Merluza en salsa de verduras con mojo de aguacate

Se está acabando el mes de febrero y éste no se lleva la faringitis terrible que me está dejando agotada. Es horroroso no poder emitir sonido, sobre todo cuando una está acostumbrada a hablar por los codos y cuando, encima, se trabaja con la voz por bandera. Casi no pego ojo, porque la tos es continua durante las horas nocturnas. ¿Alguien tiene la explicación científica de por qué la tos se acentúa por la noche, aunque no esté en posición horizontal? Es una cuestión que me interesa, porque es mi cruz... ¡Vaya si lo es! En fin, no voy a aburrirles con temas de salud, porque seguro la mayoría sabrá lo cansina que es una situación como ésta. Mejor les dejo con esta receta de pescado, para demostrar que se puede comer este alimento de una forma rica y distinta y, eso sí, sin que duela al bolsillo, cosa fundamental en los tiempos que corren.
Una merluza estupenda y fresca para cuatro personas costó 14€. Si a eso le sumamos 300g de calabacines (0,50€/kg), 1 puerro (1,30€/3 puerros grandotes), 1 cebolla (1€/kg), 1/4 pimiento rojo (1,40€/kg), 1/4 pimiento verde (1,15€/kg), la leche evaporada (0,80€/lata de 400ml), tenemos un plato delicioso, sano y muy vistoso por unos 16-17€ para cuatro personas. Pero tenemos que planear las comidas con la antelación suficiente y, sobre todo, comprar productos de temporada. Esto es lo que nos va a hacer ahorrar mucho y comer de una manera más saludable.
Vemos que esta receta puede planearse desde el día anterior. Podríamos dejar lista la salsa de verduras, de modo que el día en que vayamos a servirlo sólo tengamos que preparar el mojo de aguacate y freír la merluza. Fácil, ¿verdad? Pues anímense a hacerlo que está muy rico y es una manera distinta de comer pescado.
- La leche evaporada se añade a las verduras trituradas y no puede hervirse de nuevo porque la leche hervida tiene un feo efecto sobre la salsa y parece que "la rompa". Evitemos hervirla. Calentarla, sí. Hervirla, no.
- Siempre me preguntan las cantidades exactas para el mojo y siempre digo lo mismo: cada casa tiene su receta. El mojo no deja de ser una salsa fría y, como tal, acepta que la cantidad de aceite y vinagre varíe en función de los gustos particulares. A mí personalmente el exceso de vinagre no me gusta y me atraen las texturas espesas más que las líquidas o aguadas.
- El sabor del mojo de aguacate se deteriora de un día para otro. Mejor hacerlo el mismo día en que vayamos a comerlo. Y no te olvides de que el aguacate, si se calienta, coge un regusto amargo muy desagradable.

Etiquetas: ,