Ensalada veraniega de quinoa

¡Cuántas ganas tenía de traerles una receta con la quinúa o quinoa! ¿La han probado? ¿Conocen las extraordinarias propiedades de este pequeño grano que nos viene de América del Sur? 
La quinúa, que es como la llaman en Bolivia y en Perú, sus principales productores y consumidores, es un pseudocereal de impresionantes propiedades. Digo que es un pseudocereal, porque no es realmente un cereal, sino la semilla de una planta de la misma familia que las acelgas o las espinacas. Y, además, es una planta preciosa. A diferencia de los granos (cereales y legumbres), la quinoa es uno de los pocos alimentos vegetales que contiene todos los aminoácidos esenciales para la formación de nuevas proteínas. Es decir que la quinoa posee proteínas de alto valor biológico. Es un super alimento que durante siglos ayudó a la población del Altiplano Andino (Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Argentina) a sobrevivir. Hasta que los conquistadores españoles decidieron que cultivar la papa (patata) o el millo (maíz) era más productivo e interesante. En fin... Sin comentarios.
No voy a entrar a relatarles las innumerables propiedades de esta maravillosa planta, como que es un alimento apto para todo el mundo, incluso para los diabéticos o quienes tienen intolerancia a los hidratos de carbono, dado que sus carbohidratos son de lenta absorción. Además, ayuda en el tratamiento del colesterol malo, de la hipertensión o de las enfermedades vasculares. Y como estamos con la bobería de hacer dieta para que nos quede mejor el bikini, comentarles que la quinoa es muy saciante, por lo que es muy recomendable en las dietas para el control del peso

En vez de contarles una a una las cualidades de este "cereal madre", como le llamaban los incas, prefiero hacerles leer un poquito, que siempre viene bien, y poner a su alcance un buen montón de estupendas webs como todas las que hay enlazadas en este post. ¡No dejen de leerlas! No obstante, quiero destacar esta web por una idea que me ha parecido importante reseñar expresamente. Bolivia no da abasto para cubrir las necesidades que tienen sus nacionales de este grano o pseudocereal. ¿Saben por qué? Porque se ha puesto de moda y es más rentable para quienes lo producen exportarlo a Europa, por ejemplo, que permitir a los bolivianos que sigan comiéndolo como siempre han venido haciéndolo. Y para dar el último bofetón, les han subido los precios de modo que una gran parte de la población no puede acceder a comer su quinúa. ¡Qué injusto! Me he planteado dejar de comprarla. ¿A alguien se le ocurre o ha escuchado alguna otra posibilidad? ¡Qué asco de mundo! Pan para hoy y hambre para mañana.
Para quienes arruguen la nariz cada vez que oyen hablar de cosas "nuevas", decirles que se parece mucho al arroz, tanto en su preparación como en su textura. Personalmente encuentro la quinoa muy agradable al paladar, especialmente en platos fríos. Pero he leído que en Bolivia o Perú la comen hasta en forma de dulces. ¡Y con chocolate! No puedo perderme esa delicatessen. ¡Voy a tener que probarla con ese oscuro manjar!

Abran sus mentes y no piensen mirándose el ombligo. El mundo es muy grande y delicias las hay por todas partes. Hoy han visto la quinúa... Pero hay mucho más allende los mares. ¡Palabrita de Sano y de rechupete!


Etiquetas: , ,