Bocados de pera y jengibre

Cuando vives en una isla abrupta como es Gran Canaria, debes asumir que los señores meteorólogos no suelen atinar el tiempo que va a hacer... ¡en cada uno de sus rincones! Y es que, aunque digan y redigan que estamos en alerta naranja por temperaturas elevadísimas, éstas son altas en las medianías y sur de la Isla; pero, en la cornisa norte, estamos estupendamente. ¡Qué suerte disfrutar de los vientos alisios y de la bendita panza de burro! Hasta me permito el lujo de encender el horno para preparar estos riquísimos bocaditos.
Sí, sí... Puedes llamarlos magdalenas o muffins. Pero como son chiquitines y no tienen los clásicos copetes de las magdalenas, pues yo he preferido llamarlos "bocados" y están para cerrar los ojos y levitar. Son de textura húmeda, casi como un cake en miniatura, y su sabor a pera es suave, pero con carácter por el toque de jengibre fresco. Y, por lo que he visto por la red, hay más personas interesadas en esta combinación pera-jengibre, como en este ejemplo que he encontrado en el blog Dulces bocaditos.
¿Han visto qué cucada de dulcito? Es fácil, es ligero, es sano y está buenísimo, así que, aunque seas como yo, perezos@ para ponerte manos a la masa con pasteles y recetas dulces, prueba y haz una buena tanda de estos bocaditos. 
Con las cantidades que he señalado en la receta puedes hacer 18-20 bocaditos. Los metes en un tarro hermético o en una lata y, si puedes resistirte, estos dulcitos te darán para unas cuantas meriendas.
Las peras que yo he empleado son de la finca de mis padres, así que imaginen el gusto tan estupendo que han dado a estos minipastelitos. La verdad es que soy incapaz de reconocer la variedad, pero es una pera de carne prieta, casi como las perillas de San Juan, pero es algo más grande y de pulpa más prieta. Además, su textura no tiene ese granillo tan grueso de algunas otras variedades. En cualquier caso, utiliza la pera que más te guste o la que tengas en tu frutero. Lo ideal es que no sea demasiado acuosa, pero tampoco pasa nada porque lo sea.
Yo he utilizado moldes de Pyrex, unos ondulados y más estrechos y otros lisos y más típicos de magdalenas que amablemente me ha regalado esta marca para que los pruebe. Y son geniales, la verdad...

Etiquetas: ,