Dulce o conserva de ciruelas (plum jam)

Primera receta del otoño, que acaba de entrar sigiloso y casi sin que, al menos en las Islas Canarias, nos hayamos percatado. Ya sé que las ciruelas son muy veraniegas. Lo sé. Pero entre una cosa y otra, no había tenido tiempo (ni ganas, para qué mentir) de subir la receta. 
Aviso a navegantes: si lo pruebas, estarás perdid@. ¡Menuda golosina! He decirles que desconocía que se pudiera hacer conserva de ciruelas, pero, tomándome un café con mi querida Irmina, de El Zurrón de los postres, le conté que las ciruelas me salían por los ojos y ella me dijo que todo era posible en el mundo dulce. Y dicho y hecho. Conserva de ciruelas en un abrir y cerrar de ojos. 
En la finca que mis padres tienen en las Medianías de Gran Canaria se dan muy bien los cítricos (especialmente naranjas y mandarinas), los aguacates que empezaremos a recolectar en un par de meses y las ciruelas, especialmente las rojas y las negras. Fíjense en el tamaño de la preciosa ciruela que tengo en la mano. Es casi como una manzana, jugosa, dulce y ácida al tiempo... ¿Les apetece un mordisquito?
La receta es muy sencilla. Me la prestó Irmina, aunque yo la varié mínimamente, así que pueden, si quieren, mirarla en El Zurrón de los postres. Yo hice dulce de ciruelas con unos 3 kg de fruta, pero voy a reducir las cantidades para presentar mejor la receta.

Dulce de ciruelas
INGREDIENTES:

- 1 Kg de pulpa de ciruelas limpias, cortadas a la mitad y deshuesadas.
- 700 g de azúcar

ELABORACIÓN:

1ª) Colocar la fruta en un caldero, mejor bajo y ancho que alto y estrecho, para facilitar la evaporación del agua de la fruta y la más rápida concentración de los azúcares que trae consigo que espese más rápidamente.

2º) Napar con el azúcar y dejar reposar 30-40 minutos.

3º) Cocer a fuego medio hasta que la fruta esté blanda y la mezcla sea una especie de melaza con tropezones.

4º) Triturar al punto que se desee.

5º) Volver a cocer a fuego medio-bajo, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo. Cuando veamos que nos cuesta remover por la resistencia que ofrece la mezcla por efecto de haber espesado, lo retiraremos del fuego.

6º) Verter en caliente en los recipientes donde vayamos a guardar nuestra conserva, que sean lo más herméticos posible. Dejar los envases sin tapar hasta que nuestro dulce de ciruelas se haya enfriado completamente, así como haya endurecido su textura al punto de poderse cortar.
En casi todas las recetas que llevan medidas, suelo usar los Kitchen Lab de Pyrex. Lo puedes ver sobre estas líneas. Este vaso medidor lo tengo por cortesía de Pyrex España.

En fin, como pueden ver, es una receta muy sencilla y, si son amantes de las conservas caseras, el dulce de ciruelas se encaramará a la cima de sus preferidos. A nosotros nos encanta con queso y un poco de pan y también en ensaladas de hoja verde cortado a trocitos. ¿Y a ti cómo te gusta...? ¿Tienes tus propios trucos para hacer conservas? ¿Me los cuentas?

Etiquetas: , ,