Cocina china: cerdo agridulce

En casa adoramos la cocina oriental. Me gustan mucho la mayoría de sus ingredientes, especialmente la cantidad de vegetales que utilizan. Me encanta la forma de cocción con la que preparan los asiáticos sus platos y el colorido de éstos. Saltear es siempre mejor que freír o hervir, pues se pierden muchas menos propiedades de los alimentos y personalmente considero que el sabor es mucho más intenso. Por ello, hoy les traigo una propuesta deliciosa, que sé que les va a gustar, sobre todo porque es menos grasienta que la habitual que suelen servir la mayoría de los restaurantes chinos de calidad media.

Whole Kitchen en su propuesta salada del mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina china: cerdo agridulce.
Y, ¿qué tiene de particular esta versión del típico y archiconocido cerdo agridulce? Pues que no lleva una cantidad ingente de salsa agridulce bañándolo todo, además de que, evidentemente, no lleva glutamato monosódico o GSM. No sé si saben que el causante de los dolores de cabeza o de estómago que se producen tras acudir a comer a un restaurante chino es justamento el GSM, un aditivo muy usado en la cocina oriental. Y... ¿saben algo más? Los alimentos a los que se añade GSM o E-621 (muchos snacks y otros aperitivos salados) provocan un incremento notable del apetito y que no haya sensación de saciedad. 

Así pues, la receta que yo he utilizado es la que pueden encontrar fácilmente por internet, muy sabrosa, pero menos grasienta y, en consecuencia, menos calórica. El cerdo va rebozado en tempura, por lo que no lleva huevo, y se añade a la verdura salteada y a la salsa, justamente antes de servir, de modo que se mantenga crujiente. ¿Se animan a prepararla? Pues tomen nota...
¿Les apetece probar...?

Etiquetas: , ,