jueves, 14 de marzo de 2013

Pan de naranja en caldero

Estos días me siento un poco enojada con todo. No hay una única razón, sino muchas que se amontonan sobre mis hombros y me aplastan contra la realidad. Y la realidad, a menudo, no suele estar pintada de hermosos colores brillantes y, si te la encuentras de frente, te da un coscorrón. Cuando me siento superada por las circunstancias, me recluyo en mí misma, cosa extraña porque suelo ser una persona extrovertida. Rebuscando en mi arca personal, entre enfados e ilusiones, suelo encontrar el coraje para tomar nuevas fuerzas que me permiten seguir caminando en el tortuoso, y a veces indescifrable, sendero de la vida. ¿Y saben qué me ayuda en esas introspecciones personales? Centrarme en pequeños entretenimientos, como mimar mis plantas, fotografiar una florecilla que nace, intrépida, al final del invierno, y amasar... Sí, amasar.
Amasar desconecta mis frustraciones, que se disipan con el trabajo y el calor que produce el cuerpo. No hay espacio para cábalas mentales. La vida vuelve a aparecer luminosa y esperanzadora ante mis ojos. Cualquier decaimiento previo se derrite por efecto del calor. Algo tan simple como eso. La introspectiva termina con nuevos e ilusionantes clavos a los que agarrarse para lograr continuar la marcha vital. Y esos mecanismos mentales realmente funcionan. No hay nada, por complicado que parezca, que no pueda superar. 

¿Qué les ayuda a ustedes a salir de sus momentos de decaimiento? ¿Se adentran hacia sí o prefieren exteriorizar sus emociones y sensaciones? ¿Cómo resuelven esos conflictos? ¿Les ayuda la cocina? ¿Tienen alguna otra actividad que les ayude a superar el enfado, la frustración...? ¿La comparten conmigo?
¿Han visto qué aspecto tiene la miga del pan y el extraordinario color de su corteza? Pues no podrían imaginar su aroma, salvo que lo hicieran. Un maravilloso olor a naranja se deslizará por sus casas y las impregnará de un intenso perfume cítrico. Les recomiendo fervientemente que lo hagan, porque, aunque parezca difícil de hacer, no lo es; sólo es algo laborioso y la compensación es inigualable. Es un pan de campo, pero algo sofisticado por ese aroma a naranja, ideal para comer en rebanadas con carnes y embutidos a la brasa. ¡Hasta solo con un poco de aceite de oliva virgen extra! 
Nosotros comimos este riquísimo pan de naranja hecho en caldero con una deliciosa sobrasada a la brasa y un butifarrón negro que pueden ver en la foto inicial. ¡Qué delicia más pecaminosa, por favor! 
Disfrutamos de una comida sencilla, pero de alimentos de calidad, en medio del campo, en una zona que es un paraje protegido en la Isla de Gran Canaria; rodeados de naturaleza... ¡Y es que la primavera ya despunta! Las florecillas comienzan a verse por doquier y es todo un lujo poderlas admirar mientras una se come una rebanada de pan con un buen trozo de sobrasada a la brasa. ¿No les parece a ustedes...?
- El pan hecho en caldero tiene un qué sé yo que no es sencillo de explicar, por lo que les invito a hacerlo y probarlo. La humedad que se mantiene dentro del caldero durante toda la cocción facilita un pan de corteza perfecta, crujiente, sin ser dura y que rezuma un aroma que pudiera parecer ahumado. Pero, ya les digo; mejor es que lo prueben. Los mejores panes que hago, la mayoría de las veces, han sido hechos en caldero.
- Les parecerá que, al ponerle la ralladura de naranja, se acercaría más a ser un pan dulce; pero ya les digo yo que no es así. Es un pan, pan, sin discusión. Pero el aroma... ¡Ayyyyy, ese aroma...!
- La maravillosa y alveolada miga se debe al amasado con pliegues y a la humedad generada en el caldero. No hay más que eso.
- Hay quien me ha preguntado que a veces le falta humedad a su masa o le sobra, siguiendo mi receta. La humedad depende de la del ambiente. En mi tierra hay mucha humedad ambiental, por lo que probablemente ustedes tengan que observar su masa y ver si le sobra o le falta agua. Si les está quedando seca, no pongan mucha agua de golpe; vayan poniendo poquito a poco y amasando, porque, una vez se va amasando, se puede ir viendo si le hace falta más o menos agua. Si le sobra humedad después de un rato de amasado, añadan un poco de harina.
- Sobre el enharinado que se le aprecia al pan... Una vez vaporicé el pan con agua justo antes de meterlo en el horno, le espolvoreé un poco de harina normal por encima. No es necesario, pero queda bonito.
- Me han preguntado qué es un caldero y me he quedado sorprendida, pues, aunque sé que en la Península la mayoría usa la palabra olla o cazuela, pensé que conocerían el término caldero (olla metálica). ¡Qué gracia me ha hecho! ¡Pero si hasta hay una profesión que es la de calderero! Además, caldero es una palabra antiquísima que designaba incluso al recipiente para darse un baño caliente y, de ahí, caldera, como estructura para dar calor. ¿No se acuerdan de esos enormes calderos colgados sobre el fuego del hogar? En fin, ahí queda...
Y no dejen de comer pan. No hagan caso a la chorrada de limitar a puras miguitas el consumo de pan. Coman pan, pero olvídense de salsas grasientas y acompañamientos calóricos. Un bocata de jamón o de queso, puede ser la mejor de las comidas. El pan, salvo para los celíacos, es un alimento imprescindible. Energía sin grasas

¡Sano y de rechupete!

39 comentarios :

  1. Qué maravilla de pan. Me lo guardo porque lo del toque de naranja me ha fascinado. En casa tenemos en esta época muchas naranjas, así que las usamos para casi todo. Además das muchos y buenos consejos que tendré en cuanta cuando lo haga :)

    Respondiendo a tus preguntas, yo soy muy introvertida aunque por el mundo 2.0 no lo parezca en un primer momento jaja pero el no haber contacto directo entre las personas ese "miedo" se atenúa. Y cuando me enfado, estoy mal o algo me lo trago, pero sí lo exteriorizo, aunque no es algo que quiera. Mi madre dice que "se me nota en la cara". Otra cosa bien distinta es que me saquen que es lo que me pasa, pero se sabe que me pasa algo jaja. Y yo me meto en la cocina. Hago algo rico, aunque luego no me lo coma, pero es que me inhibo y dejo de pensar, por lo que me relaja. También lo que hago últimamente es ir al gimnasio, hace que me sienta mejor tanto después como a medio plazo (física y mentalmente). Ya llevo 2 meses y tengo mucha más energía que antes, tengo más fuerza y he adelgazado jaja

    Besos
    Bea de Bocados Divinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coñe, Bea, pues, chica, ¡enhorabuena por esa fuerza de voluntad! Te relaja y has perdido algo de peso. ¡Qué más puedes pedir!
      Besitos guapa y gracias por comentar

      Eliminar
  2. ¿Qué si nos ayuda la cocina?, muchísimo, es una vía de escape perfecta, me encanta y ya es un tiempo como para dudar de si estoy equivocado o no... Ahí me ves afrontando la rutina y el día a día con ilusión

    Tu pan, delicioso, estoy seguro de ello, con ese toque de naranja se me antoja ideal para tomar en el desayuno mmmhhhh, esto es disfrutar de verdad por muy poco dinero!! :)

    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Para mi dos cosas, caminar mucho, me hace super bien, voy pensando en lo que quiero o lo que me hace sentir mal y desde luego la cocina, me relaja muchísimo.
    El pan maravilloso, que curioso se me hace el toque de la naranja, habrá que probarlo, pero yo ya no amaso, lo hace ma panificadora, igual me relaja escucharla andar :).
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo soy una fuguilla, cuando algo me saca de quicio, hablo, despotrico, me acaloro y luego no me puedo estar quieta, tengo que hacer algo para calmarme, aunque sea limpiar. la cocina me sienta bien para pensar, para relajarme, pero no cuando estoy fuera de mi.
    Y también soy de comer pan, no podría vivir sin él y disfruto cocinandolo tanto como comiendomelo. El toque de naranja me intriga, si que la he utilizado en panes dulces pero en salados nunca. Ya es hora de probar.
    Un beso y Laube, haz pan, mucho pan, porque estan las cosas como para perder los nervios varias veces al día.

    ResponderEliminar
  5. cuando trabajaba (jo, casi ni me acuerdo), me encantaba llegar por la noche y amasar y amasar como una loca, era una terapia desestresante muy buena. Reconozco que ahora en cuanto la masa se pone difícil la pongo en la amasadora, jajaja.

    Y reconozco que en todos estos años de paro, la cocina ha sido mi vía de escape y quizá por eso no haya caido ya en una depresión.

    Tu pan me parece muy original, así que automáticamente va a la libreta de recetas pendientes ;)

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  6. Al igual que tu adoro el pan....y pienso que es lo mas sano.....ahora trato de controlar mis emociones meditando......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  7. Se a que te refieres. Hoy me siento así. Y mira que hago: vengo al calor de tu blog!
    Un pan IMPRESIONANTE!

    ResponderEliminar
  8. Pues yo como me venga un día de esos malos, malos, malos, la verdad es que me anulo del todo. Se me quitan las ganas de hacer cosas, y eso que los que me conocen me dicen que soy hiperactiva, y se me quitan hasta las ganas de comer. Menos mal que el tiempo lo cura todo y al pasar los días el malestar se atenua y vuelvo a la actividad. Eso, y los niños, consiguen que se me olvide, o que me acuerde menos de aquello que me aflije.
    Por cierto Laura, eso del caldero exactamente ¿qué es? ¿Es una cazuela de metal, de barro? Creo que estás hablando en jerga canaria y no me hago una idea clara, pero me encantaría saber lo que es porque ese saborcillo que dices me gustaría probarlo :)
    Un beso
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, chiquilla, pensé que me tomabas el pelo con lo del caldero... Lo he reseñado en el post porque creo que va a haber más personas que no conocen el significado de caldero. Caldero=olla metálica. Si te apetece volver a leer, ve a A TENER EN CUENTA, que lo he explicado un poquillo más.
      Besitossssssssss

      Eliminar
    2. Gracias Laura. La palabra caldero sí la conocía, pero yo le daba otra acepción, donde yo vivo se usa como sinónimo de cubo, y no de cazuela, de ahí mi duda.
      En fin, en cada zona nombramos las cosas de una manera, y preguntando siempre se aprende. Gracias de nuevo y un beso :)
      Cristina

      Eliminar
  9. mmm qué pintaza tiene este pan, seguro que estaba delicioso, además se intuye una miga... de esas de vicio, de empezar a comer y no poder parar jejeje.
    Yo con el amasado no puedo, me dejo las manos en ello, por eso casi nunca hago recetas que impliquen amasado, o las hago en la panificadora ni que no queden igual, no se, enseguida me quedo sin fuerza y me duelen las manos.
    Para desconectar... mmm para mi no hay nada mejor que el Ballet, cuando bailo me olvido de todo y pasa el tiempo volando, a veces también me va bien ir a correr pero no es lo mismo jejeje.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo también amaso... últimamente tengo el congelador hasta arriba de pan! Pero no quiero meter el dedo en la llaga así que sólo pensaré en tu pan, me gusta mucho lo de la naranja y la pimienta blanca, sin duda lo probaré y honeado en 'cazuela' que es como yo lo llamo, me encanta como quedan los panes horneados así, tan crujientes y con una corteza buenísima. Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo no puedo vivir sin pan, así estoy, este con naranja es una maravilla.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. con tu permiso me lo voy a copiar porque la verdad tiene una pinta deliciosa!!!
    saludos

    ResponderEliminar
  13. Pues Laura yo cuando me cabreo hago como Schrek: Mejor fuera que dentro...lo esteriorizo toooodo...vuelvo a todo el mundo loco con mis matraquillas(cuando no son demasiado serias o privadas,claro!!).Esta semana mismo laboralmente se me esta haciendo eterna y pesadiiiiisima....ufff...cuando pienso en el euromillon..jajaja!!!

    Pues que rico ese pan de caldero...Puedo usar cualquier caldero de vitroceramica con interior de acero??no se estropeara el caldero??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iván, mientras el caldero no tenga plástico... Qué le va a pasar al acero?

      Eliminar
  14. El pan es espectacular Lau...me encanta la miga y esa densisas es deliciosa, este quiero probarlo, ahora que estoy con el horno todavía en marcha. Son días revueltos como me ha dicho un buen amigo, las cosas a veces son más dificiles de lo que pensamos, pero lo importante es seguir creyendo en lo bueno que tenemos cerca, a mi siempre me relaja escribir, es como aire, sale todo lo bueno o no tanto en forma de palabras.

    Un beso grandote!

    ResponderEliminar
  15. El pan tiene una pinta deliciosa.
    Ay Laura hay que sacar fuerzas, que la vida nos pone desafíos constantemente, pero actitud positiva y cada uno a buscar sus estrategias. A mi la cocina me ayuda y salir a la naturaleza también.
    Besos y buenísimo finde!

    ResponderEliminar
  16. Ay Laura me pasa lo mismo...y la verdad cocinar es una de las cosas que me ayudan para desconectar....el pan espectacular y lo que le acompaña también...un besazo y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  17. En casa cuando preparamos pan se transforma en el centro de una comida de fiesta, más informal en el salón, sentados en el suelo como si fuera un picnic, y no deja de ser una comida sana y rica. Con sus aromas a naranja debe de estar fantástico, me apunto la idea.
    Cuando me siento como tú, pues nada, no está bien pero grito grito sin parar para sacar fuera todo lo que me molesta, y esto que soy más bien tranquila.
    Suerte que me basta mirar crecer una masa para calmarme :o)
    Besos y feliz finde,
    palmira

    ResponderEliminar
  18. Que bien suena, nunca he hecho pan en caldero.
    Yo también cocino para tener tiempo de ordenar mi cabeza.
    Que tengas un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  19. Suelen relajarme casi las mismas cosas, amasar es muy relajante y también escribir me ayuda, mira este pan debe estar rico de verdad, y las fotos de las flores me han parecido preciosas, ánimo con todo! besos!

    ResponderEliminar
  20. Ante todo, el pan se ve exquisito...me ha encantado y lo voy a probar. Te contaré.
    con respecto a tu pregunta: soy una persona muy extrovertida, pero también como a ti me suele ocurrir que tengo esos momentos duros y a veces dificiles...me ayuda la cocina (cuando no hay prisas u obligaciones), leer me relaja, escribir también...pero he de reconocer que el mejor bálsamo para mi es bucear, sumergirme y evadirme sin escuchar nada, viendo solo los fondos y la vida de la mar.
    Por cierto, maravillosas fotos, preciosisimas....
    Te deseo un muy feliz y relajado fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Amasar!!! Al igual que tú, es mi remedio para todos los males!
    El pan te ha quedado maravilloso. Adoro hacer pan, pero nunca había visto ninguno con naranja...tiene que ser delicioso y súper aromático! Y si, además tiene la miga tan tierna y esponjosa como le ha quedado el tuyo...no me lo puedo perder!!!!
    Así que, me llevo tu receta para probar estas vacaciones!!!
    Mucho ánimo con todo!
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. Laura... coincidimos. No solo amasar, cocinar en general. Despues de un mal día o de una mala semana (que las hay...) lo que mas me gusta es encerrarme en la cocina y preparar cosas. Y es verdad que mientras amasas o mientras cocinas vas dejando atras lo malo... Un gran pan. Besos!

    ResponderEliminar
  23. Hola por segunda vez Laura, primero te digo que el pan es mi vicio particular, no soy de dulces pero quitarme el pan me cuesta muchísimo y cuando tengo días como los que hablas (muchísimos últimamente ) en vez de chocolate le doy mordiscos al pan, eso y meterme en la cocina y también amasar, hace que no piense, que me centre en la masa, en su textura, en mancharme las manos y la ropa de harina !!!un placer!!!!.
    Me gusta mucho tu pan y me tienta mucho con esa sobrasada !!!vaya pinta !! Madre mía. Muchos besos y abrazos para levantar el ánimo (eso también me gusta)

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado la receta por novedosa para mí. Me la llevo a mis libretas...
    Yo me siento a menudo "contra el mundo" (o quizá sea el mundo el que está contra mí, no sé). En esos momentos, como siempre, mi hogar es mi refugio, con mi gente, con mis cosas, y en medio de mis cacharros de cocina. Centrarme en una receta, de principio a fin, me pone las pilas de nuevo; también salir a pasear "al monte" lejos de todo, a pie o en bici, con mi perro...
    En fin, ánimo que tú vales mucho!
    Besazos y buen finde!

    ResponderEliminar
  25. Uff, Laura, cuántas preguntas para responder de una atacada. Últimamente en mi vida se están sucediendo acontecimientos nada buenos. Por ellos he ido aprendiendo a no anticiparme a los acontecimientos hasta no tenerlos delante, y entonces sí, atajarlos. De nada vale pensar en que pasaría si ..., para que luego no se dé el caso. Creo que es natural en el ser humano recluirse cuando tiene problemas alrededor; necesita reflexionar, pero una no puede tener en mente un mismo tema las veinticuatro horas del día y hay que buscar distracción y personas que te ayuden a dejar a un lado lo que te preocupa.

    ¿Qué me relaja? Hablar, y no precisamente de problemas, para así sacar ese agobio psicológico de dentro. Cocinar me relaja, pero cuando cuento con tiempo para ellos, si no, me agobia, ya ves.

    En cuanto a tu pan en caldero, me parece que tienen una pinta bárbara. Se le ve una corteza muy crujiente. Desde hace unos días tengo en casa una cocotte y tengo en mente hacer pan en ella, junto con muuuuchas otras cosas más. ¿Alguna idea?

    Un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  26. Laura, suerte tienes de empezar a ver los primeros signos de primavera en tu isla porque lo que es por aquí, en Madrid, la cosa está todavía estancadita en el invierno y parece que no va a cambiar en breve. Uf, yo ya estoy cansada de tanto frío, soy mujer de mucho calor así que ansío la subida de temperaturas profundamente.

    Este pan es de los míos, de los integrales de miga contundente. Me encantan. Los comería solos, acompañados, tostados o sin tostar, con dulce, con salado...me da lo mismo. Tanto me gustan que no les haría feos de ninguna manera.

    Y si, estoy de acuerdo contigo en que hay que comer pan y dejarse de tonterías sobre si engordan o no. Es comida sana sin grasas y lo que engorda es lo que le metemos dentro, mientras seamos comedidos con ello pues a disfrutarlos !!!

    ResponderEliminar
  27. Estoy de acuerdo contigo. Hay que comer de todo pero en cantidades moderadas. Una rebanada de este pan debe ser un lujo. Con un platito del guiso de ternera especiado o de la pasta con verduras...una maravilla.
    A mí también me relaja amasar, aunque he empezado hace poco. Pero la cocina en general, hace que me olvide de los problemas. Y la naturaleza también, como ver las preciosas fotos de flores que nos traes por aquí.

    ResponderEliminar
  28. Qué bueno el pan! Estoy contigo en que debemos consumirlo! Todo es bueno, con moderación.
    Ya está aquí la privamera!! Se ve en tus fotografías, fantásticas y en esas temperaturas ideales que disfrutais en las islas. Nosotros en Barcelona, tenemos flores y cielos azules aunque las temperaturas todavía no acompañan del todo! Pero para darle la bienvenida ya he publicado la revista!!

    Feliz semana guapa!

    ResponderEliminar
  29. Un pan delicioso pero aunque estoy de acuerdo que hay que comer de todo con moderación no se yo si podría resistirme a comérmelo todo de una sentada, jajaja.
    Delicioso.
    Muacs

    ResponderEliminar
  30. Qué pinta tiene este pan, y como tu dices, hasta para comerlo solo!! Seguro que tiene que estar muy rico acompañando todo tipo de platos...

    ResponderEliminar
  31. La verdad es que te quedó riquísimo, me encanta que se haga el pan en casa, desde que hice el primero mis hijos no perdonan es un ritual en el que participan siempre, les parece algo mágico hacer pan en casa.
    Besos vecina.

    ResponderEliminar
  32. El pan te ha quedao maravilloso, si hay algo que me gusta es el pan y casero ya ni te digo, mira por donde nunca lo he hecho en caldero pero lo probaré, aunque primero tendré que conseguir el caldero...
    Comparto contigo que amasar o cocinar es una de las cosas que me encanta hacer para olvidarme de todo, es un momento en el que solo estoy en lo que estoy haciendo, pero no se porque razón últimamente no me funciona tanto, me ha pasado ya varias veces que cuando tengo un mal día me paralizo, es una sensación de no querer moverme, ni para ir a la cocina, pero bueno son sólo días y cocinar sigue siendo una pasión.
    Un beso guapa!
    Claudia

    ResponderEliminar
  33. Hola, Laura! Me ha entristecido la entrada al leer tu situación.
    Sabes que siempre me tienes aquí y que sé oír y escuchar.
    Claro, yo tengo un problema, me gusta que la gente que quiero esté siempre bien y esto no resulta viable en todo momento.
    No sé qué decirte respecto a los malos días. Ya sabes que mi salud me limita en casi todo y cuando no lo hace, me como el mundo como si no fuera a vivirlo más. Cierto es que tiendo a relajarme, meditar y generar pensamientos positivos, vamos, reprogramarme. Me alegra la música de los 80 y una buena ducha bien caliente. Además de la cocina, claro está. Ahora me ha dado por la repostería. ¡Ja, ja, ja,...!
    El pan te ha quedado espectacular. Me gusta mucho la miga. Bueno, qué voy a decir yo que cada vez que voy por Gran Canaria y como en tu casa. Pones tu pan y no sabría decir qué me hace más feliz, si tus ricos platos o el pan.
    Bueno, lo dicho, que te quiero mucho y aquí me tienes, para todo, siempre.
    Besos gordotes y abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
  34. hola,
    unas rebanadas de este pan para el desayuno... qué bueno , enhorabuena!!

    besos

    ResponderEliminar
  35. Que buen pan, me gusta mucho ver pan por los blogs y eso que yo amaso menos de lo que me gustaría pero para mi no es un desahogo si no más bien placer y disfrute. Saludos, me quedo por aquí un poquico que me gusta mucho tu cocina.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.