domingo, 9 de diciembre de 2012

Croquetas de salmón

¿Recuerdan esta receta? Pues parte de esos tacos de salmón adobados con cítricos sirvieron para hacer estas deliciosas croquetas. Como ven, una receta hecha con restos de una comida anterior.
¿Hay alguien a quien no le gusten las croquetas? Puede que les gusten de un sabor más que de otro, pero, generalmente a tod@s nos encantan las croquetas. Yo tengo que reconocer que me gustan muchísimo las que son "caseras", pero no las hago a menudo porque me confieso un poco vaga para hacer un montón de croquetitas. Por eso y porque tengo la fortuna de tener una tía que me entiende a las mil maravillas y prefiere regalarme para mi cumpleaños (o en otras ocasiones) un tupper enorme lleno de maravillosas croquetas y evitarme el martirio a mí. Mercedes, mi tía, hace las mejores croquetas del mundo mundial. Las de espinacas son sin duda mis preferidas. Es un empezar y no acabar. ¡Qué ricas!

Ustedes dirán que soy rarita, pero mis croquetas predilectas son las que están hechas con restos de alguna comida anterior, dígase de la carne del puchero, de restos de verduras y, como no, las de pescado que se encuentran en el primer puesto del podio. ¡Me chiflan!
INGREDIENTES (para unos 35-38 croquetas):
- 250 g de tacos de salmón adobados desmigados
- 750 ml de leche desnatada
- 3 cucharadas soperas de harina de trigo
- 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1 cebolla mediana picada
- 3 dientes de ajo finamente picados
- sal marina gruesa
- nuez moscada
- pimienta negra molida
- perejil picado (al gusto)
- 1 huevo batido
- pan rallado (1 vaso más o menos)
- semillas de amapola (3 cucharadas colmadas)


ELABORACIÓN:
1º) Poner a calentar el aceite y añadir el ajo; cuando empiece a bailar en la sartén, incorporar la cebolla picada; bajar el calor del fuego, añadir la sal y tapar hasta que esté bien pochadita. 
2º) Añadir la harina y rehogar bien hasta que la harina se haya dorado bastante. Incorporar el salmón desmigado y seguir removiendo unos segundos.
3º) Verter la leche fría y remover bien y continuo. El calor del fuego debe ser medio para que cocine pero no queme el fondo. Espolvorear la pimienta y la nuez moscada al gusto. Debemos lograr una pasta espesa y consistente, sin grumos de harina, pero sí con tropezones de cebolla y salmón. Apagar el fuego, espolvorear el perejil picado, mezclar un poco y reservar hasta que se enfríe por completo. Lo ideal es preparar la bechamel o pasta de las croquetas un día antes.
4º) Cuando la pasta esté completamente fría y haya espesado hasta poder manejarla bien para hacer las croquetas, empezaremos a hacer las bolitas. Yo utilicé un sacabolas para helado y así me salieron todas bastante parejas de tamaño. Cuando tengamos todas las bolas de masa, con una mano las pasaremos por el huevo batido y, con la otra mano, las pasaremos, rebozándolas, por la mezcla del pan rallado con las semillas de amapola.
5º) Freír las croquetas en abundante aceite caliente y en tandas pequeñas para que no se enfríe el aceite y se nos engrasen demasiado las croquetas. 
6º) Secarlas con papel de cocina y servir.
Fíjense qué cremosas y jugosas han quedado por dentro, con el toque crujiente que aportan las semillas de amapola por fuera. Si les gustan las croquetas de pescado, éstas no deben faltar en su recetario, pues son terriblemente sabrosas. Ricas, no... ¡Riquísimas!

31 comentarios :

  1. ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES!!! Eso si que es un regalo. A mi me quedan muchos años aún. ;( (Con respecto a la entrada anterior)
    Estas croquetas tienen una pinta fantástica.
    Para no parar.
    ;-D

    ResponderEliminar
  2. Además es que las croquetas se pueden hacer de casi todo así que como tu dices, por qué no aprovechar las sobras para hacer croquetas.

    Estas croquetas de salmón tienen que estar fantásticas. Me ha gustado el punto de las semillas de amapola en el rebozado.

    ResponderEliminar
  3. la pinta q tienen asi de cremositas estan para comer una detras de otra.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. En casa hacemos croquetas con restos de comidas anteriores, SIEMPRE! Y tienes razón, son las más ricas... las de ropa vieja me vuelven loca.
    Ya te dije que me gustó mucho la forma de preparar ese salmón así que me imagino que las croquetas estarán de morirse, desde luego el punto que le has dado a la bechamel que se ve en la foto es divino.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué buena pinta! Yo siempre añado primeroel relleno y al final la leche. Y cuando las hago de pescado o marisco, a veces preparo un caldito y después añado parte del caldo y parte de leche. Así también tienen más sabor. ¡Tengo que probar estas de salmón tuyas!
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  6. Ay que delicia, yo me confieso croquetera mayor, jajaa, me gustan de todo (menos de queso claro). Hoy en día hago croquetas ex profeso cuando tengo mono y no tengo restos, pero aprendí de mi madre a hacerlas con lo que sobraba del puchero o del caldo de pescado y de niña eran las únicas que se comían en casa!!
    Estas se ven tremendas, muy cremosas como me gustan a mí!! También me gusta hacer la bechamel a partir de la fritura y el relleno de cada ocasión!!
    Me encanta el rebozado, lo probaré!!
    besotess

    ResponderEliminar
  7. Las croquetas son el sello de España, son muy ricas y cada vez que vamos nos pedimos una tapita de ellas.
    Se ven muy buenas y el toque de la amapola me encanta!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Pero que buenas te han quedado!! Ese interior tan jugoso me ha cautivado.
    Y tienes toda la razón las croquetas de sobrar quedan de escándalo. Las que hacía mi madre con resto de cocido eran para ponerles un piso.

    Besitos cariñosos,

    ResponderEliminar
  9. pues mira, yo de pequeña que estaba escualida, no podía ni ver las croquetas. Mi madre hacía medio kilo de pimientos verdes fritos solo para mi para que pasara las tres croquetas que me correspondía comer.

    Y ahora que estoy de tan buen año y no me convienen las harinas me encantan!!! ains, qué injusta es la vida, jajaja

    Me encanta el salmón y apuesto pimientos verdes a que estas croquetas me fascinan ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  10. Me ha fascinado...sobre todo porque son de salmón! Ñam.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. HAy pocas maneras de aprovechar tan bien y tan rico,los restos.El rebozado te quedó,de libro,pero es que el relleno no puede ser más descriptivo.nena...brutales!

    Seguís tan contentos...? ;-)))

    CAriños

    ResponderEliminar
  12. Como ya ha dicho alguien por aquí, en casa tampoco concebimos las croquetas hechas "ad hoc", siempre de restos, otra cosa es que hagamos más cantidad para asegurar la realización de las croquetas, :)

    ResponderEliminar
  13. Como me gustan las croquetas, pero no me gusta nada hacerlas. Lástima no tener una tía que me haga un par de tuppers de vez en cuando pero mi madre se acuerda de mí de vez en cuando y me manda algunas. Las de restos de comidas anterior están buenísimas y para mí las de pescado son las mejores. Me apunto esta receta e intentaré convencer a mi madre para que me las haga, jajaja, aunque no lo creo así que me tocará ensuciarme las manos.
    Un besito mi niña y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. La verdad, Laura, las croquetas de restos quedan riquísimas. Opino como tú, salen deliciosas. Ahora bien, veo la foto del corte de las que has preparado con ese rico salmón y se me hace la boca agua. Se ven muy jugosas.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Una de mis preferidas...las suelo hacer con salmón ahumado....las tuya exquisitas, las fotos e s p e c t a c u l a r e s....
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué maravilla de croquetas! Soy un desastre fiendo cosas, o será inconsciente para no comer fritos jejeje
    Me comería unas cuantas esta noche para cenar ocn mucho gusto :o)
    Besooooooos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  17. Si tú eres rarita, ya somos dos, o tres, o incluso cuatro, porque en mi casa nos gustan las croquetas caseras, y cuando las hago, es con restos de comida, de aprovechamiento que se dice. La diferencia es que a mi sí que me gusta hacerlas. Normalmente tocan los domingos por la mañana, que es cuando me meto bien, pero bien, en la cocina.

    Al igual que tú, o que tu tía, una vez formadas las croquetas, las guardo en un tupper, y cuando están congeladas, las paso a una bolsa de cierre zip, y ale, al fresquito de nuevo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. De rarita nada, o lo somos las dos jaja y es que las croquetas de sobras están muy ricas. Los ingredientes han concentrado los aromas al estar hecho de otro día y, al menos a mí, me saben mucho más buenas. Buenos trucos nos has dado, los llevaré a la práctica.

    Besos
    Bocados Divinos

    ResponderEliminar
  19. Ay Laura! me he puesto a ver tu entrada en un ratito que tengo justo antes de cenar... qué gran error!!! se me ha hecho la boca agua, te lo juro :), qué maravilla de croquetas!! Adoro todas la croqueta que caen en mis manos, de salmón nunca las he probado pero tienen que ser deliciosas. Aunque me pasa como a tí, casi nunca las hago y confieso que cuando las he hecho no han sido un éxito precisamente!

    ResponderEliminar
  20. Un post maravillosamente explicado, me encanta. Es que además, el camino se hace andando y en algún momento sirven fórmulas que más tarde hemos pensado en mejorar, a mí me pasa lo mismo que a ti, antes hacía primero la bechamel, ahora he cambiado y empiezo con el ingrediente que le da sabor.

    Eres una estupenda cocinera y sin hipoteca, másssssssssss, mucho másssssssssssss, donde va a parar ;)))))

    millones de besos

    ResponderEliminar
  21. Wow, qué buena pinta, Laura! Esa última foto habla por sí sola :)
    Yo nunca hago croquetas, y eso que me gustan mucho, y de todo tipo. Pero no tengo paciencia para hacerlas, me pasa un poco como a ti....Qué suerte tienes con tu tía!
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Con lo que me gustan las croquetas, y con lo que me gustó la receta de salmón, estas bolitas se me antojan deliciosas. Una verdadera tentación. Estas Navidades como aperitivo cean fijo unas buenas croquetas, si es que los verdaderos placeres a veces son los más tradicionales...
    Por cierto!Yo siempre he hecho la masa como la haces tú ahora, primero haciendo el ingrediente principal. Y la verdad es que flipaba porque nadie las hacía como yo...Menos mal que viniste tú a abrir los ojos a la gente, jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Yo también soy de croquetas caseras!!!! pero jamás las he hecho de salmón, me parece una gran idea lo del adobo ;) me llevo esta receta que me vendrá de perlas!!!!!! un beso guapa

    ResponderEliminar
  24. Hola Laura!!!!
    No conozco a nadie que no le gusten las croquetas.
    Lo único es que puedan decir que si son de pescado no les guste.
    pero encuentro las tuyas deliciosas, jugosas y espectaculares... Una idea muy original de aprovechar comida del dia anterior, y nada mejor que hacer unas maravillosas y mágicas croquetas.
    Te han quedado chulísimas.
    Un beso, Laura.

    ResponderEliminar
  25. Qué delicosas debían estar estas bolitas de croquetas, mis pques no son de croquetas y no sabes la pena que me da porque me solucionarían muchas cenas, a ver si a medida que vayan creciendo les van gustando mas cosas.
    Bicos

    ResponderEliminar
  26. Te han quedado geniales, crujientes por fuera y blanditas y cremosas por dentro. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  27. Tres cucharadas soperas de harina para 750 ml de leche? A mi con esas proporciones desde luego no me sale una masa lo suficientemente consistente como para dar forma a las croquetas. La tengo en la nevera pero tendré que preparar otro roux y añadirlo a la preparación anterior si quiero recuperar algo de lo que ya tengo preparado y no tirarlo directamente a la basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me salió perfectamente con esas 3 cucharadas de harina bien colmadas. En cualquier caso, si cuando estás haciendo el roux ves que está claro, sacas un poquito de leche/caldo le añades la harina que consideres oportuna, y lo introduces en la mezcla.
      Yo no suelo añadir más harina, pero, si te hace falta más, pues se añade...
      Por cierto, ANÓNIMO, realmente has intentado hacer estas croquetas o sólo es un intento para decirme algo sin decirlo realmente? Yo acepto sin problema las críticas de personas con nombre y apellidos, pero las que se parapetan detrás de un anónimo... No sé por qué, pero poco me inspiran.
      Saludos y buen día.

      Eliminar
  28. He intentado hacer las croquetas y como las proporciones me parecían imposibles puse el comentario para que me aclararas si era un problema mío o había algún error. Lo de anónimo ha sido por las prisas y porque no suelo escribir nunca comentarios pero no creo que haya mucha diferencia entre identificarse como "Anónimo" y cualquier otro nick como los que veo que no son nombres y apellidos, lo cual me hace pensar que las críticas no son tan bien aceptadas. Yo acepto haber sido una nulidad, no sé dónde ha estado el problema pero con tres cucharadas de harina y sólo 400 de los 750 ml de leche ya me salió una masa que no se podía manejar. En fin me da pena haber malgastado todo ese salmón, harina, leche, etc.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.