lunes, 13 de mayo de 2013

Mi mejor queque: la receta perfecta del bizcocho clásico

Después de muchos años, creo que he encontrado esa receta de bizcocho o queque, que es como lo llamamos en mi tierra, que siempre queda perfecta. Al menos para mi gusto y el de quienes me rodean. Fíjense en las caras de felicidad y disfrute de las últimas personas que lo han podido degustar...
Se trata de un bizcocho muy esponjoso y ligero; con un delicado sabor a limón y con una corteza que tiene un punto crujiente que, personalmente, es lo que más me gusta. Puede llevar una cobertura sencilla, pero no es necesaria porque está riquísimo sin nada por encima. Se hace con pocos ingredientes y,  una vez  asimilas el proceso, puedes hacer muchas otras variedades de este mismo bizcocho: de cacao, con frutos secos, de vainilla... Les puedo asegurar que, si siguen el proceso e intentan comprender bien cómo se distribuye el calor en sus hornos, lograrán un bizcocho siempre delicioso y que a todo el mundo encantará.

Con las cantidades que les voy a dar sale un queque alto y con una bonita forma redondeada. Para que les quede alto es importante que usen recipientes rígidos, bien metálicos, bien de cerámica. Los bizcochos no quedan tan bien en silicona como en recipientes rígidos, porque, al crecer con el calor del horno, si el molde es blando, la masa empuja los lados y en vez de crecer hacia arriba, pierde parte de su impulso yéndose hacia los lados. Además, la corteza tampoco queda tan buena y crujiente en un recipiente de silicona.

29 comentarios :

  1. Qué buena pinta Laura, y qué queque tan hermosote. Me quedo con la cobertura y ese toque almendrado y alimonado. Mmmmhhh...

    Oye, y por las caras de vuestros amigos y/o familia, se nota que debe de estar de miedo!.

    ResponderEliminar
  2. yo donde encuentro yo gallinas felices? jajajajajaj muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Qué buena altura tiene este bizcocho. Los moldes de silicona van muy bien a la hora de desmoldar, pero hay que hacerlo cuanto antes pues porque el sabor no es el mismo, o al menos eso me parece a mi.
    Llevando limón es perfecto, aunque es un bizcocho muy tuneable, para no aburrirse nunca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una dulce manera de coger fuerzas para esta semana que comienza. El aspecto es delicioso y las caras de tus comensales lo dicen todo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Menuda altura tiene este bizcocho, espectacular. Bss.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego viendo esa cara de felicidad debe ser cierto que es el mejor bizcocho o queque. Yo también me presto voluntaria para que me hagas la foto cuando lo pruebe, jeje

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
  7. menudas caras de felicidad! estaria buenisimo, ya se les ve, me apunto tu receta, gracias!

    ResponderEliminar
  8. Pues tiene una pinta estupenda, además a mi me gustan mucho los bizcochos con sabor a limón. Trataré de hacerlo siguiendo tus consejos.

    ResponderEliminar
  9. delicioso y muy esponjoso! y con esa cobertura, riquísimo, besotes

    ResponderEliminar
  10. Es genial tener una receta de bizcocho "clásico" que sea "nuestra" :). Siempre sale bien y siempre le podemos meter las variaciones que queramos!
    El tuyo me ha encantado, sobre todo por la alegría de esas fotos :D. Comparto tu recomendación de usar moldes rígidos, la silicona está bien para ciertas cosas pero yo me quedo con la repostería en moldes tradicionales de metal :).

    Qué bonita es la palabra "queque", por cierto :).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. TEndré que probarlo, si dices que es perfecto, ahí voy yo de cabeza y sin pensarlo ni dos minutos.

    un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  12. ¡Sí que estaban contentos! Creo que voy a llamar a este ¡el queque de la felicidad!
    Suscribo por completo lo que cuentas de los moldes de silicona, no me gustan nada para hacer tartas, queques y demás. Incluso añadiría que el calor a emplear debe ser diferente y llega de forma distinta a la parte inferior y a la superior.
    ¡Me encanta la receta! La voy a guardar en pendientes para hacerla un día de estos.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  13. Con los huevos de gallinas felices tiene que estar más rico todavía! Me apunto la receta porque es de 10 ;)

    ResponderEliminar
  14. Jolin, tal como lo describes con esa corteza crujiente que a mi tambien me encanta, no me va a quedar mas remedio que probarlo! Tiene una pinta escandalosa

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué maravilla de bizcocho, Laura.
    Me encantan así, altitos y con esa miguita tan esponjosa.
    El clásico de siempre.
    El único.
    El bizcocho perfecto.
    me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. que secuencia de fotos más xula!!! besitos guapa

    ResponderEliminar
  17. Qué chulo el cambio de look del blog, me encanta como ha quedado y el bizcocho tiene una pinta... mmmm deliciosa, me gusta mucho que queden así de altos, tienen más "presencia", son más fotogénicos y del centro están riquísimos.
    Probaré de hacerlo algún fin de semana para tener para desayunar durante la semana, a ver como queda sin azúcar.

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  18. Después de ver las caras de satisfacción no puedo más que apuntarme tu receta!!
    Me ha encantado el collage. Pocas veces retramos y mostramos en el blog las caras de nuestros comensales, que al fin y al cabo son los que determinan si está bueno o no...

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por compartir esta receta, me ha llamado la atención la manera de prepararlo, la próxima vez que prepare un bizcocho, lo haré con tu receta.
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  20. Me han encantado las fotos de tu familia y amigos Laura... rebosan felicidad y optimismo!!!
    Sabes? Nunca habia escuchado/leido la palabra queque... ignorante que es una!!! Pero ahora ya queda grabado a mi memoria y unida a tu recuerdo ;-)
    Me encanta hornear queques en los moldes de mi abuela... parecera una tonteria pero para mi tienen sabor de antaño... El tuyo es magnifico!!! Tengo que probar esa cobertura!!
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  21. Una entrada muy original y el bizcocho tiene una pinta de bueno que no puede con ella! Me hago tu seguidor sin dudarlo. Besos de Pasta Academy!

    ResponderEliminar
  22. Un clásico que nunca falla. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  23. Hace tiempo que yo desistí de hacer bizcochos en moldes de silicona blandos, y tengo claro que como en uno de metal no queda ni quedará jamás. Lo que no me explico es cómo todavía sigo conservándolos. Será que siempre tengo en mente el "por si acaso"..

    Me gusta ver bizcochos como tu queque que se ven erguidos, con cuerpo, con personalidad. La miguita esponjosa y la corteza crujientita. Desde luego que a tu familia/amigos se les ve super contentos degustándolo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Adoro los queques, en Chile le decimos igual, que lindo!
    Siempre tengo algún queque congelado y en trozos, me gusta más que una torta llena de crema.
    Los de cítricos son mis preferidos, se ve delicioso el tuyo, así lo dicen las caras de los catadores!, que buenas fotos y desde luego la del bizcocho preciosa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Lo de la corteza crujiente me ha llegado al alma. Hay que probarlo que quiero tener la misma cara de felicidad de tus catadores, jejeje.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola!!! ¡qué entrada tan bonita... con la foto de los tuyos disfrutando de tu "queque", que por cierto tiene una pinta estupenda. En mi tierra, Galicia, se le llama "queique", especialmente las personas mayores lo llaman así, así que las recetas de los bizcochos de mi abuela, para mí siempre serán "queiques"... Acabo de descubrir tu blog, sigo echando un vistazo y me quedo como seguidora.

    Un saludo,
    Marta ("Sweet & Home la Vida es Dulce")

    ResponderEliminar
  27. Un bizcocho muy interesante que no me quedaré con las ganas de probar, solo con ver la cara que ponen tus amigos, ya imagino lo rico que debe estar. Buen finde.

    ResponderEliminar
  28. Me parece un bizcocho fantástico, no he de tardar en hacerlo. Te he conocido a través de una tía fantástica que tienes en Galicia y que, felizmente, veranea en la aldea de mis suegros, habla maravillas de ti, de tu cocina y de tu "probador" oficial, muy feliz a juzgar por las fotos!!! Me queda mucho por bucear en tu blog, pero promete y mucho. Un abrazo desde el pirineo de Huesca!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.