Chuletón de buey a lo Jamie Oliver...

...o, lo que es casi lo mismo, adobado con muchas hierbas aromáticas y especias.
No se asusten. Sí, están en Sano y de rechupete, pero este blog no es vegetariano y mi socio de vida, menos aún. A veces, hay que darle algún gusto, porque, como él dice, todo no pueden ser "hierbajos". Les puedo asegurar que se comió uno de esos chuletones y más de la mitad del otro (en días distintos, claro...).

En esta receta lo único que tiene importancia es la calidad de la carne y que le pongas las hierbas y especias que más te gusten. Sin miedo. Si te da grima, como a mí, toquetear la carne, que la manosee alguien a quien le guste, para que se haga con cariño y quede muy tierna y bien rica.
A Marc le gusta hecha al punto tirando a poco hecha (sin que se eche a correr) y a mí, hecha (sin que parezca una suela de zapato, con el centro algo sonrosado, pero sin excesos); por eso, tienes que empezar a hacer antes la carne que va a estar más hecha y añadir la que se prefiera menos hecha a posteriori, de modo que ambos platos salgan a la mesa al mismo tiempo. Es la única complicación.
Si se están preguntando por qué la he llamado a lo Jamie Oliver, la respuesta es simple: porque él se enguarra mucho las manos cuando cocina y he observado que prepara las carnes con muchas hierbas y especias. No teme usar las manos, cosa que me gusta, y emplea siempre un batiburrillo de especias, lo que me chifla.
Receta sencilla y deliciosa, especialmente para los amantes de la carne. Para quienes no, como yo, por ejemplo, ponte menos cantidad de carne y mucha más ensalada. 

Etiquetas: