martes, 11 de junio de 2013

Crema de brécol con aceite de guindilla

Hacía tiempo que no pasaba la mañana de un martes en casa. La verdad es que sienta bien, aunque la razón de haberme quedado resguardada sea la de estar, otra vez, con la garganta tocada. Es un fastidio, porque es como tener un papel de lija dentro del cuello y me duele mucho al hablar, al toser, al tragar... Es mi punto flaco; mi kryptonita particular. Pero, tengo un antídoto estupendo y delicioso para estos días en que lo único que apetece es estar recostada en el sofá, con libros amontonados por doquier, la tablet, por un lado, la cámara de fotos por otro... Una fabulosa crema de brécol con aceite de guindilla. Placer de dioses.
Es una crema sencilla, con mucho sabor y el toque especial de un buen aceite de oliva virgen extra con su guindillita. Sí... Es evidente que me apasiona el picantillo. Es la alegría de la vida, creo yo.

Si te gusta el brécol, tienes que probar esta delicia. No obstante, si eres enemigo de esta verdura verdísima y preciosa, ni te molestes en hacerla, porque sabe mucho a brécol, aunque la leche y el caldo de pollo suavizan mucho su sabor. Marc no es muy amigo del brécol y, sin embargo, disfruta con esta clase de cremitas calentitas y sabrosas.

16 comentarios :

  1. Deliciosa Laura, no me extraña que Marc le encanté, la crema debe de ser suavísima y con un toque original. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Laube preciosa, la verdad es que vine por la receta de las papas (ahora caen) y me encuentro con otro recetón, que agilidad para publicar!
    Yo adoro todo lo que sea verduras, por lo tanto la haré, hoy compré brócolis y calabacines y miré el brecol pero no lo traje, te cuento que jamás lo he probado, pero seguro me gusta, como todo lo verde :).
    Ya te cuento, soy la más fiel conejillo de indias, jejej.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy Lauri tengo que ampliar mi abanico de verduras...despues de iniciarme con las setas, creo que debo probar esta verdura de la que tan buenas propiedades se habla..no se a que sabe...pero todo es probar...jajaja!!!!y cuidado con esa guindilla que no sientan tan bien para tu garganta hija mia!!!

    ResponderEliminar
  4. Aquí con el calor ya no apetecen mucho este tipo de platos pero me apunto la receta para más adelante porque me ha encantado!

    ResponderEliminar
  5. Riquísima debe estar, Tengo que probarla. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me encantan la cremas y esta no la he probado nunca, nada más verla ya tengo ganas de hacerla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ese toque de la guindilla le va perfecta a la rica crema!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  8. me encantan las cremas y esta que has hecho es una de mis favoritas.
    un saludo

    ResponderEliminar
  9. Una crema muy rica..seguro que me gusta!! Espero que mejore tu garganta Laura!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Primero que nada desearte que te mejores muy rápido.
    Y luego decirte que me llevo tu receta... en casa gustan este tipo de cremas un montón.
    Me he paseado por tu blog y he visto muchas cosas que me gustan, así que por aquí me quedo con tu permiso
    Te invito a que te pases por el mio
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, hacía tiempo que no me paseaba por aquí por estar ocupada, y qué ganas tenía de volver. ¡Vaya cambio ha dado el blog! Me gusta este 'nuevo look', pero sobre todo me gusta que sigues en tu línea de recetas sanas y deliciosas.
    Espero que te recuperes pronto.
    Un beso y gracias por tus aportaciones

    ResponderEliminar
  12. La crema de brécol me gusta mucho, es de estas cosas que a casa bocado notas que te está sentando fenomeal, ¿verdad?
    En casa no falta en invierno, ahora ya no tenemos brécol :o)
    Espero que la garganta te deje un poco de tranquilidad y me vuelvo a mis cajas para la mudanza jejeje
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  13. Pues si que es original con ese sabor, yo aún como cremas menos calientes pero las como. Bss

    ResponderEliminar
  14. Laura, espero que ya estes mas recuperada... nena... cuidate y, sobretodo, dejate cuidar ;-)
    Aqui se ha acabado la temporada de brecol, una verdura que nos acompaña durante todo el invierno en casa... Nos encanta!!! Y ese toque de guindilla debe venirle que ni pintado... mmmmm
    Un besote!

    ResponderEliminar
  15. Me fascinan los aceites aromáticos y si es con ese toque picante mi Lau, mucho más! Que delicia y que ganas de compartir mesa contigo y esta crema maravillosa!

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  16. Laura, yo soy una de esas a quienes les gusta el brécol, y por suerte, mi familia también me acompaña, así ... ¿tú crees que puede gustarnos esta cremita? Yo hago una que coincide en algunos puntos con la tuya, pero el toque de tus especias y de ese aceite a la guindilla le da su punto, que no tiene nada que ver con la mía, que queda muy suavecita.

    No sé si realmente curará tus problemas de garganta, pero entre la crema, los libros, la tablet y la cámara, no queda lugar a la duda de que disfrutar, disfrutas.

    Feliz finde!!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.