domingo, 18 de noviembre de 2012

Los primeros níscalos y una receta sencilla

Níscalo, rovelló, ziza gorri, pinutela, pebrazo, esclata-sang, robellón, pingadouro... Cientos de nombres tiene esta joya de nuestros bosques y de las mesas otoñales cuyo término científico es lactarius deliciosus
Ayer hicimos nuestra primera incursión a los bosques grancanarios en busca de este alimento dorado que hace las delicias de las comidas otoñales. Carnosos, de un intenso color amarillo que se oxida un poco después de cortar su pie y completamente sanos. Estas setas son usuales en los bosques de pinos, aunque también en algunos que reúnen distintos tipos de coníferas y otra clase de árboles. Y, qué decir, sobre lo apreciado que es como alimento. De hecho, es uno de los hongos más buscados por los recolectores de setas.
Armados con coquetos cestos de mimbre, navajita y, en algunos casos, brochitas; enfundados en botas y chubasqueros y bien abrigados, salimos al alba, con la ilusión pintada en la cara. Así debe ir ataviado un recolector de setas que se precie; y con el respeto al bosque tatuado en la frente. Jamás deberemos olvidar el cesto y la navajita, pues la naturaleza no necesita bolsas de plástico; y tampoco llevaremos rastrillos que arranquen todo lo que a su paso encuentren. No arrasemos con todas las setas que encontremos, ya que puede ser pan para hoy y hambre para mañana. No seamos avaricios@s. El bosque puede alimentarnos si somos racionales y sólo nos llevamos lo que necesitamos para comer. ¿Para qué más...? Aprendamos a ser sostenibles. Vivimos en este Planeta, no somos sus dueño. Sólo somos uno más de los seres de la cadena natural y estamos de paso.   
Me gustan los níscalos, aunque no son mi seta favorita. Sin embargo, Marc, como buen menorquín, tiene a esta seta por bandera. En su tierra, se pirran por los esclata-sangs. Yo prefiero las cantarelas o rebozuelos (cantharellus cibarius) y los boletus, especialmente los edulis. Pero, evidentemente, cualquier seta comestible me encanta. En este sentido, hay que tener mucho cuidado con qué setas cogemos. Más vale dejar alguna atrás, que sufrir problemas digestivos, dañar gravemente nuestro cuerpo e incluso morir por comernos un hongo indebido. Así pues, tengamos mucha precaución recolectando setas.

Cuando lleguemos a casa, daremos otro repaso al contenido de nuestra cesta, para cerciorarnos sobre la inexistencia de ningún hongo peligroso para nuestra salud, y limpiaremos la tierrilla que puedan tener usando una brochita (jamás los sumerjamos en agua, pues pierden ese aroma y sabor a bosque que tanto nos gustan). Si no los vamos a cocinar todos, los dejaremos en un recipiente y los taparemos con un paño limpio y un poco húmedo, para que no se sequen. 
Por último, te muestro una receta sencillísima para preparar los níscalos. Se trata de dejarlos enteros; disponerlos sobre una bandeja de horno, añadirles un generoso chorreón de un buen aceite de oliva virgen extra, un poco de sal gruesa, una picada de ajo y perejil y pan rallado espolvoreado por encima. Llevaremos la bandeja al horno precalentado a unos 180ºC y entre 15 y 30 minutos, dependiendo del grosor de los níscalos. Y...¡hala! ¡A comer! 

43 comentarios :

  1. UUUUUMMMMM...nuestro tio es recolector de setas de toda la vida y tenemos la suerte de que por nuestra zona las setas se dan muy bien. Esta receta la haremos sin duda. besos

    http://cocinandoconlaschachas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Que ricos, y me encanta la receta, fácil y comoda de hacer, todos al horno!!. Bss!!

    ResponderEliminar
  3. Que rico Laube, cualquier plato con estas setas debe estar delicioso.
    Me encantaron tus fotos, están preciosas y ese modelo infaltable, ya es parte de este blog :).
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues nunca he ido a buscarlos al campo, no los domino tanto y estoy segura que me quedaría en el sitio al comer uno que no debía, jajaa!!
    Veo que la recolecta dio sus frutos y se han puesto las botas, esa bandeja no duraría nada!!
    A ver si vamos juntas algún día y me enseñas a distinguirlos!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  5. Nunca he ido a recoger setas y creo que nunca lo haré eso lo dejo para los que se dedican a ello y las conocen. Pero me encantan los níscalos y ese reportaje que nos has fotografiado. Son preciosas.
    Para mi gusto la preparación más sencilla es la mejor ya que no enmascara su delicioso sabor.
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  6. Preparados así están requetericos y tan sencillos de hacer que son una maravilla...
    ¿pero sabes como más me gustan? En el mismo monte, con una hoguera sobre un trozo de pizarra, inolvidables :o)
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  7. Que tal pinta que tiene y tan sencillos de preparar, desde ya me escribo la receta.,gracias por compartirla.Besos.Maria Z.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de volver a casa de pasar el fin de semana fuera y tenía esperándome en la cocina un puñadito de Robellons que me han guardado por lo mucho que me gustan, creo que los prepararé al horno como tu dices!!!ummm!!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡El resultado bien merece la excursión! A mí lo más latoso me parece lo de limpiarlos, pero es que vaya manjar!

    ResponderEliminar
  10. Los níscalos tampoco son mis preferidos, lo que mas me divierte es ir a cogerlos. Tienes razón que con coger una pequeña cestita es más que suficiente.
    La receta sencillita pero muy rica y sana.
    besos

    ResponderEliminar
  11. Los has hecho como más me gustan, con ajito y perejil,pero ves al horno,no se me había ocurrido.Lo haré.
    Que paseo más bueno os pegasteis,eh!HA dado un muy buen fruto.

    Cariños

    ResponderEliminar
  12. Que buena pinta tienen.
    Asi nunca se falla.
    Feliz semana
    un beso
    http://lacocinadetemporada.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Una maravilla, menuda fuente de níscalos más apetecible, Lauriña. Como dice el nombre de tu blog, "sano y de rechupete".

    Besitos preciosa ;)

    ResponderEliminar
  14. Pues espero que no pase en Gran Canaria porque en Catalunya a veces vas a los bosques y parece que haya pasado un arado... La gente es muy incívica y se creen que pueden hacer lo que les venga en gana. Penoso.
    Ya veo que se os dio muy bien el día!!. Que ricos que están... Besos

    ResponderEliminar
  15. La primera vez que y comí níscalos tenía 17 años. Estaba pasando unos días de vacaciones en el Vall D'Arán, en Lérida, con unos familiares, y uno de esos días, a pesar de ser verano, sí, verano, salimos a recoger setas. El resultado fue muy positivo y los níscalos acabaron en una parrilla. Jamás los he comido que me gustaran tanto. Y esta forma en que nos los presentas tú es de lo que más se acerca.

    A mi me gustan todas las setas por lo general, y los níscalos también, aunque prefiero otras setas de sabor menos marcado, como los shii-take, que son mis favoritos.

    Muchas gracias por tus lecciones de sostenibilidad. Cosas que todos deberíamos tener en cuenta.

    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  16. Nunca me hubiera imaginado que en Gran Canarias se hacían rovellons!
    Un motivo más para venir!
    Suelo cocinarlos a la brasa y a la planxa, pero nunca los he cocinado al horno!
    También me gustan en conserva para acompañar el fricandó.
    Muchas gracias Laura por este post que ademas nos enseña a respectar el bosque.

    ResponderEliminar
  17. que maravilla de receta..de fotos y de todo...
    ya sabes que te admiro mucho..se nota??!!..
    un besazo

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno! Es un gusto encontrar lugares donde se comparte tan buena cocina! Les recomiendo una comunidad que tiene muy buena info, entre otras cosas, sobre recetas: https://www.facebook.com/Productos.Ledesma . Saludos!

    ResponderEliminar
  19. olé! a ver si todo el mundo sigue tus consejos, que se encuentra una a mucho desaprensivo en el bosque...
    D. me está poniendo los dientes largos porque lleva 3 fines de semana recogiendo setas. Me está dejando algunas congeladas, para que pueda hacer un buen risotto a la vuelta, pero me pone los dientes largos, es que recogieron 4 kilos de boletus!!!!! imagínate!!! la gente no sabe que el boletus más grande del mundo ¡se recogió en Tenerife!
    Si es que vivimos en el paríso :)

    ResponderEliminar
  20. Que rico y que bonitos están esos níscalos. Me encantan las fotos y la receta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Qué envidia me dáis los recolectores de setas, yo tengo que encontrar a alguien que sepa cómo y dónde buscar para inicarme en este maravilloso arte :). Además, me vuelven loca los bosques (es la vena suiza, me temo).

    Curiosamente ayer probé mis primeros níscalos! Los compramos mi suegra y yo en el mercadillo y ella los preparó para la comida familiar. No sé cómo los hizo, pero me encantaron, así que le voy a dar tu receta para que la prueba, que seguro le encantará :).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Aaayy como recuerdo esos días de lluvía en invierno de cuando era pequeña, porque sabía que al siguiente fin de semana iría con mi padre a recoger setas al campo, lo recuerdo con tanta intensidad que parece que fue ayer (y mira que ya ha llovido, y nunca mejor dicho)

    Y es que recoger el fruto que luego vas a degustar es uno de los mayores placeres de la vidad ¿verdad?

    Te han quedado unos niscalos deliciosos y preparados de una forma de lo más sencilla y rica.

    Besoteessss, feliz semana Laube, muuuaakkkk

    ResponderEliminar
  23. La verdad es que nunca se me hubiera ocurrido salir a recolectar níscalos en nuestra isla y me ha parecido una entrada muy enriquecedora. Como bien dices no hay que ser avariciosos porque el pan para hoy puede ser el hambre para mañana. Le diré a Javi si nos vamos de excursión a la cumbre para ver estas maravillas.
    Un besito guapísima.

    ResponderEliminar
  24. Me encantan los rebollones. Este año aun no he tomado porque en el mercado no es que tengan un buen aspecto aun (y están muy caros). Los vuestros me dan mucha envidia... ¡qué buenos!

    Besos
    Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  25. Que níscalos más bonitos y que ricos tenían que estar como los preparaste, sencillo y sano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Te doy otro nombre, pinutelas ( setas de pino), les llaman en Gipúzkoa.
    Maravillosa entrada, mi hijo las encontró en el monte y las hizo igual pero sin pan rallado, muy ricas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Hola Laura! por partes: no sé por qué no me imaginaba que hubiera setas en Canarias!! (soy ignorante :()
    No me gustan las setas pero viendo esa bandeja recién sacada del horno, me pondría manos a la obra a comerlas, seguro!
    En cuanto a las claras de Mercadona, lo que pasa es que dos veces que he intentado hacer merengue con ellas, dos veces qeu no ha habido manera de que monten las claras , así qeu, aunque me encanta Mercadona, le he declarado la guerra a sus claras pasteurizadas!!
    un beso, guapa

    ResponderEliminar
  28. ¡Ay, Laura, me estás haciendo la boca agua, qué delicia! Fernando no ha visto las fotos aún; cuando se las enseñe, se le van a saltar las lágrimas.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  29. Qué maravilla de receta, Laura. Sencilla y deliciosa. Los níscalos tampoco son mi seta favorita, pero me la como igual de bien :) Ah, y preciosa las fotos, me encantan!
    Besos, guapa!
    PS: Quedo a la espera de que me des un poco de envidia con esos rebozuelos que me prometiste :-P

    ResponderEliminar
  30. ualaaaaa, que pasada!!!!! En mi tierra pasan de padres a hijos los secretos de los níscalos.
    Nunca cojo ninguno...

    ResponderEliminar
  31. Deben estar de muerte, muy ricos.
    Bss

    ResponderEliminar
  32. Lau eres una maravilla...en todo sentido, pero en la cocina lo más!

    Un besote.

    ResponderEliminar
  33. En mi tierra sólo les queda declararlos monumento nacional, es pasión lo que existe por ellos.

    Petó

    ResponderEliminar
  34. Ohhhhhhhh adoro los niscalos,de niña los comía asi.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Es un verdadero placer poder disfrutar de unas setas recién recogidas. Por cierto muy buenas recomendaciones para salir a buscarlas, ojalá por esta zona las tuviera más a mano.
    Me encantan tal cual las has preparado, quedan extraordinarias.

    Un besito enorme tesoro!!

    ResponderEliminar
  36. Pues para apreciar mejor su sabor es la mejor manera de prepararlos, los suelo hacer de esta manera! Son preciosos!!! Bss

    ResponderEliminar
  37. Hola!!! Me encanta tu blog, ya tienes una seguidora más!!! Te invito a que me visites
    Muchos besitos
    www.congustoyagusto.blogspot.com
    www.facebook.com/congustoyagusto

    ResponderEliminar
  38. Sencillamente deliciosos, lástima que yo soy incapaz de reconocer una seta buena de una que no lo es, bueno, cuendo las vea en el mercado. Un abrazo

    besosdecanelaymenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  39. Uuummm, sencillo y buen pintaaaa...
    Un beso, buen finde.

    ResponderEliminar
  40. Simplemente delicioso!....me encanta!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  41. La mejor forma de tomar los rovellons!! A mi me encantan.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.