Felices fiestas

No traigo receta. No les hablaré de lo necesario de una buena alimentación. Sólo quiero aprovechar estas fechas y el pequeño altavoz que es Sano y de rechupete para felicitarles las fiestas. No es tarea fácil, con la que nos está cayendo en este país, pero haré de tripas corazón, me liaré la manta a la cabeza y les susurraré delicada y seguidamente...
En los próximos días intentaré enviarles un recopilatorio de algunas recetas que pueden servirles de inspiración para las comidas navideñas. Pueden usarlas, copiarlas, imitarlas, tunearlas u obviarlas. It's up to you. Si algun@ no se ha suscrito a la newsletter, aún está a tiempo para hacerlo y recibir en la bandeja de correo electrónico estas ideas. Sin moverse de casa, sin salir de debajo del calorcito del edredón... Tienes el botoncito de suscripción en la columna de la derecha y, como ya he dicho anteriormente, prometo no darte la lata con infinidad de emails. Sólo alguno de vez en cuando. Tampoco es que tenga tiempo para mucho más.
Estos días son complicados. Corremos de un lado para otro, intentando responder a las expectativas. No sé ustedes, pero yo fracaso continuamente. Sólo logro acabar una o dos actividades. En este caso, he podido llevar a término una de las tareas que me he autoprogramado: colocar unos detallitos festivos en mi casa. ¡Incluso he hecho mi propio árbol de navidad! Sí; como leen. Aunque se tronchen de risa los más tradicionales en este sentido, yo estoy muy orgullosa y satisfecha del resultado. Pueden opinar al respecto. No me enfadaré. Mis endorfinas están enloquecidas y no creo que la vanidad se esfume en varias semanas. 

Much@s de ustedes se habrán percatado de lo "pinterestiano" de mi Christmas Tree y no puedo negar la evidencia. Estoy completa y alegremente enganchada a Pinterest. ¡No hay quien me baje de esta moto! ¡Qué mundo más infinito de posibilidades en imágenes! ¡Cuánto por aprender! 
Y para quienes me pregunten... Sí, una de las paredes de mi salón es rojo carmín. Soy una loca de los colorines. Lo monocolor no está en mi ADN. En mi otra vida debí ser mexicana. ¡Qué chute de energía! Respeto, e incluso me gusta, la decoración algo minimalista. Me encanta el lema "menos es más", pero mi casa es un reflejo de dos personalidades llenas de vitalidad, amantes de la naturaleza, del color, de lo cálido... Cada año me descubro un poco más barroca. El pequeño mundo que es mi casa es un hogar lleno de sensaciones dispares y contradicciones. Libros y cojines se baten en busca de espacio. Macetas y cacharros de cocina se enseñan los dientes. Eso sí; todo coexiste con un orden armónico y se respira confort.  
¿Y tú...? ¿Adornas tu casa en determinadas fechas, como las navideñas? ¿Me cuentas qué te gusta y qué sueles colocar para romper la rutina del hogar?

Etiquetas: