Polvorones de naranja

La primera receta del año 2.013 va a ser una típicamente navideña, aunque sea un poco tarde...
No tenía intención de ponerme a hacer polvorones ni mantecados, pero la envidia es muy mala y la autoexigencia, peor. Y nos habíamos quedado sin polvorones en casa, por lo que, el otro día, como si no tuviese cosas que hacer, me creé una tarea extra. Sí, sí... Como leen. Me dije: "¿Y qué pasa...que no tengo intención de aceptar el reto de hacer polvorones y saber si soy capaz?" Dicho y hecho. Me fui al libro de Repostería de los conventos (Susaeta Ediciones) y se me fueron los ojos a unos polvorones sevillanos con una pinta bárbara; de ésos que hacen que una clame al cielo, aunque no sea creyente. Pero... Siempre hay un "pero". Unos días antes me había venido a casa cargadita de naranjas de la finca de mis padres y la cocina olía a cítricos que daba gusto. ¡Me encanta ese aroma! ¿Por qué no iba a añadirles naranja? Pues manos a la obra con los polvorones de naranja. 
INGREDIENTES (45 polvorones):
- 750 g de harina de trigo 
- 375 g de manteca de cerdo (buena, por favor...)
- 150 g de azúcar
- 130 ml de anís (el de la botellita rugosa, no digo marca)
- 100 ml de zumo de naranja
- la ralladura de una naranja mediana
- 1 cucharada sopera (rasa) de canela en polvo

ELABORACIÓN :
1º) Echar la harina en dos fuentes de hornear grandes y tostarla en el horno, a 180ºC y con aire, hasta que tome un bonito color dorado. Yo la tuve unos 30 minutos, removiéndola cada 5-7 minutos. Dejarla enfriar un poco.
2º) Batir la manteca con el azúcar hasta que parezca merengue. Incorporar la canela, el anís, la ralladura y el zumo de naranja. Volver a batir hasta que quede un pasta homogénea.
3º) Añadir la harina de 3 veces, removiendo con una cuchara de palo, al principio, luego con las manos, hasta amalgamar completamente la masa. Dejarla reposar unos 30 minutos, tapada para que no se reseque.
4º) Extender la masa sobre papel de hornear, o una lámina de film, que habremos colocado sobre la encimera de la cocina. Cubrir con otra lámina de papel de hornear y extender con el rodillo o dando golpes con las manos, estirando la masa hasta que quede con 1 cm de grosor. Retirar la lámina de papel de encima y cortar la masa con un cortapastas, disponiendo los circulitos sobre 2 bandejas de horno cubiertas por papel de hornear (reutilizar los que usamos para estirar la masa, si están en buen estado).
5º) Hornear unos 15-16 minutos a 180ºC. Los primeros 5 minutos, sin aire; luego, podemos ponerlo, para dorarlos un poquito. Cambiar la posición de las bandejas al paso de la mitad del tiempo. 
6º) Sacarlos del horno y dejarlos enfriar sobre la bandeja. 
7º) Cuando estén completamente fríos, envolverlos en papel de seda o en celofán, según nos guste.
Estos polvorones no se deshacen fácilmente entre los dedos, supongo que por la proporción de manteca y por la harina tostada. Están crujientes, pero muy tiernos. Creo que la textura se aproxima bastante a la del mantecado y el aroma es realmente agradable por la mezcla entre el anís, la canela y el zumo de naranja. Además, la ralladura de naranja le dio personalidad. No imaginaba yo que iban a quedar tan ricos. El próximo año no voy a comprar un solo polvorón y los haré más variaditos, pero, para ser la primera vez estoy realmente satisfecha. ¡Y han sido muy fáciles de hacer!

¿Qué...? ¿Se animarán ustedes a hacerlos?

Etiquetas: ,