Pan de molde con malta y semillas

Por si en su momento no pudieron, les muestro el video del programa MasterChef en el que los concursantes tuvieron que enfrentarse al reto de realizar una receta con Burgo de Arias. Estos quesitos suaves y deliciosos tienen muchas posibilidades, tal y como pueden ver en mi sanwich de queso Bugo de Arias con manzana y mostaza y en las numerosas recetas que pueden hallar en Facebook

Hacía tiempo que no subía un pan al blog y no porque no esté haciendo pan, que lo hago a menudo, sino simplemente porque los panes que he estado haciendo son sencillos o ya he subido sus recetas al blog. Así pues, evito repetirme. No obstante, este pan de molde con malta y semillas puede tener interés para quienes somos panarras.

¿Y te preguntarás qué tiene de especial este pan...? Primero que nada, es un pan de los buenos con cuerpo de pan de molde y hecho en relativamente poco tiempo. Segundo, es un pan de sabor fino, pero "malteado", por lo que tiene cierto aire de "integral". Tercero, su duración en buen estado es de unos 3 días; luego, endurece un poco, pero nada que la tostadora no solucione. En cuarto lugar, la masa se mete en el horno sin precalentar. Por último, la miga consistente, pero muy tierna y la corteza muy agradable de comer.
INGREDIENTES:
- 500 g de harina de fuerza
- 25 g de germen de trigo
- 1 cucharada sopera (rasa) de malta tostada
- 300 ml de agua a temperatura ambiente
- 6 g de levadura seca
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
- 6 g de sal marina fina
- pipas de girasol

ELABORACIÓN:

1º) Mezclar el agua con la levadura y dejar que ésta actúe 5-6 minutos. Incorporar la malta en el último momento y batir para mezclar bien.
2º) Mezclar la harina, la sal, el aceite y el agua con la levadura. Mezclar hasta homogeneizar los ingredientes y amasar unos 5 minutos. Dejar reposar la masa tapada con un paño húmedo durante unos 7-8 minutos para que genere el gluten y se vuelva lisa y elástica. Volver a amasar otros 5 minutos. 
3º) Echar las semillas de girasol sobre la superficie de trabajo y rebozar la masa con ellas, dándole la forma alargada típica del pan de molde. 
4º) Con cuidado, coger la masa y meterla en un molde alargado y, a ser posible, desmoldable. Taparla con un paño húmedo y dejarla levar en un sitio cálido y seco hasta que alcance algo más del doble de su volumen. En mi caso, en 75 minutos la masa estaba perfecta para meter al horno.
5º) Meter la masa en el horno sin precalentar. La temperatura que marcaremos será de 200ºC con calor arriba y abajo y el tiempo, 35-40 minutos. A los 20 minutos, bajar a 190ºC. Cuando llevemos 25 minutos y el pan tenga un tono dorado clarito, conectar el ventilador hasta que termine de hornearse.
6º) Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. 
7º) Guardar el pan envolviéndolo en un paño de algodón o lino. 

Etiquetas: