Sopa oriental...y tal

Menudo mes de enero... Me ha faltado tiempo para todo. Me he sentido completamente falta de calma para hacer muchas cosas que quería hacer. El trabajo, la casa y poco más. Detesto esa sensación de que se me escapa el tiempo como un escurridizo pez entre las manos, pues me produce una horrorosa insatisfacción con la que a menudo no sé lidiar. Creo que necesito unas pequeñas vacaciones; un tiempo de relax y de disfrute. Para mí y para Marc. Y eso vamos a hacer... ¡Nos vamos una semanita a Menorca! 

El paréntesis vacacional lo hago con esta deliciosa y calentita sopa oriental... y tal. Es fácil. Es baratita. Es muy rápida de hacer y está riquísima.
No tengan miedo de algunos de los ingredientes que he puesto a esta sopa: el miso y el limoncillo. Pueden encontrarlos en todos los supermercados orientales y muchísimos herbolarios. El miso es una pasta o un polvo de soja, cereales y sal marina, que usan mucho los orientales como saborizador de sus platos. En algunos casos llevan glutamato monosósico, así que ténganlo presente. Si pueden evitar ese componente, mejor. El limoncillo siempre lo hemos llamado caña limón en Canarias, pero, ahora, parece que esté de moda llamarlo lemon grass. It's up to you. Da un estupendo saborcillo un tanto cítrico a los platos y, personalmente, creo que mejora los guisos de pescado. No teman usar nuevas especias, condimentos... Les abrirá la mente y el paladar.
Espero que esta sopita les caliente las barriguitas y les guste tanto como a mí. 

Aprovecho y les dejo con unas fotitos que hicimos el domingo pasado. Son paisajes de las cumbres de mi querida Gran Canaria... Para que tomen consciencia de que en las Islas Canarias, en todas ellas, hay mucho más que sol y playa. ¡Palabrita!
La próxima entrada... con fotos de la preciosa Isla de Menorca. ¡Hasta pronto!

Etiquetas: , ,