Tortilla de calabacín y cebolla

Es curioso cómo, al llegar el verano, se nos quitan las ganas de estar en la cocina o no nos apetece cocinar nada en lo que hayamos que emplear más de 15 minutos. Yo tengo que reconocer que la pereza se apodera de mí y sólo quiero dejarme seducir por un cielo azul, una arena dorada y un mar transparente y fresco. Lo de cocinar platos complejos o sofisticados desaparece de mis prioridades. Y, además, menos aún me apetece sentarme delante del portátil a escribir una receta larga y prolija. No, no... La cocina elaborada no es para el verano.
Para mí, un menú veraniego perfecto lleva una buena tortilla, tomate o algún vegetal crudo y una pieza de fruta, por lo que un gazpacho, una tortilla de calabacín y cebolla y un plátano se convierten en una comida completa y equilibrada, sencilla, muy mediterránea y deliciosa por todos sus costados. ¿O no...?

Centrémonos en la tortilla de calabacín y cebolla. 
Aunque la veamos redondita y nos dé apuro comerla por eso de qué bonita es, es una simple tortilla de huevos, calabacín, cebolla y unos aritos de chiles o guindillas rojas frescas. Ni más ni menos. 

La forma la vi apropiada para una comida informal con amigos, sobre todo si es al aire libre, porque es deliciosa comida fría, con un poco de ensalada verde. Basta cortarla con un aro de emplatar. Incluso puedes apilar varias tortillitas, metiendo una rodaja de tomate entre capa y capa. ¿No me digas que no se te está haciendo agua la boca...? Pues verás qué fácil es de hacer.

RECETA DE TORTILLA DE CALABACÍN Y CEBOLLA

Ingredientes (2 personas):
- 3 huevos
- 2 calabacines pequeños y bien frescos
- 1 cebolla mediana
- 1/2 chile rojo fresco cortado en aritos finos
- sal gruesa
- pimienta negra recién molida
- aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1º) Pelar y cortar la cebolla en ruedas. Ponerla en un recipiente con tapa apto para microondas con unas gotitas de aceite. Cocinarla 3 minutos. Reservar.
2º) Lavar los calabacines y cortarlos en ruedas de 0,5 cm de grosor. Incorporarlos al recipiente con la cebolla. Cocinar 3 minutos más. Dejar enfriar un poco.
3º) Batir los huevos y salpimentarlos. Añadir la verdura, los aritos de chiles rojos y mezclar.
4º) Calentar 1 cucharadita de aceite en una sartén de 10-12 cm de diámetro. Verter la mezcla de los huevos, bajar el fuego, tapar la sartén y cocinar a fuego muy bajito hasta que la tortilla esté prácticamente cuajada. Darle la vuelta con un plato o según la costumbre o método de cada uno, volver a poner en la sartén por la otra cara y cocinar unos minutillos más.
5º) Sacar de la sartén y poner sobre un plato. Con un aro de emplatar, cortar tantas porciones como salgan (a mí me salieron 2 enteras y unos recortes estupendos para un sandwich). Espolvorear con un poco de pimienta.
A tener en cuenta:
1) Cada uno tiene su propio método para hacer la tortilla, eso está claro. A mí me gusta hacerla con el fuego muy bajito, tapada y casi olvidarme de ella. Así no hay riesgo de que se oscurezca mucho alguno de sus lados ni de que se reseque. Siempre sale jugosa, sobre todo cuando es de calabacín.
2) No dejes de ponerle la guindilla, porque le da alegría y le resta un poco del dulzor de los calabacines y la cebolla.

Si la haces, ¿me lo dirás y me enseñarás tu resultado?

Etiquetas: ,