que embruja porque no puedo dejar de mirar hacia el horizonte, mientras el astro rey va ocultándose en este lado del mundo... 

Y aunque sea evidente que el tiempo está cambiando, pues hace calor durante el día, pero al alba, el aire es fresco, seguimos disfrutando de un tiempo veraniego que invita a pasar muchas horas en la calle... De hecho, ¡hasta tenemos ciruelas aún! Con las ciruelas que todavía tenemos las fortuna de saborear, y que son puro almíbar en la boca, he querido preparar unas de las tartas que más gustan a mi madre y a mi hermana: una exquisita plum pie.
Esta plum pie es muy sencilla de hacer, pero, no te voy a engañar... Es una tarta perfecta para quienes nos chiflamos por la fruta fresca. Si no es tu caso, sinceramente no creo que te guste... ¿Adoras las ciruelas? ¿Hueles a especias y vas como las ratas tras el Flautista de Hamelín? Pues ponte manos a la obra, porque esta delicia no te dejará indiferente...

INGREDIENTES:

A) Masa:
- 350 g de harina de trigo (los celíacos pueden probar a sustituirla por harina de arroz y un 25% de harina de millo o maíz)
- 150 g de mantequilla
- 75 g de azúcar 
- un pizco de sal
- agua fría para ligar la masa

B) Relleno:
- 900 g de ciruelas rojas en su punto de maduración y deshuesadas (la piel se deja)
- 20 g de azúcar avainillada
- 80 g de azúcar panela (de caña integral)
- 1 huevo (ó 2...para mí es mejor hacerla con 2 huevos)
- 100 ml de crème fraîche
- especias al gusto: 1 palito de canela, 4-5 estrellas de anís, clavo en polvo, pimienta de Jamaica, nuez moscada.
- 3 mitades de ciruela sin hueso para decorar

ELABORACIÓN:

A) Hacer la masa

1º) mezclar la harina, el azúcar, la sal y la mantequilla en trozos hasta conseguir una mezcla arenosa. Añadir el agua poco a poco y amalgamar hasta lograr una masa suave, un poco grasa y elástica. 
2º) Colocar la bola de masa sobre un molde redondo aceitado y enharinado e irla estirando con las manos y dedos hasta que cubra todo el fondo y las paredes. 
3º) Cortar la masa sobrante (la puedes usar para hacer tiras y ponerlas sobre la tarta). 
4º) Reservar en la nevera 1 hora.

B) Hacer el relleno

1º) Echar las ciruelas deshuesadas en una sartén grande y poner ésta a fuego medio. Añadir el azúcar y las especias y dejar que cuezan hasta que el aroma inunde tu casa y las ciruelas casi se hayan deshecho. Necesitarás unos 12-15 minutos, removiendo delicadamente para que no se peguen. Retira el palito de canela y las estrellas de anís. Deja entibiar.
2º) Saca la masa de la nevera. 
3º) Bate el huevo con la crème fraîche y viértelo sobre la masa. 
4º) A continuación, echa las ciruelas especiadas sobre la masa y la crema anterior, con cuidado. 
5º) Hornear a 180ºC, calor arriba y abajo con aire, durante unos 45 minutos. 
6º) Al sacarla del horno, coloca encima las mitades de ciruela deshuesadas.

A tener en cuenta:

- Las ciruelas casi caramelizan en la sartén, arrancando todos los aromas de las especias, especialmente si son de calidad y no llevan años en tu despensa. Cuando horneamos la tarta, no puedes imaginar qué nube de olor a fruta madura flota por toda la casa. Deja abierta alguna ventana para dar de merecer a tus vecinos, pero cierra bien las puertas, para que no puedan entrar y devorar la plum pie.

- Esta tarta es la típica tarta que vemos en las cafeterías de carretera de muchas películas estadounidenses. Pero yo puedo presumir de que la mía es casera de verdad. ¡Palabrita!

- El color es tan sumamente apetecible que vas a tener que controlar incluso a aquellos que sabes que no les va a gustar. Los sentidos se sublevan al entrar en contacto con esta maravilla. Pero no nos engañemos; si no les gustan las ciruelas a rabiar, no les va a gustar y te la van a dejar en el plato. Te sentará mal no poder disfrutar tú de ese trozo. Hazme caso... 

- Personalmente me encanta comerla acompañada de una bolita de un buen helado de vainilla. No le pongas nata, por favor... La anularías.

20 comentarios :

  1. Es que la vista no engaña, esta tarta tiene que tener un sabor espectacular!! Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Ooooohhhh leyendo tu post parecia estuviese en tu cocina me imaginava ese aroma y ummmmm me he babao toita.
    Como siempre la receta y presentacion son de 10 points.
    Bicos mil wapisimaaaa.

    ResponderEliminar
  3. Laura, me ha encantado la tarta !!!!!
    besos,

    ResponderEliminar
  4. hola guapetonaaaaaaa! menuda tarta nos presentas después de vacaciones!!!!! como me gustaría tenerla delante! jajajajajaja. petonets

    ResponderEliminar
  5. Cuando vi la foto, se me fueron los ojos... ¡qué tarta, qué color, qué sabores, qué texturas, una delicia guapa!. El tiempo es perfecto, la verdad es que este año no sabes la pena que me da dejar el verano... Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  6. Queda un poquito?? Me voy como una rata al sonido de la flauta!!!
    Ya sabrás que adoro las especias y tiene una pinta exquisita!! Mi tarta perfecta!!
    Que días más lindos estamos disfrutando, sin duda septiembre es nuestro mes!!
    Besitosss

    ResponderEliminar
  7. Me fascina el verano por todas estas frutas magníficas que hay. Las ciruelas no pueden faltar en casa en esta época, tanto claudias como amarillas y estas rojas, son un vicio cada vez que entro en la cocina!
    Esta tarta se ve magnífica, me encanta la masita casera..
    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  8. Bueno, todo va llegando a su fin, aunque el verano todavía tiene que hacer su trabajo, y mientras no haga estragos, vamos bien. Aunque en calor de la península se vive de otra manera al de las islas, y allí se vive con más moderación.

    Si no recuerdo mal, en tu familia sois apasionados de las ciruelas, y buenos árboles que debéis tener, porque el año pasado publicaste unas cuantas recetas con ellas. En mi casa no entra mucho, a no ser por mi, así que compro más bien pocas. Pero por una tarta como esta, las que se necesiten.

    Un beso. ¡Feliz viernes, feliz finde!

    ResponderEliminar
  9. Mi tía se ha operado y estaba pensando que tarta prepararle. Muchas gracias por esta receta, me has ahorrado un quebradero de cabeza ya que seguro que esta tarta esta deliciosa y a ella le va a encantar. Anoche mire que ingredientes me hacían falta y esta misma mañana bajo al mercado a comprar las ciruelas. Ya te contaré qué tal me queda. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues vamos que hay gente con suerte jajaja Que aquí el verano es un recuerdo (malo por lo excesivo que fue) y el otoño con lluvia y niebla está aquí :o(
    Pero con esta tarta que se parece mucho a las que nos acompañan a lo largo del verano, se anima cualquiera... es rica sabrosa, tan aromática que sólo ver la foto y puedo oler a sus aromas por casa nuestra.
    Una tarta perfecta para el fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  11. Me pondré manos a la obra, se ve fantástica, y soy de las de especies y fruta fresca, asi que estoy perdida con tu tarta.
    Buen fin de semana y un beso

    ResponderEliminar
  12. Oooohhh que pedazo de tarta, qué presentación y qué fotos!!! me has dejado con la boca abierta totalmente, es una super receta de matricula de hornor.

    ResponderEliminar
  13. Resulta ya irresistible sólo con la foto, así que no quiero imaginar como tiene que ser recién horneada y con el aroma a fruta.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Qué rica! Tiene muy buena pinta y las ciruelas me gustan mucho, intentaré hacerla pero no creo que me quede demasiado bien, ya que la tendría que hacer con edulcorante... A ver que sale! Un beso y buen finde :)

    ResponderEliminar
  15. Ua! Quina pinta pinta, crec que puc sentir les olors que descrius... le pegaría un muerdo ya!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Esto me gusta mucho....la ciruela no es siempre bien recibida.....pero a mi me encanta....y con bastante especias mejor!........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  17. Laube, la tarta una exquisite...pero leer la introducción me has dejado embobada!!!!
    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Hola Laura, yo soy de las que, como en los dibijos animados, levitan al olor de las ciruelas y las especias siendo cocinadas. Ese "olorcito" me hipnotiza y anula mi voluntad arrastrándome hasta el lugar en que se están cociendo. No me cabe la menor duda que me gustaría esta tarta, y no mucho sino muchísimo. Yo creo que la tomaría tal cual, sin nada más, para poder disfrutar del potente sabor de las ciruelas al 100%. Aunque con una bolita de helado de vainilla debe de estar de pecado...pero templada (la tarta claro!).

    Bss

    ResponderEliminar
  19. Yo la tengo que probar, sí o sí. Me imagino el olor al hacerla y se me cae la baba. A ver si hay ciruelas en el mercado esta semana, que no se me escapa tu receta.
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.