Sopa de calabaza energética

¡Feliz año nuevo amig@s! La primera entrada del 2014 va dedicada a todos aquellos seguidores que adoran las sopas, las cremas, los purés... ¡Las comidas de cuchara! 
La foto la tomé hace un par de meses con motivo de la Exposición de Fotografía Solidaria organizada por Foto Gran Canaria, pues tuve la suerte de participar con un montón de gente estupenda que aportó su granito de arena para poder recaudar en pro del Banco de Alimentos de Las Palmas. El dinero de la venta, especialmente simbólica, de estas fotografías estaba destinado a ayudar a un montón de personas que no pueden comer cada día. A ellos también va dedicado este post, pues, ¿qué puede haber mejor que una reconfortante sopa caliente, con cuerpo y llena de vitaminas y minerales para aliviar un estómago que llora desconsolado por falta de alimento? 

No pretendo herir sensibilidades, pero es un horror que estemos permitiendo que personas que podrían estar viviendo en el piso de al lado, si no las han echado en un inhumano, ilícito e inmoral desahucio, estén pasando hambre. Y lo estamos permitiendo todos; mirando hacia otro lado o simplemente no haciendo nada mientras los más ricos se hacen más ricos a costa de la miseria y la vida de los que van quedando en la cuneta, eliminados por un sistema que hace tiempo que sabemos que no sirve, pero que no nos molestamos en cambiar. Claro, para ello hay que luchar y eso nos saca de la cálida comodidad de nuestros sofás. ¡Qué pereza me da! Pues esperemos que no sea yo la próxima que se vea en esa situación extrema; que no seas tú o tus hijos, porque yo no tengo.
Con estas cantidades nos salen 5-6 tazones. Nosotros somos dos en casa, pero siempre hago bastante sopa para que me dure 2-3 días. 
Una sopa deliciosa, energética, completa y con el fresco toque del cilantro. Un ejemplo de slow food que nos dejará los estómagos reconfortados.

Etiquetas: ,