Comer en... Restaurante De Enyesque, Arucas

Los posts de esta sección "Comer en..." no están realizados a petición de nadie, ni son remunerados o compensados de ninguna manera. Los realizo porque quiero. Pago la cuenta del restaurante como cualquier otro cliente y nadie me alecciona sobre lo que debo escribir. Para que quede constancia...

Seguimos con la sección de "mi opinión personal" sobre locales de comidas. Hoy les traigo De Enyesque, un restaurante que se encuentra dentro de la Ciudad de Arucas, al norte de Gran Canaria, en la calle Juan de Bethencourt, 38. Informar a quien no lo sepa que hay otro De Enyesque en Las Palmas de Gran Canaria, en la esquina entre las calles Portugal y Churruca, en el Paseo de Las Canteras. Ambos restaurantes pertenecen al renombrado Restaurante Grill Casa Brito, en Visvique, Arucas.
Llegamos sobre las 21:30 horas al restaurante que aún estaba poco concurrido, cosa que me gustó mucho, pues no soporto esperar para comer. Cuando tengo hambre, me fastidia tener que quedarme de pie o sentarme en la barra, mirando cualquier movimiento de otros comensales. Detesto que me miren a mí cuando estoy comiendo y no me gusta hacerlo a otras personas. Nada más entrar, un amable camarero nos condujo a una mesa para dos. Nos sentamos y pedimos.

Aunque el local tiene una oferta de vinos adecuada, preferimos un par de cervezas frescas. Tomaron nota de nuestra comanda de manera ágil y profesional y no tardaron más de 6-7 minutos en traernos el primero de los platos. 

Los chipirones con toque de mojo verde estaban deliciosos. Hechos en su punto justo para que estén tiernísimos, pero con sabor a haber sido cocinados a la plancha. Eran 6 chipirones, aunque me hubiera comido un par de ellos más. El camarero retiró el plato sin pedir permiso y ni Marc ni yo habíamos rebañado el mojo verde. Me dio un poco de rabia, la verdad... Me pareció poco profesional y daba impresión de que había prisa. No me gustó.

Las chistorras a la cazuela me sorprendieron. Normalmente, cuando las pedimos en otros sitios, sirven 4 ó 5 casi sin acompañamiento, con unas papas fritas o con panaderas. En este caso, era un rehogado realmente sabroso y abundante de chistorras en trozos de a bocado, con un salteado muy rico de verduras (pimientos, cebolla, berenjena, algunas papas...) y con un poco (poquito, sólo lo justo para que la mezcla fuera jugosa) de salsa de tomate natural. El plato era bastante grande y, personalmente, me quedé satisfecha; llena diría yo. 

Por último, nos trajeron un sustancial plato de carne de cochino (aquí llamamos carne cochino a los platos de tacos de cerdo fritos) con un montonazo de papas fritas. Fue ver el plato y saber que nos habíamos equivocado al pedir 3 platos. Con los 2 primeros hubiéramos quedado servidos... Los taquitos de cerdo fritos estaban al punto de sal y el sabor a ajito era el perfecto. Estaban maravillosamente tiernos. Comentar que este plato suelen servirlo en muchos otros sitios excesivamente aceitoso y en De Enyesque observé un plato limpio, a pesar de ser un plato de cerdo frito, que no suele ser estéticamente bonito.

Terminamos con 2 cafés expresos muy bien preparados, cortitos y con una preciosa crema marrón. Así se cierra bien una buena comida. Y la cuenta ascendió a 33,73€, Igic incluido. No es barato, pero la calidad y lo abundante de los platos creo que lo valen. Es obvio que es un hermano más humilde de Casa Brito, pero de buena calidad igualmente.
Comentarles que estuve observando el resto de los platos que salían de la cocina. Las ensaladas de cogollos eran una maravilla: grandes y llenas de color. Los platos de salteados de verduras eran unas montañitas de crujientes vegetales perfectamente distribuidos. Vi salir un solomillo que me pareció de lo más apetecible y algún plato de pescado que me gustó mucho cómo estaba presentado. 

Sólo una apreciación referente a los precios de la carta... En ésta, el Igic (el equivalente con otro porcentaje impositivo de lo que el Iva es en la Península) estaba incluido. Sin embargo, en la cuenta desglosan la base imponible del Igic, por lo que, a primera vista, no nos cuadraban los precios de los platos. Un poco lioso, pero la sumatoria fue correcta.

En resumen, De Enyesque es un restaurante que rezuma buena materia prima, presentada de manera moderna y agradable y en cantidades más que aceptables, con un servicio bastante profesional (no completa por aquello de la retirada del plato antes de rebañarlo). 

Seguro que volveremos. Quizás probemos a ir al que se encuentra en la zona de Las Canteras... Y más pronto que tarde. 

Por último, y como la noche estaba estupenda e invitaba a pasear, les dejo con unas fotos nocturnas de Arucas y su casco histórico. 

Etiquetas: ,