sábado, 3 de mayo de 2014

Rizos de pasta en salsa especiada de tomate y puerros con hierbabuena

Soy una amante de la pasta. Me encanta perderme entre los pasillos de los supermercados buscando nuevos tipos de pastas. Eso sí... Me gusta la buena pasta, por lo que intento que, al comprarla seca, ésta sea de calidad, con buena sémola de trigo y libre de OMG (organismos modificados genéticamente). Igualmente intento que todo lo que entra en casa sea producido en condiciones respetuosas con los derechos humanos. Digo "intento", porque a veces ignoro si las compañías que producen esos alimentos respetan esos mínimos humanitarios; pero, seguiré en mi empeño de salir de mi ignorancia y de poner al descubierto a qué empresas doy mi dinero y a cuáles no. Yo creo que, de esta manera, estoy decidiendo qué modelo social y económico quiero. Puedo parecer ingenua, pero yo creo que es la única manera de predicar con el ejemplo. Si quiero cambiar este mundo que no funciona, debo empezar por mí misma y mis hábitos.
Volviendo a la pasta... Me he fijado que la mayoría de mis amigos y conocidos sólo conciben la pasta con salsa de tomate o a la carbonara y me resulta sorprendente, puesto que la pasta admite todo tipo de ingredientes. En casa, somos fans de la pasta con aceite, ajo y guindilla. Así de simple. Igualmente, nuestra pasta más habitual es con toda clase de verduras y sin salsas. ¿Ustedes innovan al preparar pasta o sólo la comen con salsa de tomate o nata?

En esta ocasión me he sumado a la pasta con salsa de tomate, pero muy diferente a la habitual y con mucho sabor y aroma. Y miren qué sencilla de preparar y cuánto alimento en un plato.
Evidentemente, la pasta fresca también forma parte de los platos que comemos en casa, pero creo firmemente que la pasta seca puede ser tan buena como una fresca buena. Además, la pasta seca es fácil de almacenar y forma parte de mis básicos alimenticios. Siempre tengo tres o cuatro tipos distintos de pasta: spaghetti, tagliatelle, pasta corta variada como espirales, lazos o rizos, placas de lasagne... ¡Viva la pasta!

11 comentarios :

  1. Que rico Lau, yo adoro la pasta y la como super seguido, tu receta desde luego la haré.
    Yo hago pasta con mucha verdura, estilo asiática, con camarones y mariscos, de muchas maneras, casi nunca con crema y con carne jamás, nunca me ha gustado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo, si queremos cambiar el mundo hay que empezar por uno mismo, yo hago cómo tú e intento comprar conscientemente. La pasta yo la hago de muchas maneras, si es que admite de todo! Tu propuesta me encanta, seguro que está muy rica.
    En unos días estoy por tu tierra por trabajo, alguna recomendación de donde comer en Las Palmas capital?
    Besos y gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Debe estar riquísmo. Me guardo la receta. :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, preciosa! A nosotros nos encanta la pasta, simplemente con unos dientes de ajo y ya. También la preparo con verduras, pero nunca con tomate y/o pimientos desde que enfermé porque los tengo terminantemente prohibidos (y eso que me encantan). Así que, como ves, nosotros sí que cambiamos la forma de consumirla, no nos queda de otra.
    tu plato tienen una pinta estupenda y debe estar deliciosa. La verdad es que traspasa la pantalla y dan ganas de meter el tenedor para disfrutarla.
    Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Eso es, ¡la pasta que sea lo más buena posible! Dicen que no pero sí se nota... ;)
    Tiene una pinta fenomenal, la probaré.

    ¡Un besote y feliz día!

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que la gente suele reducir la pasta a salsas de tomate y de nata! O peor, pasta con tomate frito de tetrabrick, puaj :P. Yo adoro probar salsas diferentes, nunca con nata porque no puedo tomarla. Simplemente salteando unas verduritas ya está de muerte, o con una salsa de tomate y vegetales casera. Me encanta tu receta, y además hace mucho que no como ese tipo de pasta rizada, con lo mona que es: :D

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. uo uo uo , me encanta la pasta no me canso nunca de hacerla ni de devorarla ñaaaaaaaam
    besines fuertes

    ResponderEliminar
  8. yo ultimamente como tanta pasta(minimo tres veces)que me planteo comprar una mandolina para pasta fresca....tu plato se ve fabuloso...yo le quitaria el yogur y ya...gracias a ti me adueñe de una receta tuya de pasta al pesto de espinacas...mmmm!!!tendre que buscar esta pasta tan graciosaa...jijijijiii!!!!¿que marca usas tuu?

    ResponderEliminar
  9. Que plato mas completo y sabroso!!! Me encanta!!! ODIO las salsas preparadas....
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Yo lo de los transgénicos es que no puedo con ello, ni con otros muchos ingredientes que me hacen no comprar ciertas cosas. Y respecto a la pasta, la verdad es que con los niños si echas tomate tienes el éxito asegurado, aunque en realidad yo la como con cualquier cosa, menos con nata. A mi es que la nata me va sólo para repostería, para hacer salsas no me gusta nada.
    Besos
    Cristina

    ResponderEliminar
  11. Mi versión de la pasta favorita es con albahaca u orégano y AOVE, sin más. Pero tu versión también me ha gustado mucho.
    Pero lo mejor, es lo que has dicho: "...la única manera de predicar con el ejemplo. Si quiero cambiar este mundo que no funciona, debo empezar por mí misma y mis hábitos." Tienes toda la razón. Yo también lo intento, a nivel personal y laboral.

    Feliz semana!!

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.