lunes, 5 de agosto de 2013

Natillas de chocolate con mermelada de albaricoque

Agosto... Es un mes perezoso, al menos para mí y pocas cosas me apetecen más que tumbarme bajo una sombrilla, cerrar los ojos y no hacer nada o dedicarme a la pura vida contemplativa. Se puede decir que me pongo en stand-by o, como me gusta más decir, voy al ralentí.
Ya he empezado nuevamente a trabajar, pero voy a un ritmo tipo oruga al que podría acostumbrarme. Si me lo pudiese permitir; que no es así. El día que pueda... Intento aumentar las revoluciones (prometo que lo intento), pero me vienen a la cabeza maravillosas imágenes... ¡Y una no es de piedra!
Pero bueno, las cosas, por ahora, son como son y no como yo quisiera. Pero siempre nos quedará... Menorca. 

La cuestión, que desvarío, es que en este mes de pausas y paseos vespertinos apetece poco cocinar, pero comer hay que comer... ¡Y también hay tiempo para golosinear! Siempre tendremos hueco para comer un buen postre casero, como estas deliciosas natillas de chocolate con mermelada de albaricoque.
Las natillas son un sabroso y nutritivo postre tradicional que todos y cada uno de nosotros hemos degustado en nuestros hogares de la infancia. ¿O no...? Yo tengo que reconocer que mi madre las preparaba muy ricas, pero mi abuela... Las natillas de mi abuela eran de otro mundo y a mí me gustaba rebañar con una cuchara los restos aún calientes que quedaban en el caldero. ¡Qué buenísimas estaban! Conservo ese recuerdo en las papilas gustativas, pero, sobre todo en la memoria olfativa. Tengo muchos recuerdos olfativos, como los del yogur casero que hacía mi madre en una yogurtera. ¡Qué aroma más maravilloso! ¿Y tú...? ¿Tienes recuerdos gustativos u olfativos de tu infancia relacionados con la comida? ¿Me los cuentas?
Y las natillas son muy fáciles de hacer... Entonces, ¿por qué se venden tanto las envasadas en los supermercados? ¿Supone tanto tiempo y esfuerzo hacerlas? ¿No podemos emplear 20 minutos en preparar un buen postre a nuestra familia?
- Una vez que añadimos los huevos a la leche, ésta no debe hervir, pues, en ese caso, se "cortaría" y obtendríamos unas natillas grumosas. 
- A nosotros, en casa, nos encanta la costra que se forma en la parte superior de las natillas al enfriarse. Sin embargo, si no te gusta, puedes evitarlo colocando film plástico directamente en contacto con la crema en caliente y hasta que se enfríe. De esta manera no se forma esa telilla láctea o costra.
Y éste es el fin de unas buenas natillas caseras...

16 comentarios :

  1. Qué delicia y qué fotos tan fabulosas! En mi casa no se hacían natillas, lo más parecido, la crema catalana y muy de vez en cuando.
    Recuerdos de mi infancia.... los macarrones gratinados de mi abuela, sus croquetas de pollo, los huevos primavera, y, como no el yogur casero y la coca de cerezas.
    seguro que me descuido alguno pero, jejeje.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón, si hay que cocinar, que sean cosas ricas. Bss.

    ResponderEliminar
  3. yo quiero y no puedooooo!!! q toy a dieta y esto esta muy ricooooo

    ResponderEliminar
  4. Unas buenas natillas siempre merecen una publicación, aunque sea a velocidad de oruga jejeje. Menuda pinta Laura, menuda pintaaa

    ResponderEliminar
  5. Wowowww!!! Qué maravilla, no se me habría ocurrido ponerle mermelada de albaricoque, y eso que mi tarta favorita es la Sacher, me copio la idea, wapa!! ¿Alguna idea más para tunear tartas de chocolate?
    Besosososoos y a descansar!!!

    ResponderEliminar
  6. Unas natillas muy diferentes, tienen pinta de estar deliciosas, aún hechas en versión oruga ;)
    Llegaba a casa de mi abuela y nada mas abrir la puerta me recibía con un enorme achuchón y un agradable olor a cocido del bueno... Ambas cosas son imborrables.
    Un bsot

    ResponderEliminar
  7. ¡Oh, qué tentedoras! Con lo chocolatera que soy y lo cremosas que se ven, me está entrando antojo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  8. Es un postre muuuuy rico. Cuando pequeña mi mami solo la preparaba de vainilla, pero ahora yo las preparo de chocolate para mis niñas. Con esta calor las dejo en el refrigerador hasta que estén bien fría la natilla. Tu combinación con mermelada de albaricoque se ve rico. Disfruta de tu tiempo al ralentí.

    ResponderEliminar
  9. se me esta haciendo la boca agua con solo mirarlas!!!! tienen una pinta maravillosa!!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Ay Laura, tengo muchos recuerdos de esos que tu dices!, pero así, a bote pronto, recuerdo unas patatas con habas que nos hizo un tío mío en una ocasión. Habas con sus vainas, eran de nuestra huerta y estaban tan tiernas...¡qué ricas!

    Y sí, es una lástima que la gente no haga sus cosas, pero es que llevan tantos años engañándonos y haciéndonos creer que tenemos que comprar las cosas hechas para disfrutar, cuando en realidad como más se disfruta es haciéndo y comiendo después lo que nosotros mismos hemos sido capaces de preparar, y que siempre será mucho más rico y sano que cualquier cosa que compremos.
    Me apunto tu receta, porque nunca he hecho natillas de chocolate, ¡y ya va siendo hora!
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  11. Para mi este postre no tiene nada de tradicional, que es tuneado?. Bueno, me parece ideal para hacerlo porque el charrúa adora los postres cremosos de chocolate, con la mermelada super rico.
    Yo estoy Stand-by desde comienzos de Julio, el calor definitvamente me mata y no me dan ganas de nada, cero motivación.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Siempre nos quedaran esos lugares bellos dónde uno ha sido feliz...El verano me gusta,pero el calor me supera y hace que tenga ganas de que se acabe,pero no quiero :((...no podría haber una estación con clima medio?,primavera eran las de antes que nos permitían disfruta de una feliz estación,ahora todo es extremo grrrr...
    A mi dame postres de choco y ya estoy más que contenta y con esas filigrana de choco más aún.
    Ponte a resguardo y disfruta el verano Laura jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Mmmmm qué ricaaaas! Mi madre hacía natillas, pero de chocolate nunca, aunque no me quejo ya que las clásicas me pirran :). Pero jo, qué buena pinta tienen, con la mermelada de albaricoque me tienes ganada! Tengo que probar yo esta combinación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Laura.
    No he probado a hacer natillas todavía pero lo haré. Creo que lo casero siempre es mucho más sano y rico. Además, no se tarda nada. Con esa mermelada, tiene que estar par chuparse los dedos.
    De recuerdos olfativos de mi infancia, muchos, pero el que más me gusta es el de asar pimientos rojos. Me transporta a la cocina de mi abuela cuando ella los hacía para nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Así tienen que terminar unas buenas natillas, sin miga en los potecitos jejeje
    Cuántos recuerdos en la cocina de niña, ya sea el olor de las mermeladas cociéndose en casa de mis abuelos, de la paella a la brasa de mis padres, de los canalons de Sant Esteve de mi tía, de las garrapinyades de mi tía Rosita o el aroma increíble de las lechugas todavía amarradas en la tierra en el huerto de mi abuelo... Y podría seguir así mucho más jejeje
    Pues a disfrutar de este mes de agosto que aun que se esté trabajando el ritmo es distinto y ya llegarán las prisas con setiembre...
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  16. hola Laube estas natillas se ven delicioas
    m gusta tu blog x todo su contenido m kedo x aki
    besoss

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.