Mi estupenda AIG 2012

Como una niña chica... Así me siento cuando me llega un aviso de Correos para ir a recoger un paquetito. Si encima se trata de un envío relativo al AIG, se multiplica la ilusión. Con el paquete entre mis brazos, lo miro y se me dibuja una sonrisa en la cara; de oreja a oreja. No sé si abrirlo ya o esperar a llegar a casa y hacerlo en la intimidad; sacarle fotos... Consigo contenerme y logro llegar a casa, no sin antes destrozar el papel de color rosa intenso que lo envuelve. Debajo, una caja blanca con tapa roja. Dentro de la caja, un sobre azul que contiene una preciosa postal aterciopelada con matrioskas. ¿Quién es mi AIG 2012? La maravillosa, detallista y estupenda Suny Senabre
Suny me ha enviado un montón de cositas que me han encantado (y que ya he probado). Aparte de la preciosa postal roja aterciopelada en la que me contaba sus impresiones y me detallaba el por qué de estos regalitos, un montón de paquetitos amorosamente envueltos esperaban ser abiertos. Empezaré por las maravillosas galletitas decoradas. Me ha impresionado el lujo de diminutos detallitos que tienen estas coquetas muñequitas dulces. Suny, son divinas, pero tengo que decirte que no he podido evitar comerme una...

Dentro del paquete venían dos botellitas monísimas y que reciclaré, sin duda; una con aceite de oliva y otra de un delicioso y aromático moscatell de la zona de Alicante donde vive Suny (y que también he degustado hoy después de comer). Unos detalles que nos han encantado en casa. Unas cápsulas para magdalenas chulísimas y que esta próxima semana voy a usar. ¡Ya las mostraré! ¿Han visto esa bonita fuente con sus salseritas? ¿A que es preciosa? ¿Y esos percheritos tan lindos? ¡Me han chiflado!

Pero Suny también ha sido pragmática en sus regalitos: un picador de ajo de lo más curioso y al que Marc ya le ha echado el ojo. Las cucharas medidoras las he encontrado geniales. Tengo unas que no responden nunca a las medidas que suelo usar para mis bizcochos y, sin embargo, éstas se ajustan estupendamente. Además, ¡las he usado hoy mismo!

Suny, me siento muy agradecida y realmente feliz porque todo lo que amablemente me has regalado me gusta y voy a darle uso. Me encantan las cosas bonitas y prácticas. Has acertado en cada detalle, que se nota elegido con cariño, cosa que valoro mucho. De corazón, te agradezco la dedicación que has puesto en preparar estos regalitos para mí. ¡Muchísimas gracias, Suny!

Etiquetas: