Pollo al larí-ló sobre puré de batata amarilla

Hacía tiempo que tenía en la cabeza preparar una receta de pollo de este modo, es decir, con mucho sabor, en la que la carne quedase muy tierna y casi caramelizada; así que, el día en que una vecina me trajo unas hermosas batatas recién cogidas, me dije a mí misma: "Hoy voy a hacer ese pollo que llevo pensando meses". Pensado y hecho. 
Y se preguntarán ustedes... ¿Qué tontería es ésta de llamarlo "al larí-ló"? Pues les digo que fue el nombre que tenía pensado para él desde que lo pensé e imaginé muy doradito y acompañado de un puré de batata amarilla. Pero, ¿ por qué "larí-ló"? Porque nos hace canturrear al comerlo. Puro estado de felicidad culinaria.  

Es un pollo tan tierno que se deshace al pincharlo con el tenedor y al meterlo en la boca. Está casi caramelizado por el efecto de la cebolla, la cerveza y al haberse cocinado con la técnica del estofado. El pimentón agridulce zamorano lo alegra y da un colorcillo picarón y el puré de batata amarilla es el colofón de un plato delicioso y dulzón, porque, con arroz estaría bueno, claro... Con papas cocidas o fritas seguramente también. Pero el puré de batata amarilla con la salsita deliciosa de este pollo es algo que hará que te chupes los dedos... 
Como ven yo lo preparé en esta maravillosa sartén con tapa de Pyrex. Me gusta mucho cocinar en ella porque es muy versátil, porque nada se pega, porque tiene la profundidad de una cazuela y porque está hecha con picos vertedores para líquidos y salsas. A mí me parece perfecta. ¿La conocen...?
Sartén con tapa perforada, cortesía de Pyrex.

Pollo al larí-ló

INGREDIENTES (3 personas)


ELABORACIÓN

1º) Enharinar el pollo, salpimentarlo ligeramente y freírlo en el aceite. Bastarán 2 minutos por cada lado, lo justo para dorarlo y sellarlo. Sacar el pollo del aceite y reservarlo.

2º) En el mismo caldero/olla y con el mismo aceite, dorar los ajos laminados. Sacarlos y ponerlos junto al pollo.

3º) Cortar la cebolla en juliana y pocharla en el mismo aceite. Cuando esté muy pochada y muy doradita, incorporar el pimentón, rehogar un poco, añadir el pollo y los ajos y verter la cerveza. Agitar un poco la olla, bajar el fuego a 3-4 de 10, tapar y dejar estofar unos 50 minutos. De esta manera el pollo soltará todos sus jugos, se mezclarán con la cerveza, reducirán y espesarán, concentrando mucho sabor, al tiempo que la carne estará increíblemente tierna. Rectificar del sal y pimienta si hiciera falta.

4º) Hacer el puré de batata amarilla: pelar la batata, lavarla, cortarla en trozos grandes y cocinarla unos 5 minutos en el microondas. Salpimentarla y añadirle la nuez moscada. Triturarla o aplastarla muy bien y añadirle poco a poco la leche de avena hasta encontrar el punto que nos guste. Debe quedar muy fina de textura. Reservar.

5º) Servir los contramuslos sobre el puré de batata con un poco de la salsita.
¿Han visto qué colorcito? La salsita es como una especie de gelatinización y, evidentemente, bastante grasa (aceite de oliva, cerveza, jugos y grasa del cuerito del pollo...), así que no hay que pasarse con ella. Añadiremos una cucharada sobre el puré de batata y el pollo y los haremos resplandecer. Nosotros suspiraremos de gusto al comerlo... No exagero.

La carne del pollo queda muy tierna gracias a esta forma de cocción: el estofado. Para saber más de cómo estofar correctamente, les remito a la maravillosamente práctica web de Gastronomía&Cía, donde se explica estupendamente. 

Etiquetas: , ,