domingo, 24 de noviembre de 2013

Medallones de solomillo de cerdo con mermelada de higos

Hay personas que, sin conocerlas en carne y hueso, se convierten en amigas en un santiamén. ¿Por qué...? Normalmente por afinidad, pero seguramente porque el feeling, al igual que las ondas, también viaja en la distancia. Se siente. Lo sabes. Tienes la certeza de que hay algún nexo especial que hace que determinadas personas te resulten más cercanas que otras que, incluso, conoces en vivo y en directo desde hace años. Personalmente creo que es la gran virtud de Internet (con mayúscula). Te pone en contacto con personas que de ninguna otra manera podrías haber conocido. Grande la Red... ¡Enorme!

Pero, estar conectada al mundo y, sobre todo, a otras personas all over the world, te hace estar firme sobre el suelo e incluso ir con pies de plomo. Porque, a la par que conoces gente maravillosa, aparecen seres ruines y mezquinos que, tras el anonimato, pretenden herir. Personas pequeñas y grises que se disfrazan, en ocasiones, de anónimo para hacer preguntas retóricas a modo de trampas que te dejen en evidencia. ¡Ayyyyy, pobrecitos! No creo que esas personas malas del mundo empleen un segundo de su tiempo en leerme; o quizás, sí. Si lo hicieran, les anticipo, por si no lo hubiesen adivinado ya, que tengo la piel dura y, si me equivoco u olvido algún ingrediente de mis recetas sin pretensiones, no temo reconocerlo y hasta me río de ello. Pero... ¿y tú? ¿Puedes decir lo mismo?
En casa adoramos las salsas con toques agridulces o las descaradamente dulces, especialmente con las carnes. Cuando preparo mis mermeladas de higos caseras, siempre pienso en acompañarlas de una buena carne, especialmente de cerdo y ésta que les muestro es una de mis recetas favoritas con carne. Además, prometí a Gisele que le enseñaría este plato, sobre todo porque ella tuvo la gentileza de hacer un magnífico post a propósito de una de mis mermeladas de higos. ¡Menudas fotazos hizo con su equipo! No se queden sin verlas, porque dejan con la boca abierta. Gisele, va por ti... ¡Un abrazo fuerte en este duro momento!
Foto tomada por Gisele&compañía de una de mis mermeladas de higos. Extraordinarias y muy sugerentes. ¡No se las pierdan!
Disfruten de este domingo... Sean todo lo felices que puedan. 

33 comentarios :

  1. Mi niña, tu si que eres GRANDE y desprendes tanta luz que siempre es un placer estar en contacto contigo. No hagas caso (que ya se que no lo haces) a quién te quiera herir, no merece la pena!!
    Yo tampoco temo reconocer mis equivocaciones, que las tengo muy a menudo, porque siempre voy con prisas...y suelo reírme de ellas, jejeje

    Tu receta es un recetón, y me parece apropiada para los días de fiesta que están por llegar. Así que tomo nota.
    Gracias por compartirla...ahora me voy a ser feliz un rato, jejeje.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Ay Laura, a ver cuando me invitas a comer a tu casa que todo lo haces rico!! Menuda pinta. :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando veo recetas de higos siempre guardo el link para una de mis amigas, excelente cocinera ella, a la que le encantan estas combinaciones (y a mi también). Es una receta excelente que sumo desde ahora mismo a mi extensa lista de solomillo con todo tipo de productos, porque es una carne que me encanta.
    Has abierto la Caja de Pandora, o la de los truenos, que no sé muy bien como llamarlo, con el comentario sobre las buenas y las malas intenciones en la red, tan sutiles a veces que si tienes por un casual la valentía de contarlo te puedes llevar el más mayúsculos de los chascos.
    Estoy de acuerdo contigo en lo del feeling, y en todo lo demás, por supuestísimoooo, jeje!..
    Abrazote!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta receta, también me gustan las combinaciones agridulces y esta tiene una pinta impresionante y con mermelada de higos, mmmmmmm!!! lo que yo digo... para chuparse los dedos ;-) besosss!!!

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con la empatía y con tu solomillo, frente a esa penuria que se extiende sin dar a penas tregua a veces hay que hacer un esfuerzo por quedarse con lo bueno. Merece la pena, a tu salud!

    ResponderEliminar
  6. Hola Laura....precisamente ese sentimiento de ser amig@ de alguien sin conocerlo fisicamente me paso contigo...y por supuesto no me equivoque...eres buena persona...se te nota en como escribes(para l@s que no te conozcan)pero en la realidad fisica de esos cafelillos en Arucas...esos comitrajes en Santa Brigida y demas quedadas y encuentros que hemos tenido me he encontrado con una persona ABSOLUTAMENTE ADORABLE...Ni voy a gastar un segundo en referirme a esas personas que bien por la red bien en fisico(y que se pongan delante mio y/o de Marc)intenten siquiera tocar un pelo de tu buena obra....juuuuuuuummmm!!!!!!....nos vemos en la cena de Navidad,ok (me temo va a ser apoteosica...jajaja!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un sol, Iván, mi niño... Y, por cierto, esos cafelillos en Arucas, deliciosos.

      Eliminar
  7. Laura, no sé que te habrá pasado, pero supongo que será lo que a todos, que nos llegan correos o comentarios en los que se pasan totalmente, intentado herirnos... en fin, que, cómo tú dices no tienes problemas en reconocer cuándo te equivocas, pero esas personas ni siquiera son capaces de dar la cara, se esconden tras un "anónimo", con eso queda reflejados cómo son ¿no? . Este plato con mermelada, con ese toque agridulce que nos gusta tanto en mi casa, es estupendo para estas fiestas. BS

    ResponderEliminar
  8. Yo formo parte de esa gente afortunada que gracias a la red a conocido gente maravillosa. Entre ellos te encuentras tú y hoy en día forman parte (tu marido también) de nuestro corazón, (del de Fernando y del mío). El resto de gente que actúa como tú dices me da lástima porque puedo ver sus necesidades, las que les empujan a actuar de esa manera.
    De las deliciosas mermeladas que preparas puedo dar fe. ¡Te quedan buenísimas! Y este solomillo de cerdo debe ser un escándalo al combinarlo con la mermelada de higos. Lo mismo te rapto para que me lo prepares un día de estos.
    Te mando mi cariño y deseosa estoy de verlos ya para lo que sabes.
    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar
  9. Ohh Laube, solo leer el título y ya babeo, jajaj
    Bss

    ResponderEliminar
  10. En el mundo, sea virtual o real, hay de todo y para todos así que mejor quedarse con lo bueno y pasar del resto. Al igual que a ustedes, nos encantan las salsas con un toque dulzón así que me llevo esta receta porque la combinación de sabores me encanta.
    Un besito guapísima y a ver cuándo nos vemos.

    ResponderEliminar
  11. Afirmo tus palabras para lo bueno y para lo malo;yo tengo un anónimo que me machaca a preguntas, de momento es educado así que nos vamos llevando bien.
    Para mi las salsas agridulces son perfectas para las carnes y también abuso de ellas;tu receta en mi casa sería un éxito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa!!! Mis abuelas decian eso de a palabras necias oídos sordos...el mejor desprecio es no hacer aprecio...o a cada cerdo le llega su san martín...pues eso, cuanta razón!!!
    Por otro lado...yo compro mermelada de higos a menudo y me encanta con postres y platos salados. Esto ha de estar muuu rico!!!
    Besikos

    ResponderEliminar
  13. Es verdad que hay personas con las que se conecta al instante, he conocido pocas en mi vida pero las guardo como un tesoro :), y en la red también se conecta con alguna gente mejor que con otra, sin saberse muy bien por qué! :).

    Pintaza de plato, y eso que no como cerdo, pero yo estoy con vosotros en dar toques dulces a las carnes. Mis padres siempre sirven el pollo asado con mermeladas caseras, es algo que hemos heredado de la parte suiza de la familia ^_^.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Tienes toda la razón Heva, es muy curioso la de vínculos que puedes establecer a través del mundo online... El plato es de 10, tanto la carne como la mermelada tienen una pinta deliciosa! Besos

    ResponderEliminar
  15. A mi también me encanta acompañar las carnes con algo dulce, o agridulce. Y especialmente al cerdo le va bien ese tipo de acompañamiento, porque lo hace más sabroso. Me han entrado ganas de un solomillito, que hace mucho que no lo como ;), el tuyo se ve riquísimo.
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  16. No sé que te ha pasado querida, pero a los comentarios mal intencionados ni caso, figurate si una le va a estar haciendo caso a tonteras mala leche.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, creo que el internet, depende de como se use o se mire, puede ser una herramienta muy amable y práctica. Yo he conocido gente maravillosa, que si no fuera por la red, habría sido imposible de llegar a conocerla, no solo hablo de gente que he llegado a ver en persona, también de las muchas, como tú, que sin estar de frente siento que fluye feeling, mucha onda y la verdad me encanta, hasta me parece increíble que a través de una pantalla se puedan captar buenas o malas vibras con las personas.
    La receta estupenda como siempre, yo creo que el toque dulce es siempre bueno en carnes, pero en casa eso ni pensarlo, por eso los chutney me los termino comiendo solita.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  17. Concuerdo contigo en que en la red se conoce gente fantástica y también gente cruel, pero esos últimos no merecen ni un segundo de nuestra parte.

    La receta me ha gustado mucho, otoñal, sabrosa y de un resultado estupendo.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Totalmente de acuerdo contigo, Laura. La vida nos pone de frente a personas que no nos llegan, y sin embargo nos lleva a la distancia a otras personas a quienes nos gustaría tener mucho más cerca. Y esas personas pueden ser tanto amigos como familiares. Por fortuna, las amistades son las únicas personas que podemos elegir para que se queden con nosotros, así que aprovechémosnos.

    Pero la vida es agridulce, tanto como la salsa de este corderito que nos traes hoy. Debe ser que nos educa para que no siempre vivamos en una nube de algodón y que pisemos tierra y su realidad. Pero lo que sí ha de ser una realidad es lo deliciosa que ha de estar tu receta. Tratándose de cordero, las frutas le van muy bien. Y si se trata de un tipo de cordero de sabor algo fuerte, porque los hay, ese dulzor de la fruta no puede venirle mejor :)

    Besos y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  19. Querida, Laurita, cuánto tiempo sin venir por aquí, bueno... y por ningún sitio... Me alegra volver por tu cocina y leerte.. Hay tan poco tiempo para todo, que mejor, muchisisisisiisimo mejor dedicárselo a quienes percibimos como afines, los demás... sencillamente ni existen..
    Me encanta tu receta, la combinación de carnes con mermeladas o frutas son de mis preferidas y ese solomillo con esa mermelada de higos me parece sublime, te felicito.
    un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  20. Mi Lau, la vida siempre nos trae sorpresas, que a distancia o en cercanía, nos hacen nutrirnos y nutrir el alma de quienes nos encontramos por el camino. Gente con bajo espíritu como dice mi Abuelo, siempre habrá, pero afortunadamente siempre hay casualidades que logran hacernos sonreír.

    A mi la carne con toques agridulces ya sabrás que me ponen a girar la mirada, y en cuanto he aterrizado por casa me paso por tu cocina para disfrutar como si estuvieras aquí a través de sabores y aromas.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  21. Qué apuesta más buena. Me gusta como opción para el menú de navidad!

    Besoss

    ResponderEliminar
  22. Es lo bueno de nuestro mundo actual tan conectado, que a pesar de gente mezquina también hay mucha gente grande y muy especial con quien compartir:o)
    La carne con mermelada de higo una maravilla y para mi la mejor manera de comerme (un trocito de) carne jejeje
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  23. Quien hace algo así no sabe el trabajo, el cariño y la ilusión que hay detrás de un blog. Así que mejor oídos sordos! Me encantan tus recetas, y ésta me la apunto, que la hacemos seguro. Saludos desde Cukinando.

    ResponderEliminar
  24. Vengo de ver los espaguetis maravillosos de más abajo y me encuentro con esta carne tan bien acompañada. Encantada de las dos recetas

    ResponderEliminar
  25. Laura, cuanta razon! Pero quedate siempre con las personas que te quieren y te aprecian (que son muchisimas)... al resto, ni dedicarle un suspiro.
    Me encanta combinar carnes con mermeladas... esta receta tuya la voy a hacer... pero mi mermelada de higos paso a mejor vida, asi que buscare alternativas ;-)
    Un besote preciosa!

    ResponderEliminar
  26. Tiene que estar delicioso.
    Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  27. Querida Laura.
    Llevo visitando tu Blog desde hace mas de un año y ni te puedes imaginar lo que he aprendido de ti. Te animo a seguir y a obviar a los tipico troles que andan por ahí. A mi no me deja de sorprender la generosidad de la que haces gala al compartir tu saber y tu compañía. Eres fantástica. Ánimo¡

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.