Vermont Cottage pie

Cuando Teresa, de La cocina de Tesa, publicó su post convocando un concurso de recetas americanas por su primer aniversario, me puse manos a la obra pensando qué iba a preparar. Tenía claro que no iba a ser una receta dulce, pues acertadamente pensé que la mayoría de las recetas presentadas a aquél serían, sin duda, dulces, dado que, a priori, es lo que asociamos a la cocina estadounidense. Yo quería hacer algo con más historia, abolengo y, por supuesto, salado. Y me vino a la cabeza el famosísimo Sheperd's pie.
Supongo que estarán pensando que el Sheperd's pie es un plato tradicional británico y no estadounidense; y están en lo cierto, pero, reflexionen... ¿Acaso tienen los americanos una gastronomía alejada de la británica, francesa, mexicana, criolla...? Estados Unidos posee una riqueza gastronómica de acuerdo con el crisol de culturas que la han conformado y las que la siguen influenciando

Pero, ¿por qué hablo del Sheperd's pie y titulo la receta como Vermont Cottage pie? Muy sencillo. El Sheperd's pie se hace con carne de cordero, mientras que el Cottage pie es de carne de ternera y ésta es una diferencia que hace que haya muchas discusiones en los foros sobre si llamar a esta receta Sheperd's o Cottage pie. Por ello, busqué una versión americanizada de este pastel de carne y puré de papas, encontrándome con el Cottage pie más famoso de EEUU: el del Estado de Vermont.

Vermont se enclava al noreste de EEUU, en la frontera con Canadá, en la región de New England, pero sin limitar con el Océano Atlántico. Cuando se exploró y colonizó América de Norte, hubo muchas batallas entre Francia e Inglaterra para hacerse con el control de estas tierras abruptas y de una brutal belleza natural. Francia intuyó la fertilidad de sus valles y los ingleses la vieron como transición natural entre la Madre Inglaterra y un vasto continente abierto a sus expectativas comerciales e industriales; un mundo por explotar. No sólo fue la Corona Española la explotadora y martirizadora de indígenas; no señores... Aquí todos los países europeos intentaron llevarse el gato al agua, masacrando a la población nativa cuando no cedía a sus pretensiones colonialistas. No nos dejemos engañar. Y anda que franceses e ingleses dejaron a muchos nativos vivos (y sobrios...) en América del Norte... Pero, mejor no me desvío del tema que me ocupa. 
Vermont fue la niña bonita de los franceses, mientras mantuvieron a los ingleses a raya; pero, Francia tenía muchos problemas en la madre patria como para estar mandando tantas fuerzas humanas a defender una región salvaje, fría y húmeda a tantos miles de kilómetros. Y, además, los intereses económicos de Gran Bretaña en el nuevo continente se habían hecho más fuertes, de modo que no iban a renunciar sin plantar dura batalla a esa Francia aristocrática y a la que no le apetecía ensuciarse las manos por unas tierrillas en el otro confín del mundo. Francia capituló e Inglaterra terminó haciéndose con el control  efectivo y por la fuerza de la mayoría de América del Norte. No obstante, Francia había sembrado ya su semilla gala en esas tierras, dejando a numerosos de sus colonos, la influencia de su elegante lengua (incluso su capital se llama Montpelier) y había dado nombre al futuro Estado de EEUU. No en vano, Vermont viene de Vert Mont: monte verde. Los ingleses llamaron Green Mountains (Montañas Verdes) a las famosas montañas de los Apalaches que delimitan este bellísimo Estado por el este. 

Vermont es un Estado bastante agrícola y curioso en muchos aspectos. Fue de los últimos en integrarse en EEUU, es de ideología mayoritariamente liberal (más de lo normal en EEUU) e incluso sus políticos suelen no pertenecer a los partidos repúblicano y demócrata. Y ni a unos ni a otros les importa... No hay batallas culturales o políticas por mantener o combatir esas diferencias. Cada uno sabe respetar la idiosincracia del otro. Respeto. Bonita palabra...
Y bueno... Dejando la historia y entrando en gastronomía... ¿En qué se diferencia el Cottage pie normal del que preparan en Vermont? En las habas y en una espesa y concentrada salsa de tomate que se utiliza en Vermont. Veamos los ingredientes y cómo se elabora.

INGREDIENTES (las cantidades son para una fuente grande y una individual)

- 1kg de carne de ternera molida
- 2 cebollas picadas
- habas frescas guisadas
- 200 ml de salsa de tomate o una buena passata
- 200 ml de vino tinto
- 5 papas grandes peladas
- 175 ml de leche desnatada
- queso gouda (o cheddar) rallado
- aceite de oliva virgen extra
- sal marina gruesa
- pimienta negra molida
- nuez moscada
- comino en polvo
- hierbas secas (o frescas) que prefiramos

ELABORACIÓN:

A) Preparar la carne.
1º) Pochar la cebolla en 2 cucharadas de aceite y añadirle un poco de sal gruesa.
2º) Incorporar la carne. Sazonarla con la pimienta, el comino y las hierbas que prefiramos. Cuando esté bien suelta y bien hecha, añadir el vino tinto, subir el fuego y dejar que se evapore del todo. 
3º) Dejar entibiar. Reservar.

B) Turno del puré de papas.
1º) Cocer las papas.
2º) Pasarlas por el pasapuré, salpimentarla, añadirle la nuez moscada, 3 cucharadas de aceite de oliva y la leche tibia.
3º) Mezclar bien hasta homogeneizar. Reservar.

C) Preparar el pastel.
1º) Echar toda la carne en una fuente grande que sirva para hornear. Aplastarla un poco para que la capa nos quede pareja.
2º) Añadir las habas guisadas por encima de la carne.
3º) Verter la salsa de tomate repartiéndola bien con una cuchara.
4º) Napar con nuestro puré de papas, formando una capa recta o en montoncitos, como nos guste más.
5º) Añadir el queso rallado.
6º) Hornear a 180ºC durante 20 minutos o, si lo queremos más tostados, durante unos minutos más.
7º) Sacar la fuente a la mesa y que cada comensal se sirva la porción que le apetezca.
A TENER EN CUENTA:
- El cottage pie se suele acompañar de una ensalada verde ligeramente aliñada.
- Es importante que la carne esté, al menos tibia, antes de incorporar el resto de las capas, pues, es requisito que el puré de papas no se mezcle con la carne. Las capas deben verse bien definidas.
- Si te apetece hacer este pastel y no tienes habas, una mezcla de guisantes y zanahorias son igualmente apropiadas. Te puedo decir que es más frecuente preparar este cottage pie con guisantes y zanahorias que con habas. It's up to you.
- La salsa de tomate también es prescindible, pero les puedo decir que a mí me gusta más con ella, pues lo suaviza y le aporta jugosidad. 
- ¿Ven la fuente individual? Cortesía de Pyrex y más al gusto de los niños, pues lleva un poco más de salsa de tomate.
- Si me preguntan si se puede congelar, les puedo decir que sí, pero el puré de papas no resulta del todo bueno una vez descongelado, debido al almidón. Si quieren, congélenlo sin el puré de papas y, cuando vayan a comerlo, le preparas uno rapidito, se lo ponen por encima, le añaden el queso y lo gratinan.

¡Listo...!

Con esta receta participo en el concurso de recetas norteamericanas de La Cocina de Tesa al que les invito a participar. No olviden que pueden hacerlo hasta el 30 de noviembre. ¡El premio es una chulada!

Etiquetas: , , ,