lunes, 25 de agosto de 2014

Pata de cerdo asada (receta canaria, adaptada a la cocina en casa)

Si eres canari@, te gusta la pata de cerdo. No hay matices. Incluso si eres vegetariano, recuerdas cómo te encantaba y cuando sales con amigos omnívoros, la hueles y... ¡Mejor me callo!

Si no eres canari@ y has venido a Gran Canaria, donde la pata de cerdo asada es una institución gastronómica, seguramente alguien te la habrá dado a probar y te habrás enamorado. Incluso cuando no está jugosa a tope, la pata de cerdo está buenísima. Pero, cuando está jugosa, tibia, con sus cortezas, sus trocitos de grasa, con un cachito de pan al lado y ese aroma tan característico... ¡El cielo baja y se posa en tu plato!
Evidentemente, salta a la vista que no es la pata asada que te sirven en cafeterías, bares y restaurantes, porque la pata de cerdo asada de verdad, la buena y deliciosa, es una pata entera, con su hueso, su corteza crujiente y churruscadita. La mía es una versión para hacer en casa, porque normalmente estamos limitad@s por el horno. Pero si tienes la suerte de tener un horno enorme y potentísimo, incluso de leña, haz la pata entera, modifica los tiempos y las cantidades de todo y disfruta. Nosotros nos conformamos con esta versión de la receta tradicional canaria, apta para hacer en una casa normal, con un horno normal. ¿Estamos...?
Pata de cerdo asada 
(versión adaptada a un horno casero)
Ingredientes:
    - 1,5 kg de jamón de cerdo (pata de cerdo deshuesada, con su grasa)
    - aceite de oliva virgen extra
    - 8-10 dientes de ajo chafados
    - sal marina gruesa
    - pimienta negra molida
    - hierbas secas al gusto: orégano, tomillo, romero picadito, etc.
    - copos de guindilla seca

Elaboración:

1º) Sacar la pieza de carne de la nevera 1-2 horas antes de hornearla. Debe estar a temperatura ambiente.
2º) Remeter bien los bordes, dejándolos hacia abajo. Embadurnar de aceite toda la carne, salarla al gusto y meter los dientes de ajo chafados entre los pliegues. Espolvorear las hierbas secas, los copos de guindilla y la pimienta molida.
3º) Hornear a 190ºC con la función aire durante 1 hora. Apagar el horno y dejar que se enfríe completamente antes de sacar la carne.
4º) Cortarla en rodajas muy finas con un buen cuchillo.
Es una receta muy sencilla de hacer, por lo que la suelo preparar cuando vamos a casa de amigos, o de asadero, en cumpleaños y fiestas informales, donde nos apetece comer con las manos y no hay mesa fina con mantel blanco de tira bordada. La horneo la noche anterior, al día siguiente Marc la corta, la metemos en un buen recipiente de cristal con tapa y ya podemos salir y divertirnos.

Les puedo asegurar que gusta a todo el mundo. Es jugosa y las especias y el ajo le dan un sabor muy agradable. Puedes comerla sola, sobre una rebanada de buen pan o en bocata con unas rodajas finas de tomate. No es normal que sobre, pero si sobra (Marc reza para que ello suceda), la dejas en un recipiente en la nevera, bien tapada, y dura varios días. Nosotros la disfrutamos muchísimo  en sandwiches y bocadillos.  

¿Te animas a cocinarla la próxima vez que quieras llevar algún plato a una comida informal...?
Recipiente rectangular de cristal con tapa cortesía de Pyrex España. Cook&Store!

13 comentarios :

  1. Hola Laura,
    No haces más que instruirme día a día..., no sabía yo que la pata asada fuera una especialidad canaria!
    Mi madre, madrileña de pura cepa, la prepara desde siempre cada 25 de diciembre, eso sí..., con su hueso y esa corteza churruscadita que es el manjar de los manjares.
    Esta receta tuya, con los ajos machados y las especias, la tengo que probar seguro, que me parece que en bocadillo tiene que estar para llorar de bueno...
    Gracias, como siempre, por compartir con nosotros tus recetas maravillosas.
    Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No sabía yo k era un plato típico de la gastronomía canaria.... Me puedo imaginar yo el golpecito k había en tu cocina, aunke no somo mucho de cerdo la próxima cena con mis suegros prometo prepararla, ya te diré.

    Besossssssss

    ResponderEliminar
  3. Ay Laura, qué riquísima te ha quedado. Hoy precisamente he comido unas tostadas con pata asada, queso blanco y un poquito aceite de oliva . . . pero confieso que no tenía la pinta tan brutal como la tuya.
    Suscribo todo lo que dices, esta pata gusta a todo el mundo, de aquí o de allá, pero enamora allí donde va.
    El tupper que has preparado ¿es para mí? jaja Espero que llegue bien,.
    Hace tiempo que no se me metía una pata por el ojo como la tuya de hoy.
    Besotes, mi niña. Relamiéndome los bigotillos me voy.

    ResponderEliminar
  4. Menuda delicia!
    No sabía que se trataba de una especialidad canaria! Y tampoco he tenido la suerte de probarla antes!
    Así que ya no tengo excusa para llevarme tu receta y probarla en casa! La verdad es que las pintas no pueden ser mejores, se ve una carne tan tierna que dan ganas de ponerse a cocinarlo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pues no tenía ni idea de que éste plato fuera típico de Canarias. Una cosa más que se, jeje, me gusta mucho el aspecto, tengo que probarle en cuanto tenga alguna comida con amigos! Besos mil preciosa

    ResponderEliminar
  6. es verdad, el bocata de pata-tomate es un gran clásico!!!! mira que yo soy casi-vegetariana, pero cuando estoy por ahí y tengo que comer algo rápido, prediero un bocata de pata a cualquier otra cosa :)

    ResponderEliminar
  7. Qué gran plato se puede conseguir con pocos ingredientes.

    Es un gran plato!

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Si lleva guindilla empieza bien, jejej... no, en serio, estos asados con ajos y patas de cerdo están de coña, pero ya, imaginarme la pata entera con hueso y todo me hace salivar.

    ResponderEliminar
  9. Nunca la he comido, pero tiene una pinta buah! tiene que estar riquísima, estuve en Canarias y no la probé y ni sabía que era un plato típico. Tomo nota y probaré a hacer esta versión casera que tiene que estar riquísima! besos

    ResponderEliminar
  10. Tiene una pinta buenísima yo se de una que le encanta, tengo que probarla cuando vuelva por esas tierras. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Otra vez se me paso el tiempo y lo sabia, bueno espero la proxima. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Lau!
    En Venezuela la preparamos igualita: sal, ajo, pimienta, oregano...le decimos "pernil" y se hornea con todo y hueso, a temperatura no muy alta y durante toda una noche. Se prepara en diciembre para las fiestas navideñas. Mi papá dice que navidad sin pernil no es navidad y empieza a hacer los preparativos 3 meses antes jajaja. La gente hace largas filas para conseguirlo porque se agota rapidamente a principios de diciembre (aunque en estos momentos hacemos largas filas prácticamente para todo).

    A mediados del siglo XX llegaron a mi país una gran cantidad de Canarios, supongo de ahí vienen muchas similitudes de nuestra gastronomía. :D

    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  13. ¡Te ha quedado con una pinta estupenda! Aquí, en Tenerife, mi familia siempre la ha hecho sin las hierbas ni la pimienta, sólo con el aceite y la sal. Y mi padre, cuando la adaptó a una versión personal de él muy parecida a la tuya. Yo hace tiempo que no la preparo, tendré que ponerme manos a la obra y adaptarla, que me has desconsolado.
    ¡Me ha quedado una pena tremenda con lo de las escalas! Con lo de mi suegra y luego la operación, se me ha ido el santo al cielo y me lo he perdido :-/
    ¡Feliz mes y semana!
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y comentar, pues sé que tu tiempo vale mucho.
Si quieres, puedes suscribirte a mis posts e incluso recibirlos cómodamente en tu email; sólo tienes que pinchar en "Suscribirse", botón situado en la parte de arriba de la columna de la derecha. Si ves que no te funciona ese método, dímelo y busco otra solución. También tienes la opción de suscribirte a mi newsletter o boletín de noticias.
¡Vuelve cuando quieras!. Te estaré esperando.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.