El juego del verano: séptima escala del viaje.

Perú nos ha acogido durante unos días y nos ha mostrado el nacimiento del Amazonas, el río más poderoso de nuestro Planeta, su Altiplano, sus enormes y altas montañas, su belleza natural. Perú nos ha enseñado que también es Historia, es mestizaje humano y es cultura. Nos ha permitido probar las mieles de su variadísima gastronomía, referente mundial actual. De entre sus delicias gastronómicas, hemos degustado la causa limeña, cuyo ingrediente principal es una de las más de trescientas variedades de papas que tiene este país y que son el sustento de esta tierra tan diversa. Este plato, muy fresquito, es un manjar que bien podríamos preparar antes de que termine el verano en nuestro Hemisferio Norte. 

Después de disfrutar de este hermoso país, toca hacer las maletas. Nos echaremos un sueñecito mientras volamos hacia América del Norte. ¿Están list@s?
Séptima escala en nuestro viaje alrededor del mundo.

¿En qué accidente geográfico estamos?

De norte a sur se extiende en dos estados muy ricos de formas diversas, congregando maravillas naturales incomparables. Lleno de valles profundos, cañones esculpidos en granito, vacíos de roca que fueron glaciares, lagos alpinos, altísimos y antiguos bosques en los que no se vislumbra la luz desde el suelo, lugares venerados en el pasado por pueblos despojados de su orgullo y de sus caminos, arrugadas extensiones que hoy están protegidas por la ley... En él se yergue, blanco, el punto más alto y, muy cerca, el más bajo, de la nación continental en la que se encuentran. Su nombre existe también en otra parte del mundo.


Tesoro que hemos de encontrar.

Está siempre vivo, dicen, y, aunque éste es uno y tiene nombre de la Antigüedad, forma parte de un todo, de iguales que se ayudan y curan porque comparten lo esencial. Vive en la tierra desde hace mucho, se alimenta del agua y de las nubes y es el ser de esta clase que más acaricia el cielo. Impresiona desde arriba y desde abajo. Es rojo y aromático; es verde y ondea al viento. 

Puntualización:

En mi intento de que el lugar fuera lo más amplio posible y que no diera lugar a dudas, he logrado el efecto contrario. Además, y como apuntan algunas personas que han seguido correctamente las pistas, el tesoro podría estar algo más al norte del accidente geográfico que pido, aunque hay muchas dudas al respecto y ya diré por qué (cuando publique la 8ª escala). 


En este sentido, y como admito que puede haber otras posibilidades y que "me he pasado de listilla", cosa que pasa cuando una se emociona como yo me he emocionado, debo ser justa y voy a permitir lo siguiente:

MIENTRAS EL TESORO SEA EL CORRECTO (con pelos y señales), admitiré como correctas la respuestas...

1) el accidente geográfico sobre el que doy pistas en el juego (aunque no sea el más exacto para encontrar el tesoro).
2) otro accidente geográfico cercano (y del mismo tipo que el anterior) y en el que está ubicado el lugar en el que parece que se encuentra el enclave el tesoro.

¿Estamos...?

Siento la lata que he dado. La emoción y diversión me han nublado el buen juicio. ;)


Solución: Estamos en la cordillera Sierra Nevada (entre California y Nevada, E.E.U.U.), aunque también es posible y válido haber indicado que nos hayamos en la Cadena Costera del Pacífico (California) que llega hasta el estado americano de Oregón. Hemos encontrado nuestro tesoro, el ser viviente más alto de nuestro Planeta: Hyperión, una sequoia sempervirens de 115,55 metros de altura (ni la más antigua, ni la más grande en volumen, sólo la más alta hasta la fecha).

Etiquetas: