Tortilla gratén con calabacín y tomate

¡Qué bonita está Gran Canaria tras las continuas lluvias de las últimas semanas! Hacía mucho tiempo que no llovía de forma tan continua y nuestra preciosa y fértil tierra lo está agradeciendo estallando en cientos de tonalidades verdes. Y verde, por lo pacífica, fue la potente y multitudinaria manifestación que recorrió ayer, 14-N, las calles de Las Palmas de Gran Canaria. Me ha reconciliado con mis conciudadanos. No basta con que nos quejemos, hay que gritarlo y actuar. Si no nos comprometemos con la defensa de nuestros derechos laborales y como ciudadanos ahora mismo, ¿qué futuro les espera a las siguientes generaciones? ¿La nada...? ¿Trabajar por un plato de comida y un rincón donde cobijarse? Mi padre no las pasó canutas, trabajando en jornadas extenuantes y en huelgas bestiales en las que no entraba ni un duro (de los de antes) en casa durante meses, para que ahora, por pura comodidad o desesperanza, vayamos a quedarnos con los brazos cruzados mientras nos dan un cachetón tras otro. No, no y no... Eso de "es lo que hay..." no me basta a mí, no debe bastarte a ti, no debe bastar a nadie. Que no nos engañen. TODO SE PUEDE CAMBIAR. Un abuso puede ser parado. Es más; debe ser parado. ES NUESTRA OBLIGACIÓN PARA CON NOSOTROS y, PARA CON GENERACIONES VENIDERAS. Únete a organizaciones de vecinos, plataformas reivindicativas, voluntariados sociales... NO TE QUEDES AL MÁRGEN DE LOS ACONTECIMIENTOS. VIVES AQUÍ Y AHORA. ¡¡¡¡PARTICIPA!!!!
Para relajarme, relajarnos, qué mejor que uno de los platos estrella de la gastronomía española: la tortilla. En esta ocasión les traigo una tortilla un tanto especial, pues se trata de una tortilla de papas, cubierta de ruedas de calabacín y tomate y, finalmente, espolvoreada con delicioso queso canario curado de cabra. El proceso es un poco más laborioso que el de la tortilla habitual, pero, les puedo asegurar que merece la pena. Mírenla bien y no me digan que no se comerían esa buena porción.
¿Les gusta esta estupenda sartén? ¿Sí...? Pues es de PYREX. La tortilla queda genial en ella. No se pega nada y reparte el calor de manera uniforme, con lo que la tortilla queda mucho más jugosa. ¡Palabrita de bloguera seria!

INGREDIENTES (sartén de 18 cm de diámetro):
- 5 huevos
- 3 papas grandes peladas y cortadas en ruedas 
- 1 calabacín mediano cortado en ruedas
- 1 tomate grande lavado y cortado en rodajas 
- queso de cabra curado y rallado (al gusto)
- 3 dientes de ajo
- 1 cebolla pelada y cortada en ruedas finas
- 1/4 de pimiento verde troceado
- sal marina gruesa
- pimienta de Jamaica
- 1 cucharadita de cúrcuma
- aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:
1º) Freír las papas, la cebolla, los ajitos laminados y el pimiento a fuego bajo y en abundante aceite de oliva. Escurrirlas bien y reservar.
2º) Batir los huevos, salpimentar y añadir la cúrcuma.
3º) Echar las papas, la cebolla y el pimiento en el huevo. Mezclar bien.
4º) Verter la mezcla en la sartén a fuego alto 1 minuto y bajarlo a 3 de 10. Repartir los calabacines por encima y tapar la sartén. Cada cierto tiempo, agitar la sartén, para que vaya cuajando y despegándose al mismo tiempo. Cuando esté cuajada al 70%, voltear la tortilla con mucho cuidado, de modo que los calabacines no se descoloquen demasiado. Tapar y dejar que continué cuajándose unos 7-8 minutos. Volver a voltear. Añadir las ruedas de tomate y espolvorear el queso rallado. Tapar y dejar unos 8-10 minutos más a fuego bajito, hasta que se derrita el queso.
¡¡¡¡A comerrrrrrrrrrrrrrrrr!!!! 

Etiquetas: ,