Toad-in-the-hole vegetariano

Sí, vegetariano... Sé que los puristas gastronómicos van a echarse las manos a la cabeza, pero, sinceramente, me da igual, porque creo que ésta es una manera maravillosa de preparar un toad-in-the-hole o, si lo preferimos, un pastel salado
La primera vez que escuché hablar de un toad-in-the-hole fue en un programa de cocina que me gusta mucho y que protagonizan dos hermanos británicos. The Fabulous Baker Brothers, así se llama el programa, trata sobre unos retos que se marcan dos hermanos, uno carnicero y otro panadero. ¡Me encanta el programa! Me divierte una barbaridad y se aprende mucho, tanto de cocina británica en general, como del idioma inglés, cosa que me viene muy bien. Si no sabes de qué programa hablo, ya estás tardando en ir a ver.

Conocía este plato del recetario británico, incluso llevaba un par de años viéndolo en un libro de cocina que se llama "Patatas y verduras", de la Editorial Parragon, y que me costó una cantidad ridícula para todo el uso que le he dado. Decir, además, que fue uno de los primeros libros de cocina que me enganchó de verdad y que me mostró que yo podía cocinar todo lo que me propusiera y eso no tiene precio, ¿no creen?
El toad-in-the-hole es, tradicionalmente, un plato que contiene una masa y un relleno de carne de cerdo, generalmente salchichas. Realmente debe estar buenísimo, pero en casa no nos gustan las salchichas demasiado. Un poco, sí, pero para hacer un pastel de esta clase... ¡Va a ser que no! Por eso, cuando surgió la oportunidad de hacerlo vegetariano, me entusiasmé. Creo que el toad-in-the-hole gana muchísimos enteros hecho con verduras. Y ya lo imagino con setas cuando empecemos a recolectarlas... ¡Madre mía! ¡Otoño ven a mi!

Y es bonito el nombre... Toad-in-the-hole significa literalmente "sapo en el agujero" y no... No es eso lo que me gusta. Me gusta la sonoridad de la expresión, porque los sapos no me gustan en absoluto. Bueno, me dejo de rollos y voy a lo que manda: la receta.

Receta de Toad-in-the-hole vegetariano

INGREDIENTES:

a) Masa:

b) Relleno:

ELABORACIÓN:

1º) Preparar la pasta: mezclar en el vaso americano todos los ingredientes, salvo el aceite. Batirlo todo 1 minuto y dejar reposar unos 20 minutos.

2º) Meter en el horno a 200ºC la bandeja o fuente donde vayamos a hacer nuestro pastel salado, pintada con las 2 cucharadas de aceite.

3º) Relleno: Calentar el aceite en una sartén y saltear los ajos chafados y la cebolla durante unos minutos a fuego fuerte. Incorporar los trozos de zanahoria, luego los trozos de pimiento y, finalmente, los de calabacín. Añadir las habichuelas y los cherries, salpimentar, incorporar la mostaza y las hierbas secas. Remover 1 minuto y apagar el fuego.

4º) Sacar del horno la fuente donde se va a preparar el pastel y verter la mezcla de la pasta. Seguidamente, disponer las verduras sobre la pasta, dejando 1 cm del perímetro libre.

5º) Hornear unos 30-35 minutos a 190ºC o hasta que la masa haya subido, cuajado y esté doradita.

6º) Servir inmediatamente

A tener en cuenta:

- El aceite y la fuente o bandeja donde vayamos a hacer nuestro toad-in-the-hole debe estar muy caliente. De ese modo, al verter la pasta, ésta empieza a cocerse y crecer desde ese mismo instante. Fue lo que más me llamó la atención de esta especie de pastel. Es realmente sorprendente y hace que la masa quede muy rica y apetecible; se mezcle con los ingredientes del relleno, por un lado, pero, por otro, crezca como una carcasa de pan.

- Yo pienso hacerlo con setas en cuanto empiece la temporada, pero también voy a probarlo con taquitos de carne de cerdo, tipo el raxo gallego. ¿Por qué no? 

- El toque de la mostaza es estupendo. No sabe a mostaza, pero le da carácter al plato. No la suprimas.

Etiquetas: , , ,