Biscotti de naranja con avellanas

O cantuccini, carquiñols, carquinyols, carquinyolis, rosegons... Estos deliciosos bizcochitos se conocen de muchísimas maneras en muchas regiones mediterráneas. Desde La Toscana hasta Girona, Valencia o Es Mercadal (Menorca), estos dulcitos son tradicionales en las sobremesas y meriendas y... ¡Son riquísimos! 
Llevaba bastante tiempo viendo estos bizcochitos en diversos blogs, desde españoles hasta italianos y británicos; pero nunca me decidía. La verdad es que siempre tengo mil excusas para no hacer galletas y delicias similares. El subconsciente me traiciona. Las galletas, en general, no son algo que me atraiga. Casi ni las como, salvo las clásicas maría de toda la vida. Me como cuatro galletas antes de salir cada mañana hacia la piscina. Y tampoco es que lo haga siempre... No. Las galletas no son algo que me produzca mariposas en el estómago. Pero algo tenían estos biscotti... Algo tenían.
Casualmente, hace unas semanas, adquirí un nuevo libro de cocina que se llama Cocinar para los amigos, de la Editorial Susaeta y me topé con un delicioso pan de pistachos que me trajo el recuerdo de los cantuccini. Fue verlo y... ohhhhh. Love al first sight! 

Se trataba de hacer una especie de pan dulce con claras de huevo, harina, azúcar y avellanas, dejarlo reposar de un día para otro, cortarlo en rebanaditas finas y hornear para secarlas. Fácil, ¿no? Yo lo adapté un pizquito y les puedo prometer y prometo que ha sido todo un un exitazo. En casa nos ha encantado y lo repetiré cambiando los frutos secos y el sabor cítrico.
Los bicotti son muy sencillos de hacer y merece la pena ponerse a ello. Cuando los pruebes, vas a estar totalmente de acuerdo con todo lo que te cuento. Son crujientes sin ser duros, sabrosos y nada empalagosos. Duran varios días en perfecto estado si los guardas en un tarro bien cerrado y, como no, son un regalo perfecto y precioso para personas a las que les encante tomar un bocadito dulce y delicado con su té, café e incluso con un licorcito, tal y como hacen los italianos. ¡Cuánto saben de placer nuestros vecinos italianos!
INGREDIENTES (35 biscotti):
- 3 claras de huevo
- 75 g de azúcar
- 110 g de harina de trigo normal
- 110 g de avellanas enteras
- la ralladura de la piel de una naranja pequeña

ELABORACIÓN:
1º) Precalentar el horno a 180ºC.
2º) Montar las claras y añadirle el azúcar poco a poco hasta lograr un merengue suave.
3º) Tamizar la harina y añadirla al merengue delicadamente, mezclándola hasta integrarla completamente.
4º) Añadir la ralladura de naranja y las avellanas. Mezclarlas.
5º) Volcar la mezcla en un molde rectangular pequeño forrado con papel sulfurizado. Extender bien.
6º) Hornear durante unos 25 minutos. Sacar del molde y dejar enfriar.
7º) Envolverlo en un paño seco y dejarlo reposar y asentarse unas 10-12 horas.
8º) Cortar en rebanadas finitas (deberían salir unas 35), extenderlas sobre dos bandejas del horno y hornearlas a unos 150ºC unos 15-17 minutos.
9º) Sacar del horno, dejar enfriar extendidas sobre una rejilla y guardar en un tarro hermético.
¿Qué...? ¿Quieres probarlos? Sencillamente exquisitos. Un placer para los sentidos.

Mañana día 11 termina el plazo para participar en el sorteo ¡1.000 seguidores!, patrocinado por PYREX. Si quieres participar, PINCHA AQUÍ. ¡Aún estás a tiempo! El regalo se compone de un molde desmoldable PYREX, un queso canario de cabra y...¡una sorpresita! ¿Vas a perdértelo?

Etiquetas: ,