Guiso de ternera especiado

Despeluzadita estoy. La borrasca que está azotando las Islas Canarias estos días, por suerte, no ha causado demasiados daños, salvo alguna que otra maceta rota, cristales por el suelo, palmeras desmochadas, contenedores de residuos volteados. Incluso algunos coches se "descolocaron" un poquito en algún barco de transporte de pasajeros y vehículos. Tendrían ganas de juerga los muy bandidos. La cuestión es que algunos pasajeros metieron sus coches nuevecitos en uno de los barcos que une las Islas y, cuando los recogieron, estaban un poquito "plegaditos". Nada. Nada que no arregle un buen taller de chapa y pintura. Lo malo fue la retahíla de vómitos de los pasajeros del barco, que echaron hasta la primera papilla. Menudo olorcillo tendría que haber en el barco. Como para que provocar un trauma de esos de diván y terapeuta con moño, gafas de pasta con cadenilla dorada. "Y dice Vd. que se siente mareada al escuchar la palabra barco..." En fin... Pobrecillos. Y yo sacando punta al tema. ¡Menos mal que no se comieron este guiso antes de subir al barco!

Este guiso, como casi todos, admite prepararse en olla a presión o al modo tradicional. Que cada cual elija el que más se acople a su gusto personal. Yo soy mucho de olla a presión. Prefiero emplear mi tiempo libre en otros menesteres más ociosos y, sobre todo, prefiero no dejarme mis ingresos en la factura de la electricidad que, además, no hace más que subir y subir. ¡Y encima colaboro en menos emisiones contaminantes al medio ambiente! Esto me interesa mucho. 

En cualquier caso, elijas la manera que elijas, vas a conseguir un estofado delicioso; con mucho sabor y un aroma especiado maravilloso. Puedes acompañarlo de un arrocito tipo basmati o de unas papas sancochadas (cocidas). Si tienes la suerte de que te quede un pizquito para el día siguiente, te aconsejo que prepares una pasta (por ejemplo, unos macarrones tipo tornillos o plumas) y se lo añadas por encima. Vas a relamerte de gusto. 
Estoy deseando volver a hacerlo. Es una comida consistente, pero delicada por el toque de las especias. Puede ser un plato perfecto para el día a día o un manjar maravilloso para compartir en familia o con los amigos. Su sola presencia en una olla es de por sí un espectáculo muy agradable para los sentidos. No te lo pierdas.

Etiquetas: ,