martes, 22 de julio de 2014

Pastel mágico de chocolate y cerezas.

¡Cuánto tiempo sin subir un post! Estoy vaga y se nota, pero, aunque cocino y como, me apetecen cositas sencillas y rápidas que me permitan seguir con todo el tajo que tengo entre manos. Sin embargo, como en años anteriores, reaparezco para el cumpleaños de mi hermana (en junio) para esmerarme con su tarta. Y, como en años anteriores (ver la tarta mágica de chocolate), el chocolate y la magia vuelven a protagonizar el dulce que elijo para regalarle. En este caso vengo con una nueva versión de esa delicia oscura y suntuosa. ¿Quieres probarla?
En esta ocasión me he inspirado en la receta que Esther, de La cocina mágica, publicó para Directo al Paladar. Una receta sencilla, pero resultona y realmente deliciosa y en la que no hay trampa, ni cartón. ¡Sólo magia potagia! Además, me gusta también porque se puede comer sin cubiertos; con las manos. Eso sí, bien limpitas, por favor.

Esta receta pulula mucho la red y también se la he visto a Clemenvilla, de Bocados de cielo.
No soy una buena repostera. Supongo que, entre otras cosas, se debe a que no soy muy amante del dulce, pero el chocolate... El chocolate negro, oscuro y amargo es mi debilidad. Y la de mi hermana, a quien iba dirigido este pastel mágico. Nos gusta el buen chocolate. Se entiende, ¿verdad?

Preparar esta tarta es lo más sencillo del mundo. Si la hago yo, la puedes hacer tú, aunque tengas manos de plastilina y las manualidades culinarias no sean lo tuyo. Hazme caso. Tú puedes. A ver, repítelo conmigo: "Yo puedo hacer este pastel mágico". Y adornarlo es tan sencillo como colocarle una montaña de nata por encima y unos puñados de cerezas bien dulces y carnosas. Muy a lo Jamie Oliver: vaguete y facilón.
¿Lo ves...? No hay nada complicado en este pastel. Sólo unos pocos y buenos ingredientes, unos cacharritos para mezclar y batir, un molde, el horno y listo. 

Verás qué sencilla es la receta. Si no quieres copiarla, sólo tienes que descargarte la imagen y te la guardas en tu ordenador. O en la nube. Yo uso Dropbox; ¿y tú? 
Fíjate en el bocadito y en las capas que se aprecian. Pues salen solas al hornearse, porque la harina tiende a irse hacia abajo y los huevos se reúnen y conforman una especie de flan con un sabor peculiar. Eso hace que la textura de esta tarta sea así de curiosa: una parte es como una especie de dulce tipo flan, suave y blandito y la otra parte es casi como un bizcochito, entre tierno y crujiente. Pienso en ese bocado y salivo de pura gula.
Si después de vencer esos miedos que te impiden hacer lo que quieres hacer, te animas a hacerla, dímelo, mándame una fotillo del corte para que pueda verla y recordarla nuevamente. ¿Lo harás...? ¿Sí...?


11 comentarios :

  1. Menuda pinta!! Yo la quiero probar, porfa.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  2. en serio se queda esa capa asi de separada Laura???ufff....tooodas las papeletas para el pastel de mi hermano...sera en ocrtubre...claro que le pondre otras frutas de temporada...mmmmm...unas moras??jejejejeee!!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué rico !
    Somos de: www.espetodesardinas.com, si quieres incluir alguna receta en nuestra web puedes escribirnos a feelingbio@gmail.com, un saludo, nos encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  4. Las fotos muestran una imagen espectacular. No quiero ni imaginar lo rico que debe estar y con la nata y cerezas por encima ya debe ser todo un vicio.
    Feliz día y fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si, si mágico, porque en mi casa desaparecería en un abrir y cerrar de ojos, jejeje.
    Me rechifla este pastelito tuyo Laura!! Si lo hago (porque ahora estoy luchando contra mis kilitos demás), te enviaré una fotico.
    Tus fotos son impresionantes.
    Gracias por compartirlas.
    Un saludo reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, qué alegría verte!!!! Si te comes una porción pequeñita, no hay riesgos y te das un caprichito que es bueno para sentirte bien anímicamente.
      Besitosssw

      Eliminar
  6. No puedo con tus descripciones "un bizcochito tierno y crujiente", y un flancito "suave y blandito" son demasiado buenas!! esas dos texturas juntas...Me da mucha curiosidad tu tarta. Aquí no consigo cerezas pero seguro puedo ponerle fresas con crema ¿crees que resulte buena combinación?

    Por cierto, encanta Jaimie Oliver
    Mavele :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me apasiona Jamie Oliver! Cómo disfruta comiendo y cocinando!

      Eliminar
  7. Tengo muchas ganas de hacer el famoso pastel mágico, y más desde que mi querida Esther nos enseñó su tarta :). Pero tu versión con chocolate neeeegro me encanta! Yo también me vuelvo loca con el chocolate oscuro y amargo, qué delicia... Lo veo perfecto para el cumple de tu hermana, seguro que no quedaron ni las migas!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, nosotros no comemos chocolate que no sea negro, al menos en casa. No somos demasiado de dulces muy empalagosos, pero el chocolate negro todo lo mejora. Y si el pastelito lo haces para alguien que no disfruta con el dulce en general, pero sí con el chocolate, es una opción estupenda. Porque no... No quedó ni una miga.

      Eliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.