Fideuá con habas y costilla de cerdo

Una sencilla y deliciosa comida de domingo para poder disfrutar del buen tiempo, de la familia, de los amigos. Un ejemplo de que, a menudo, menos es más. 
Cuando nos reunimos algunos amigos para comer surgen ciertas discrepancias sobre si "arroz o fideos" y es que a algunos no les gusta el arroz y otros no pueden comer pasta. A mí me gustan ambas opciones, pero la fideuá con costilla... ¡Alucinante!

Además, esta receta es de ésas a las que yo llamo platos para compartir, porque se hacen pensando en que la comerán muchas personas y porque se disfruta en una mesa llena de gente, incluso directamente del caldero y con una cuchara, o, ahora que gozamos de una maravilloso y soleado tiempo, de pie al aire libre. Los platos para compartir como esta fideuá son platos con alma. Si preparan recetas similares me entenderán y, si no, ya pueden estar intentándolo.

Dispongan una mesa grande con ensaladas de pimientos de colores cortados en tiras y cebolla roja aliñadas con el mejor aceite de oliva virgen extra que tengan en casa, un poquito de buen vinagre de jerez y sal gruesa. Llenen fuentes con fruta de temporada, jarras de agua fresca y de vino y repartan pan del bueno para que sus comensales puedan empujar los fideos con él. ¡Y rebañar!
Es una receta sin complicaciones, pero siempre efectiva y festiva. Si eres de las personas que no logran encontrarle el punto al arroz, esta fideuá te lanzará al estrellato. ¡Palabrita!
Sano y de rechupete...

Etiquetas: ,