Spaghetti con albóndigas en salsa de calabaza y curry

Está claro que nunca podré ser vegetariana, porque me chiflan las albóndigas. Y el chorizo. Y toda clase de pescados. Y los huevos... ¡Qué débil soy! Pero, ¿ustedes se han fijado bien en este plato? ¿Quién podría resistirse? Además, esta receta es de ésas que tanto le gustan a Jamie Oliver, llenas de color y muy sabrosas. ¡Me pierden esta clase de comidas!
Lo mejor de este plato son, sin duda, lo deliciosamente tiernas que quedan las albóndigas y, por supuesto, la salsa de calabaza y curry. Esta salsa es facilísima de preparar, es muy aromática y suave y su exótico sabor va a encantarles. Si no quieren hacer las albóndigas, no las hagan, pero espero que puedan cocinar esta salsa y comerla acompañando una pasta, unos muslitos de pollo o, como ya me estoy imaginando yo, remojando unos langostinos con mucho chile rojo fresco. ¡Se me hace agua la boca!

Spaghetti con albóndigas en salsa de calabaza al curry

INGREDIENTES

A) Albóndigas (5-6 personas)


B) Salsa de calabaza al curry


C) Spaghetti


ELABORACIÓN

1º) Salsa de calabaza al curry. Tostar el polvo de curry en una sartén grande con 3-4 cucharadas de aceite. Añadir la cebolla y el pimiento y sofreírlos unos minutos. Incorporar la calabaza troceada, mezclar y cocinar a fuego medio-bajo unos 15 minutos. Verter el vino blanco, subir el fuego y dejar que se evapore el alcohol. Verter el caldo y cocer a fuego bajo unos 15 minutos. Retirar del fuego, triturar completamente y volver a poner en una olla baja. Salpimentar y espolvorear la nuez moscada al gusto. Reservar.

2º) Hacer las albóndigas. Picar o moler la carne de ternera. Trocear el pan, remojarlo unos minutos en la leche y añadirlo a la carne, junto con el huevo y el ajo majado. Salar y añadir el comino, el perejil y el chile picadito. Mezclarlo todo bien con las manos. Hacer bolitas, apretándolas un poco para que se compacten. Hornearlas a 180ºC, con la función aire, unos 20 minutos o hasta que estén doraditas por fuera y algo rosaditas por dentro (se terminarán de hacer en la salsa).

3º) Meter las albóndigas horneadas y aún calientes en la salsa que también deberá estar caliente. Cocer unos 15 minutos a fuego medio-bajo.

4º) Cocer la pasta en el agua con la sal. Cuando esté al dente, escurrir sin que quede completamente seca la pasta. Añadir 1 cucharón de la salsa de calabaza al curry en la olla de la pasta y remover para que la absorba.

5º) Repartir la pasta en los platos. Colocar 3-4 albóndigas en cada plato y espolvorear un poco de perejil. Servir inmediatamente.
Las albóndigas quedan muy tiernas preparadas así y, al honearlas, evitamos el uso de aceite y, en consecuencia, quedan mucho más ligeras calóricamente hablando. El chile picadito no es excesivo; sólo le da el toque justo para alegrarnos el paladar. Y la salsa... Es realmente deliciosa y a la pasta y a las albóndigas les sienta como anillo al dedo. 

Para hacer esta receta, aunque no exactamente igual, porque ya saben que yo todo lo tuneo, me he inspirado en uno de los libros de cocina que llevan más tiempo conmigo. Se llama Pasta y Cocina Italiana, de la Editorial Parragón. Es un librito poco pretencioso, pero sigue siendo uno de los que mas rulan por todos los sillones y alfombras de mi casa, así que... Algo tendrá, ¿no creen? Siempre saco muchísimas ideas de estupendas comidas, sobre todo de las rápidas, que son mis preferidas. Les cuento esto porque con esta receta participo en el concurso por el 4º cumpleblog de Rezetas de Carmen #PonUnLibroEnTuCocina. ¿Se animan a participar?

Etiquetas: , ,