Calabacines rellenos y gratinados (receta sin horno)

Los días de vacaciones han tocado a su fin y volvemos a la rutina. Han sido pocos días, pero saben a gloria. Parece que hayamos recargado nuestras pilas y nos sentimos bien. Muy bien. Si, además, el sol nos ha tocado un poquito la piel, nos vemos más guap@s y resplandecientes. Para alargar un poco más esa sensación, te traigo una receta deliciosa y que puedes hacer usando de relleno lo que tengas en la nevera. Una de esas recetas que nos gusta mirar, sabrosas y que no va a costarte más de 5€ si quieres preparar cantidad para unas 4 personas. 
En casa "casi" siempre tenemos calabacines, porque son una verdura muy versátil y ligera. El calabacín me gusta crudo, cortado muy finito con un poco de buen aceite de oliva virgen extra y sal; a la plancha, rehogado con un poco de sal y pimienta, en potajes... ¡Y rellenos! ¿A quién no le gusta un calabacín relleno? 
A menudo nos da pereza preparar calabacines rellenos y gratinados, sobre todo porque hay que encender el horno. A mí también me da cierta desgana encender el horno para esta clase de recetas y, ahora que llega el buen tiempo, más apática me vuelvo. Por eso he copiado este método de mi madre, muy dada a hacer muchas cosas en sartén a fuego bajo, como los champiñones rellenos gratinados que le salen espectaculares. A ver qué les parecen a ustedes.
Reitero lo que he dicho anteriormente: los rellenos para cualquier verdura pueden hacerse con restos de comida del día anterior, con pizcos de otros alimentos que tengamos en la nevera... ¡Todo vale! Yo siempre me decanto por el reciclaje y el aprovechamiento y siempre que preparo un relleno es porque tengo que aprovechar esos restos o sobrantes. Y siempre digo lo mismo: todo lo que esté hecho con restos es mucho más sabroso. ¡Palabrita!

Y tú... ¿Preparas rellenos para aprovechar cosillas que ruedan por tu nevera?
Feliz semana. Disfruten cada minuto.

Etiquetas: ,