Risotto mediterráneo

Es curioso cómo a menudo somos bastante cerrados y nos negamos a introducir nuevos productos en nuestra despensa y, sobre todo, técnicas culinarias. No conozco a nadie a quien no le guste un buen risotto y, sin embargo, muy poca gente lo prepara en casa, cuando es realmente sencillo de hacer y el resultado es todo un premio para los sentidos. Además, el risotto, como cualquier otro plato de arroz, admite toda clase de ingredientes y si queremos hacerlo algo más ligero en cuanto a calorías o grasas, no hay más que eliminar natas y mantequillas y emplear sustitutivos con los que igualmente logremos esa textura cremosa tan típica del risotto. Si quieres preparar un buen risotto, pero quieres que sea más ligerito, te gustará esta receta. 
Pero, ¿necesitamos usar arroz carnaroli, vialone nano o arborio para hacer risotto? En principio, necesitamos un arroz de gran calidad, que no se abra y quede pasado por efecto de tanto "meneo", que absorba bien el caldo, quede cremoso por fuera y al dente en su interior. Si no queremos tener demasiados tipos de arroz en casa, podríamos usar un buen arroz bomba, pero vigilando que no se nos pase, para lo que usaremos menos caldo. 

El procedimiento para hacer un buen risotto es sencillo: lleva más caldo que un arroz a la española normal; hay que removerlo para sacar su almidón, cosa que no se hace, por ejemplo, en una paella; debe quedar muy espesito y cremoso por fuera y con el toque al dente del núcleo del grano. ¿Estamos...? Pues venga, vamos a la receta para que veas qué facilona, qué sabrosa y qué ligerita para ser un risotto.
Y a ti, ¿te gusta esta forma de cocinar el arroz? ¿La pones en práctica en casa o sólo comes risotto cuando sales a algún restaurante italiano?

Etiquetas: